El futuro político de la bicicleta

76

A todos nos gusta disfrutar de un carril bici, de un espacio dedicado en exclusiva sólo para nosotros, sin interferencias. Pero también es verdad que en muchas ocasiones habría que preguntarse ¿en dónde son realmente necesarios?

La denostada casta política de nuestro país parece que se acaba de dar cuenta que el colectivo ciclista es muy numeroso, y no solo eso, sino que está creciendo. Es verdad que este crecimiento se ha visto beneficiado por la crisis, hay gente que no tiene más remedio que ir en bici a hacer sus recados porque no puede permitirse pagar al transporte público, esos ciclistas dejarán de serlo en un porcentaje muy alto en cuanto puedan permitirse otro tipo de transporte, pero de momento entran en las estadísticas que utilizan nuestros gobernantes.

Estos datos les han servido para poder hablar de cambios de modelo productivo, la verdad es que no lo entiendo muy bien, no somos ninguna potencia en la producción de bicis (aunque tengamos unas cuantas marcas muy buenas y reconocidas internacionalmente estamos a años luz de Taiwan). Apoyándose en estadísticas que indican el creciente uso de la bicicleta enseguida se han lanzado para intentar subvencionar proyectos faraónicos de construcción de miles de kilómetros de carriles bici. Llegados a este punto más de uno pensará que no estamos conformes nunca, ahora que la un organismo como la Junta de Andalucía está decidido a invertir bastantes millones de euros en construir carriles bici, llego yo y digo que no hacen falta. Si hacen falta, pero ¿ahora? ¿No hay cosas más importantes que hacer? Seguro que si, lo único que se busca con esta actuación son votos fáciles gastando un dinero que, en teoría, no hay. No sería más barato y fácil aplicar las normas que ya existen.

Creo que sería mucho más barato educar (reeducar en algunos casos) a la gente, concienciarla de que el espacio que usamos para circular hay que compartirlo y hay que respetar a los distintos usuarios de ese espacio. Muchos dirán que las bicis hay que sacarlas del tráfico porque son lentas y entorpecen el tráfico, por eso hay que construir carriles bicis y segregarlas de la circulación, si apoyamos esa teoría al final habría que construir un carril para cada tipo de vehículos, ya veremos cuando los conductores protesten porque hay tractores que van muy lentos, ¿construiremos entonces un carril-tractor?.

El futuro no creo que sea la segregación, lo que creo que sería verdaderamente solidario y democrático es el uso compartido de lo que tenemos, gastando el dinero en lo que realmente importa y aplicando las normas y leyes que ya tenemos, no elaborando unas nuevas o construyendo infraestructuras que no son necesarias ahora mismo.

Esta es mi opinión, no se si será la de muchos, pero pienso que es el momento de ser solidarios y no creo que sea ahora la ocasión para invertir ese dinero en la construcción de carriles bici, destinen esos millones a crear puestos de empleo estables, hagan política, pero de la de verdad.