Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Cuándo toca caminar con la bici, prefieres empujarla, el hombro, o la espalda?

Andreu Lacondeguy cargando con su pesada bicicleta por otro de los motivos que nos pueden hacer echar pie a tierra, cruzar un río.

Patear con la bicicleta a cuestas, eso que nadie desea pero que mucha veces no queda más remedio.

Ya sea por que el terreno se vuelve complicado, sobre todo cuesta arriba, o lo que es peor, cuando sufrimos una avería y no podemos solucionarla sobre la marcha.

Sea como fuere, las bicicletas están pensadas para ser montadas y pedalear sobre ellas, no para cargarlas a cuestas.

En eso de llevar la bicicleta, sobre todo monte a través y cuesta arriba, los hay también expertos.

Cada ciclista, por gustos propios, o también por desconocimiento, utiliza una técnica bastante diferente al resto.

¿Cómo es más fácil llevar la bicicleta a cuestas, empujando, en el hombro o en la espalda?

Estas tres opciones serían las más normales y las más utilizadas por los ciclistas para cargar con sus bicicletas.

Seguramente haya más, pero si nos centramos en estas, también cada ciclistas tendrá su propia opinión.

Lo cierto es que la que menos energía nos llevará, será la de empujar la bicicleta, pues la mayor parte del peso se repartirá entre ambas ruedas sobre la superficie.

Existe la variante de levantar la rueda delantera y moverla solo con la trasera, pero esto más útil para bajar, sobre todo escalera que para portear con ella.

En el hombro, como se hace en ciclocrós con el brazo por dentro del triángulo principal de la bicicleta, es la otra opción. Pero si hacemos mountain bike y tenemos una doble suspensión, a veces esta tarea es complicada o imposible.

La tercera y última, y para la que ya existen accesorios especiales para facilitar la tarea, sería sujetar la bicicleta con ambos brazos colocándola sobre la espalda.

Llegar tanto peso sobre nuestros hombros, y más si erguimos la espalda y el cuello hacia delante, no suele ser lo más cómodo, aunque hay quien así lo prefiere.

¿Y tú, como prefieres cargar tu bicicleta a cuestas cuando hay que echar pie a tierra?