El bulo de Jonas Vingegaard y la fábrica de pescado

Es cierto que Jonas Vingegaard trabajó en una fábrica de pescado, pero de eso a decir que antes de ser ciclista era pescadero, va un mundo...

951
El-bulo-de-Jonas-Vingegaard-y-la-fabrica-de-pescado
Jonas Vingegaard en 2017 con 21 años de edad en la fábrica de pescado donde trabaja antes de salir a entrenar con su bicicleta de carretra.

Jonas Vingegaard se ha puesto en boca de todos en la última semana tras arrebatar el maillot amarillo al gran Tadej Pogacar de forma magistral.

La prensa se ha hecho eco de sus hazañas y también ha indagado en el pasado del joven ciclista danés.

Vingegaard tiene en estos momentos 25 años de edad, y esta temporada es su cuarta temporada como ciclista profesional.

Ya estamos otra vez con la misma cantinela de querer es poder con la historia de Jonas Vingegaard el «pescadero»

Jonas Vingegaard fichó por el Jumbo-Visma en 2019, siendo esta su tercera temporada con el equipo holandés.

Anteriormente, corrió para el equipo continental ColoQuick CULT de 2016 a 2018.

En esa época, cuando contaba con 21 años de edad, fue cuando compaginó su trabajo en una fábrica de pescado, junto con sus entrenamientos y competiciones.

Vingegaard trabajaba de 6 a 12 de la mañana limpiando pescado y usaba el resto del día para entrenar

En la fábrica de pescado de Hanstholm era donde Jonas Vingegaard se ganaba el sueldo en sus primeros años en un equipo de categoría continental.

Se levantaba muy temprano, trabajaba de 6 de la mañana a 12 del medio día, y a partir de esa hora dedicaba su tiempo a entrenar.

Natural de Hillerslev, en Dinamarca, se crio en los montes de Thy, si es que se puede denominar monte a tener una altura máxima e 131 m.s.m.

Vingegaard tiene el físico perfecto para un escalador, con 1,75 cm de altura y algo menos de 60 kg de peso.

Sin embargo, en sus primeras competiciones, destacó también por ser un buen rodador.

Sus entrenadores sabían de su capacidad de luchar contra el viento, y es que viviendo en la costa danesa, una cosa seguro que hay, y es viento.

La cantinela del si quiere puedes con la historia de Vingegaard y el pescado

Volviendo al inicio del artículo, mucho se ha hablado estos días de Jonas Vingegaard y la fábrica de pescado (suena a libro infantil…).

Pero que no te engañen, Jonas Vingegaard no ha salido de una fábrica de pescado.

El danés lleva muchos años sobre la bicicleta y compitiendo.

Ya en 2017 marcaba los mismos tiempos que muchos ciclistas profesionales, por lo que los equipos World Tour comenzaron a fijarse en el joven ciclista danés.

Su especialidad es la montaña, pero se defiende muy bien en llano y también contra el crono.

En 2016 fue segundo en la Vuelta a China, y se metió en el top ten de algunas contrarrelojes.

En este vídeo podemos ver a Jonas Vingegaard en la famosa fábrica de pescado:

Vingegaard ya destacaba en categorías inferiores antes de pasar a profesionales.

En su primer año con el Jumbo-Visma, ya consiguió vestirse de amarillo y ganar una etapa, eso sí, en la penúltima etapa del Tour de Polonia 2019.

Jonas Vingegaard no ha salido de una fábrica de pescado, ni por generación espontanea. Vingegaard tiene un gran físico, como otros grandes ciclistas, el cual ha ido puliendo a lo largo de los años para llegar hasta donde está hoy en día.

El bulo o la historia de que cualquiera puede ganar un Tour de Francia (en este caso aún solo liderar), es una de esas mentiras de superación personal que nos venden gurús y charlatanes, cuyo resultado siempre es frustración y dolor.

Querer no es poder. Uno puede querer mil cosas, y sí, algunas se consiguen con trabajo duro y tesón.

Pero estamos hablando de ser uno de los cinco mejores ciclistas del mundo y portar el maillot amarillo del Tour de Francia, y eso amigos, no está al alcance de cualquier pescadero