Decálogo del buen rollo entre ciclistas y conductores

592

La convivencia entre las bicicletas y los coches es un tema redundante en cualquier redacción en la que se escriba sobre el mundo de la bicicleta. En Iberobike ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre el respeto al ciclista que deben tener en cuenta los conductores de los vehículos a motor.

Por ello, queremos presentaros este «decálogo del buen rollo entre ciclistas y conductores«, por si todavía hay algún despistado que no conoce la normativa o peor aún, el sentido común de la convivencia entre bicicletas y coches. Antes de nada, destacar que segun al RAE, un «decálogo» es un «conjunto de normas o consejos que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad«.

  1. Distancia lateral de 1,5 metros al adelantar a un ciclista. Inclumplir esta norma, implica 200€ de multa y pérdida de 4 puntos. Pero sobre todo, lo peor es el peligro que supone pasar a elevada velocidad a escasos centímetros de un ciclista.
  2. Rebasar la línea continua central está permitido al conductor cuando va a adelantar a un ciclista o grupo de ciclistas, siempre y cuando se haga en condiciones de seguridad y sin vehículos (u otros ciclistas) de frente.
  3. Los ciclistas pueden circular en paralelo. Esta quizás es la realidad que más cuesta entender a los conductores de vehículos a motor. Y no lo decimos nosotros, lo dice el Subdirector General de Normativa de la DGT, Javier Villalba, en este vídeo.
  4. En paralelo sí, pero cuando hay poca visbilidad, los ciclistas deben ponerse en fila. Este puede ser un aspecto de mejora por parte de los ciclistas, siempre que los vehículos a motor tengan la paciencia suficiente para que un grupo de ciclistas en paralelo se ordene en fila india. ¡Todo lleva su tiempo!
  5. El ciclista utilizará el arcen, pero si es insuficiente o directamente no existe, puede usar parte del carril. Como conductor, reflexiona también en qué estado de conservación y/o limpieza pueden estar los arcenes. Ponte en la piel del ciclista.
  6. Si en un paso estrecho (donde dos vehículos no entrarían), la prioridad es de los vehículos a motor. Por tanto, los ciclistas deben esperar. ¡Lo dice la normativa!
  7. La prioridad de giro en un cruce entre un vehículo a motor y un ciclista, es para el ciclista.
  8. En una rotonda o cruce, un grupo de ciclistas, forman un único conjunto. El primer ciclista del grupo es el que genera la prioridad de paso para el resto.

Evidentemente habría muchas más normas y consideraciones a añadir al «decálogo del buen rollo entre ciclistas y conductores«, pero estos 8 puntos anteriormente descritos los consideramos básicos para que a diario, en las carreteras y ciudades españolas no se generen situaciones de riesgo, se reduzca el estrés entre ciclistas y conductores, así como la reducción de la contaminación acústica (por aquello del exceso de claxón del que hacen uso algunos conductores….).

¿Qué añadirías tu a este decálogo?

infografia-decalogo-fv