El «dooring» de un policía termina en multa al ciclista por no llevar mascarilla

Montando en bicicleta no es obligatorio llevar mascarilla, pero en algunos lugares, tras bajarse de ella, si es obligatoria.

208
El-dooring-de-un-policia-termina-en-multa-al-ciclista-por-no-llevar-mascarilla-urbano
Un colorido ciclista urbano en bicicleta eléctrica y con mascarilla puesta. - Archivo

Así están las cosas en muchos lugares del mundo, donde la tensión y las restrictivas normas han terminado en una multa a un ciclista que no llevaba mascarilla.

El caso tiene miga, pues hay varios hechos que preceden a la multa y que al parecer, han tenido más que ver que el propio hecho de no llevar la protección en boca y nariz.

La multa, que no es poca, asciende a 400 euros (280€ por pronto pago).

El Carabinieri abrió la puerta del coche patrulla sin mirar si venía algún ciclista

Los hechos ocurrieron el pasado 8 de marzo en la ciudad de Turín, en Italia.

Sobre las 7:30 horas de la mañana, Mertcan, que así se llama el ciclista, contó al diario local La Repubblica como el coche de policía (Carabinieri en Italia), abrió su puerta sin mirar (dooring)

Esto le hizo perder el control de la bicicleta y por poco se va al suelo.

Mertcan preguntó al agente si no sabía que tenía que mirar si venía algún ciclista antes de abrir así la puerta.

La policía siguió al ciclista y le dio el alto

Tras el incidente, el cual parecía haber quedado ahí, el coche de los Carabinieri le dio alcance y le mandó parar.

Le pidieron la documentación, por lo que tuvo que bajarse de la bicicleta. Ya aquí es donde llegó la multa.

Tas quitarse el casco para identificarlo, los agentes le preguntaron por la mascarilla, pero en ese momento el ciclista no llevaba ninguna encima.

«Traté de explicárselo al agente. Incluso entre en una tienda para comprar una, pero era una panadería y no tenían. Un hombre me prestó una, pero me multaron igual»

Pese a que el ciclista trató de conseguir una mascarilla, los agentes se atuvieron a la normativa.

Esta dice claramente que los ciclistas no están obligados a llevar mascarilla, pero los peatones sí.

Una vez se bajó de la bicicleta tras darle el alto los agentes, se convirtió en peatón, por lo que la multa es procedente.

El propio Mertcan comentó que pagará la multa pese a que consiguió una mascarilla que otra persona que pasaba por allí le prestó.

Tiene miedo de que si la reclama tenga que pagar final mente la multa de 400€ y no la de 280€ por pronto pago, más los gatos de reclamación.