El Gravel Bike y las prendas específicas para esta «nueva» modalidad ciclista

Menos ceñidas que las de carretera, algo más que las de montaña, y que se pueden llevar incluso para ir a tomar el aperitivo el domingo por la mañana sin bicicleta. Ah, y con muchos bolsillos.

Si estás metido en el mundo del ciclismo, por poco tiempo que lleves, seguramente ya sepas de que va todo esto del Gravel Bike.

Una moda que poco a poco se ha ido extendiendo y expandiendo para pasar a ser una modalidad más en el mundo del la bicicleta, y en el que como es lógico, la industria ha visto el filón.

En España, en 2021 se vendieron el doble de bicicletas Gravel que en 2020, ocupando ya más del 5% del total de bicis vendidas con 69.200 unidades.

Este año 2022, la cifra se espera sigua creciendo pese al parón de este último trimestre en la ventas.

Aunque los «graveleros» de toda la vida se las han ingeniado siempre para acoplar, modificar e incluso crear sus propios productos para realizar rutas en Gravel Bike, la industria se ha sacado de la manga un extenso catálogo de accesorios y componentes específicos.

Si ya existen calcetines específicos para Gravel Bike, puedes hacerte una idea de lo que podemos encontrar en el mercado

Si nos centramos en la vestimenta gravel, lo típico sería pensar en pantalones cortos algo anchos, incluso vaqueros cortados, camisas a cada cual más horripilante, incluso de cuadros, gorrita de ciclismo en carretera con la visera hacia arriba, guantes cortos, si son de rejilla mejor, y unas gafas tipo «soldador» que tanto gustan.

Y bolsillos, muchos bolsillos, aunque sea lo más incómodo del mundo pedalear con cosas en los bolsillos, cuantos más y más grandes mejor.

Cada uno monta como quiere, faltaría más, pero la visión que se tenía hasta hace poco de un ciclista gravel era algo parecido a lo descrito, yendo al extremo para hacerlo más visual.

Pero hoy en día todo eso ya ha cambiado, las modas evolucionan y la industria de la bicicleta nos va guiando por su camino.

Como cualquier prenda deportiva, la ropa específica para montar en Gravel Bike, ha de ser cómoda, duradera, ligera, transpirable y de secado rápido, y vistosa (aunque sea gris o marrón).

Y es que no hay nada escrito, y más en el Gravel, pues alguno prefieren ir de lycra y con zapatillas de carretera, otros solo utilizan culotte y arriba una camisa, o un maillot acho tipo enduro.

Otros van como auténticos pinceles, con pantalón ancho pero ceñido, camisa a cuadros hecha con material de última generación, chaleco para que el pecho no se enfríe. Más bien parece que van a tomar el aperitivo el domingo que a montar en bici.

¿Qué tiene de especial la ropa Gravel Bike?

El denominador común que podemos encontrar en el Gravel Bike si hablamos de vestimenta, me atrevería decir casi que, el 100% de la ropa específica para gravel bike, es, carísima. (léase con pausas dramáticas).

Algunos han elevado el estatus del Gravel Bike a algo reservado para los más modernos del ciclismo provenientes de la carretera, o los descarriados del mountain bike que le hacen a todo.

Lo cierto, es que salvo excepciones, estamos hablando de maillots que cuestan cerca de 150 euros, y de manga corta, cerca de 200€ de manga larga o chaquetillas ligeras, culottes cerca de 300€, pantalones cortos más cerca de 100 que de 50, o calcetines, que por suerte parece que se salvan, 15 euros la pareja.

Bonitos o no bonitos, efecticos o no efectivos, moda o no moda, y en resumidas cuentas, si montas en gravel bike, en montaña, carretera, enduro, descenso, trial, pista, ciudad, allá donde montes en bicicleta, viste como te venga en gana y como más cómodo te sientas.

Pero que nadie, y mucho menos las marcas, te digan como te tienes que vestir según la modalidad de ciclismo que practiques.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: