El cacao mental de la DGT: Viejos, carriles bici, repartidores de Amazon, urbanismo y autobuses

En España vamos tarde, muy tarde, y cuando solo unos elegidos puedan utilizar el coche privado, veremos las orejas al lobo...

369
El-cacao-mental-de-la-DGT-Viejos-carriles-bici-repartidores-de-Amazon-urbanismo-y-autobuses
La DGT elogia los carriles bici y los carriles bus, y por otro lado culpa de su proliferación de hacer la vida imposible a las personas mayores, repartidores y personas que no pueden vivir sin coche.

¡La última publicación en Facebook de la Dirección General de Tráfico lo tiene todo oiga!: Urbanismo, carriles bici, viejos, autobuses, y hasta repartidores de Amazon.

Lo cierto es que España está llena de viejos, eso se ve a la legua. Y no, no es una palabra despectiva. Hay jóvenes y «jovanas«, señores y señoras, y viejos y viejas, ¡a, y niños, «niñes y demases!».

Pero vamos a dejar un poco la guasa y a ponernos serios.

Las mayoría de grandes ciudades de España están pensadas para que el coche privado solucione todo

Ir a por el pan, al colegio, a trabajar, a comprar, a tomarse algo, al cine, a ver al amigo, hasta para ir al gimnasio a montar en bicicleta estática.

Por otro lado, no hay aceras en muchos lugares, y las que hay, por norma general, son estrechas, con bordillos o baldosas reventadas por todas partes que dificultan los desplazamientos de personas con problemas de movilidad.

También tenemos edificios inmensos sin garajes, ascensores, y un sin fin de cosas más.

Según la DGT en su publicación escrita, la proliferación de los carriles bici y los carriles para autobuses, está haciendo que muchas personas mayores no puedan acceder a sus viviendas como lo hacían antes, es decir, en coche.

Todo el mundo quiere aparcar el coche en la puerta de casa, pero en la vía pública de las grandes ciudades debería estar prohibido dejar el coche ocupando espacio en la vía pública

La DGT comenta que dichos carriles son la solución para la congestión del tráfico en las ciudades, pero estos crean otro tipo de problemas.

Cierto es, no hay que ser ingenuo ni decir lo que no es. Pero el problema real no son los autobuses y las bicicletas (y sus carriles), el problema son las ciudades y las vidas de las personas pensadas para el uso del coche para todo.

Todo el mundo quiere tener el coche aparcado en la puerta de su casa (bueno, en realidad desearían tener un garaje al lado de casa o bajo esta, pero eso es inviable en la gran mayoría de casos).

Si quieres coche, has de pagarte un garaje o un aparcamiento privado, no debería estar permitido dejarlo en la vía pública

Pero como decía cierto alcalde que ha decidido quitar todos los coches posibles de las calles de la ciudad que gobierna, tener un coche no te da ningún derecho a dejarlo aparcado en la calle ocupando un espacio público.

Es como si te compras una nevera y a dejas «aparcada» en la calle por que no te cabe en tú casa. ¡De locos!

Ya no es el tráfico, la contaminación, el ruido y todo lo que generan los automóviles en la grandes ciudades, es el espacio que ocupan la mayor parte de su vida útil, es decir, aparcados en la calle.

¿Y que pintan entonces en todo este lio los repartidores de Amazon?

Aunque la DGT no dice expresamente Amazon, esto es de fabricación casera, se refieren a los repartidores de mercancías por el auge del comercio electrónico.

En cualquier otro país del norte de Europa, la gran mayoría de repartos de estas mercancías se realiza en bicicletas de carga, no en furgonetas.

Reparto de última milla se denomina.

En España, como de costumbre, estamos años luz también en urbanismo y movilidad.

Si ves una bicicleta de carga en tú ciudad, date con un canto en los dientes.

En otros lares, casi son las que más se ven, y no solo de repartidores, de cualquier persona, incluso familias enteras.

En España no hay carriles bici en condiciones en las ciudades, ni aceras, ni uso de tecnologías alternativas al coche privado, ni tan si quiera unos gobernantes, incluida la propia DGT, que ponga soluciones y no parches al desastre actual.

Y ya no me quiero extender más que bastante lo he hecho.

Por otro lado, es una opinión personal, y como se pueden leer en muchos de los comentarios de la publicación de la DGT en Facebook, pocos van a entender de que va el tema. No pueden vivir sin coche.

Algunos piensan incluso que el nuevo becario que les lleva las redes sociales se ha «confundido» un poco con sus palabras.

Hay más puntos que influyen en todo esto, si quieres leer más, solo has de utilizar nuestro buscador o pinchando en el tag «Urbano«.

Cuando comience el racionamiento de combustible que pocos quieren ver, veremos como van a llegar esas personas mayores de las que habla la DGT a sus casas, o esos paquetes comprados por internet a los domicilios, esos trabajadores a sus puestos de trabajo y esos niños al colegio.