«¡INOCENTE!» – El adormecimiento de las manos al montar en bici es síntoma de virilidad.

206

xray_virilidad2

Un reciente estudio publicado por el departamento de biomecanica de Universidad de Valencia vincula directamente el adormecimiento de las manos con la capacidad sexual masculina.

Según parece este estudio revela que la habitual problemática del adormecimiento de las manos cuando se monta en bicicleta solo se da en varones que se encuentran en la plenitud sexual. El adormecimiento no se produce por la presión de nuestro peso sobre las muñecas como se pensaba hasta ahora, sino por falta de irrigación debido a que la sangre fluye a otras partes del cuerpo.

Según ha desvelado este estudio, mientras pedaleamos una parte importante de la sangre se concentra en las piernas para poder realizar la actividad física, pero otra parte importante se acumula en los cuerpos cavernosos del miembro viril impidiendo que la sangre fluya de forma óptima hacia las extremidades superiores. Esto solo sucede en varones que tienen suficiente volumen de cuerpo cavernoso para albergar esta cantidad de sangre, el resto de hombres no llegaran a tener las manos dormidas y simplemente tendrán algún cosquilleo o ligero adormecimiento.

Este es el motivo porque en las rutas en bicicleta de larga distancia, dejamos de sentir completamente las manos (los que tenemos un cuerpo cavernoso de gran tamaño) y sufrimos una súbita y duradera erección al bajarnos de la bicicleta.

Para poder mitigar la sensación de adormecimiento en las manos, el departamento de biomecanica aconseja tener de 3 a 4 relaciones sexuales por semana, a poder ser al terminar de montar en bici y tras haber realizado los correspondientes estiramientos para evitar los indeseados calambres.