¡Despierta, no te preocupes, solo fue una pesadilla

Nunca imaginarías que podría suceder esto al llevar tu bicicleta en el portabicis trasero.

3649
camion-portabicis-¡Despierta-no-te-preocupes-solo-fue-una-pesadilla
Existen muchos tipos de pesadillas para los ciclistas, pero esta debe de ser una de las más dolorosas, aunque todo sea un mal sueño al final...

Transportar la bicicleta en una baca de coche en el techo, o en un portabicis de portón trasero o de bola de remolque, tiene sus riesgos añadidos.

Aunque los sistemas actuales, patentados, probados y vendidos en todos los rincones del planeta no suelen fallar si están correctamente instalados y se les da un uso apropiado, los riesgos aún existen.

Y no, no estamos hablando de que nos puedan robar la bicicleta.

Transportar la bicicleta en la baca o portabicis conlleva algunos «riesgos»

Todos sabemos que no debemos dejar tan goloso tesoro, ni dentro ni fuera del vehículo, ni tan si quiera para comprar el pan en meno de un minuto.

Los ladrones son más rápidos que el viento, y ven el descuido incluso cuando no lo hay.

Son tan rápidos que incluso circulando con el vehículo, son capaces de aflojar las sujeciones del portabicicletas y llevarse la bicicleta sin pestañear.

Pero en esta ocasión, no se trata de fallos con bicicletas que se caen circulando a 120 km/h, ni de dejar sola nuestra bicicleta en el soporte o el maletero, hay un peligro aún peor.

Para los que utilizan baca de techo, el mayor de los disgustos seria golpearla con algún puente, árbol o arco de parking, que también ha ocurrido más de una vez.

Pero para los que utilizan el soporte para bola de remolque o portón trasero como en el vídeo que podrás ver a continuación, también existe otra pesadilla.

Esta no es otra que un coche nos dé un golpe por detrás y aplaste nuestra bicicleta entre parachoques y parachoques.

Si que nos golpee un coche ya sería lo más doloroso que le podría ocurrir a nuestra bicicleta, ahora imagina que es un camión el que tras frenar, se empotra contra nuestro coche o furgoneta.

Una de las peores pesadillas de un ciclista…

No hay dolor…