De madera, así es la bicicleta de Enduro «Le Drop» de Atelier Suji

954
De-madera-asi-es-la-bicicleta-de-Enduro-Le-Drop-de-Atelier-Suji
Toda las piezas de madera son cuidadosamente seleccionadas para otorgar a la bicicleta de Enduro de Atelier Suji la máxima resistencia.

No es la primera bicicleta fabricada en madera que hemos visto, pero la «Le Drop» de Atelier Suji, si es quizás una de las más robustas con la que nos hemos cruzado.

La bicicletas de Enduro se caracterizan tanto por su eficiencia en el pedaleo y su geometría que permite ascender al ciclista prácticamente igual que con una de XC, pero con el añadido extra de ser lo suficientemente «dura» para aguantar los descenso más extremos.

Hoy en día, lo más común, es que una bicicleta de Enduro sea de doble suspensión en aluminio o carbono, aunque siguen existiendo usuarios y marcas que prefieren los cuadros rígidos con horquillas de hasta 160 milímetros de recorrido.

El peso del cuadro de madera Atelier Suji Le Drop pesa casi 5 kg

Con un peso declarado en talla L de 4,8 kg, no estamos ante la bicicleta de Enduro rígida más ligera del mercado, pero sin duda tenemos delante una auténtica obra de arte con unas características que ningún metal o el carbono pueden alcanzar.

Normalmente las bicicletas de madera, incluidas las de bambú, están pensadas para cicloturismo o la ciudad, pero no para el duro trato en la montaña, y mucho menos para bajar a tumba abierta por los senderos.

La madera tiene la característica de absorber las pequeña vibraciones del terreno.

Lógicamente no es igual que una bicicleta de doble suspensión, pero incluso estas con cuadro de carbono, no absorben las vibraciones igual que el material noble.

Epoxy y barnices ecológicos especiales para unir y pintar las piezas

La madera utilizada para la construcción de esta mountain bike de madera es el fresno, al que se le realiza un tratamiento especial para unir las diferentes piezas.

Cada pieza de madera es escogida por su creador a mano y examinada con detalle.

El proceso de pegado, el cual se realiza en Portugal, suele durar entre 8 y 10 semanas y utilizando bio-epoxys.

El siguiente paso es colocar las punteras, el eje de pedalier, la tija de sillín y la pistas de dirección, además de ser lacada con un barniz transparente protector a los rayos ultravioletas.

Todos los logotipos e información impresa en el cuadro están grabadas con fuego o calor y a mano.

Las nuevas punteras de este segundo modelo permiten colocar ruedas de 27,5 pulgadas y también de 29, que junto con los 160 milímetros de recorrido que puede albergar en la horquilla de suspensión permite un abanico de posibilidades bastante amplias.

Ahora viene lo de siempre, el precio. 2.700 euros solo para el cuadro, el cual se realizará a mano por su propio diseñador.