El ganador de la París-Roubaix usó ruedas tubeless de 32 a baja presión

11827
El-ganador-de-la-Paris-Roubaix-uso-ruedas-tubeless-de-32-a-baja-presion
La bicicleta de carretera con la que Sonny Colbrelli venció en la París-Roubaix 2021, una Merida Reacto con ruedas tubeless de 32mm.

Sonny Colbrelli se proclamó vencedor de la París-Roubaix 2021 bajo unas condiciones durísimas, tanto para el físico de los ciclistas como para sus bicicletas de carretera.

La clásica francesa se caracteriza por contar con innumerables tramos de pavés o adoquines, los cuales además de endurecer el recorrido merman el físico de los corredores y destrozan el material.

Este año, además de lo mencionado, había que sumar la lluvia y el barro presente durante prácticamente toda la carrera.

«Pinche dos veces, pero no tuve que cambiar de ruedas ni bicicleta gracias a las cubiertas tubeless con líquido sellante»

Sonny Colbrelli

Sonny Colbrelli, que ganó la París-Roubaix con una bicicleta de tipo aero, una Merida Reacto, pinchó hasta en dos ocasiones durante la carrera, un pinchazo en cada rueda.

Sus neumáticos salieron de París con una presión de 3,4 bares delante y de 3,8 bares atrás, pero tras concluir la carrera y verificar las presiones, su mecánico se llevó la sorpresa de que estas habían bajado considerablemente.

En concreto, la presión de su rueda delantera había descendido hasta los 3 bares, mientras que atrás, el aire que le quedaba era de tan solo 2,8 bares.

Según comenta el ciclista del Bahrain-Victorious, uno de los dos pinchazos ocurrió en el primer tramo de pavés, cuando solo había recorrido unos 93 kilómetros de los 257 del total. El otro pinchazo sucedió nada más entrar al famoso tramo de adoquines del Bosque de Arenberg, en el kilómetro 162, cuando faltaban aún 95 kilómetros para la meta.

La baja presión de las ruedas facilita que la bicicleta fluya mejor sobre el pavés y el barro, además de ser más cómoda

Las cubiertas que utilizó Sonny Colbrelli para ganar en la París-Roubaix no solo tenían una presión más baja de lo habitual, facilitando así su paso en los tramos de adoquines, a la vez que haciéndole ganar algunos segundos al crono y ahorrando fuerzas al minimizar las vibraciones en su cuerpo.

Estas eran un poco más anchas de lo habitual para este tipo de carreras, con anchuras de 28 o 30 milímetros. En concreto las ruedas utilizadas por Colbrelli en su Merida Reacto eran las Continental GP5000S TR de 32 mm tubeless.

Al ser cubiertas tubeless o sin cámaras, permiten utilizar líquido sellante en su interior y bajar la presión sin miedo a pellizcar la rueda. Estos líquidos sellantes suelen taponar cualquier pequeño pinchazo en cuestión de segundos sin tener que pararse a reparar.

Pese a que el ciclista italiano ganó al esprín al mismísimo Mathieu van der Poel en el velódromo de Roubaix, no hubiese podido llegar a disputar la carrera si no hubiese ahorrado fuerzas y tiempo gracias a este tipo de ruedas.

Algunos pueden pensar que se trata de pura suerte, pero en una carrera tan exigente como la París-Roubaix, cada detalle cuenta.