El cabreo de Remco Evenepoel con la organización de la Vuelta a San Juan

¿Culpa de la UCI, de los organizadores, del público? Remco Evenepoel pidió explicaciones nada más cruzar la línea de meta.

Un último kilometro desastroso en la primera etapa de la Vuelta a San Juan 2023 con isletas sin señalizar, personas en medio de la carretera y diversos peligros mal colocados en la trazada de los ciclistas, ha terminado con la paciencia de Remco Evenepoel.

El joven belga, quien también es conocido por su carácter en el pelotón, se dirigió al coche de la organización donde se encontraban los comisarios, para pedir explicaciones de lo ocurrido.

Como hemos visto en este vídeo, el desastre de la organización en estos últimos 1.500 metros de la primera etapa en Argentina, pudieron haber terminado en tragedia.

Pero no solo eso, al dividir inexplicablemente al pelotón en dos por las isletas, la mitad de los corredores quedaron fuera del esprint final, entre ellos el compañero de Evenepoel, Fabio Jakobsen.

En el momento de llegar a las isletas sin señalizar, Remco Evenepoel tiraba del pelotón seguido de todos sus compañeros, en una colocación inmejorable para lanzar el esprint final.

Fue movido y peligroso. Creo que casi choco con una mujer

Remco Evenepoel

Evenepoel y el resto del Soudal-Quick Step seguidos de la mitad del grupo, quedaron a la izquierda de las isletas, mientras que el resto en el lado derecho y claramente beneficiados.

Además algunas personas cruzando por la calzada, hicieron que en vez de acelerar, tuviesen que tomar precauciones para no atropellarlos.

En este vídeo vemos aún más problemas que ocurrieron que con la velocidad de la retransmisión no vimos.

Según palabras del propio Remco Evenepoel al diario Sportza, fue un último kilómetro caótico y peligroso:

«Fue movido y peligroso. Creo que casi choco con una mujer.

Como dijo Michael Morkov: no debería permitirse que todavía haya un tramo tan abierto a 1,2 kilómetros de la meta donde no sabes por dónde circular y donde la gente se cruza.

Quería saber si todos obtendrían el mismo tiempo porque fue una situación extraña.

No me entró el pánico, pero me sorprendió la gente que se cruzaba.

Un esprint es sin pensar, despejar la mente y acelerar.

Estaba un poco molesto y quería preguntar si todo estaba bien.

Se deben aprender lecciones de esto”.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: