Crónica Orbea Monegros 2016

180
Crónica Orbea Monegros 2016

Crónica Orbea Monegros 2016

Después de muchos años escuchando a nuestro compañeros hablar de la Orbea Monegros, este año nos lanzamos a la aventura de correr esta mítica prueba y cubrirla desde dentro del pelotón.

El pueblo, completamente volcado en la recta de salida, llenaba las aceras de Sariñena. Con un ambiente así y el cielo despejado, el sábado se prestaba a ser un gran día para un deporte que nos emociona.

Mi compañero y yo tenemos dos costumbres que nos empeñamos en no dejar atrás:

  • La primera, es la de participar en los últimos años en este tipo de pruebas sin ir entrenados, pensando que como años atrás tuvimos una buena forma física, podemos seguir viviendo de las rentas de ella.
  • La segunda es la famosa costumbre de salir los últimos, y digo últimos cuando me refiero a que somos esos que salen cuando la organización piensa que ya han salido todos los participantes y a lo lejos aparece este par de bikers dando un toque de tensión a la salida.

Avituallamiento Orbea Monegros 2016

Con las viejas costumbres ya realizadas, comenzaba nuestra primera participación en la Orbea Monegros.

Una vez metidos en harina, pronto te das cuenta que “la Monegros” no se escapa de la participación de ese tipo de corredor que no sabe medir su capacidad y la aventura en la que acaba de tomar parte. Sobre el kilómetro diez, nos vimos envueltos en un “embotellamiento” en el que la vista alcanzaba a ver miles de ciclistas parados a lo largo de más de medio kilómetro en una cómoda y ancha pista sin complicación alguna. Comenzaban las primeras averías y las primeras caídas de consideración, poco para el perfil de muchos ciclistas, donde llegamos a ver a ciclistas con calambres desde el kilómetro 30 o valientes que además de ir sin automáticos ni calas, por si fuera poco, hacían que los ojos nos saliesen de las órbitas al comprobar que pedaleaban con calzado de seguridad. ¡Sí si… de los de seguridad de empresa!

DSC_1640

Cierto es que el trazado de la Orbea Monegros es un trazado cómodo, sin zonas técnicas ni cuestas que hagan apretar las fuerzas de los ciclistas, pero nunca hay que olvidar que son 118 kilómetros que se pueden hacer muy duros si uno no va entrenado.

En esta ocasión el cierzo convirtió la Orbea Monegros en una auténtica “escabechina”, con un viento durante toda la carrera que soplaba sobre los 60 km/h y rachas próximas a los 80 km/h el pilotaje sobre la bicicleta se convertía en un auténtico arte. Pedalear resultaba mucho más costoso, y es que los que marchaban en posiciones delanteras e iban haciendo relevos, en algunos tramos de zonas llanas, apenas lograban alcanzar los 10-15km/h por las fuertes rachas.

Segundo avituallamiento Orbea Monegros 2016

Cuando llegamos al punto donde se dividía la maratón de la media maratón, la organización nos hizo saber que 10 minutos antes habían decidido cancelar la maratón por los problemas con el viento, un gran acierto por parte de una organización experimentada, ya que de lo contrario muchos de los valientes que se apuntaron a la maratón hubiesen sufrido de lo lindo. Nosotros mismos, que en todo momento fuimos adelantando a gente, agradecimos esa decisión tomada ya que los kilómetros finales donde en ocasiones mover la bici resultaba casi imposible, adelantábamos a cadáveres sobre ruedas que incluso con viento a favor eran incapaces de pedalear a más de 20km/h.

Con las fuerzas justas, apretamos los últimos kilómetros, donde adelantábamos entre polvorientas pistas a decenas de ciclistas que con las fuerzas ya agotadas peregrinaban dirección a Sariñena. Tras cruzar la línea de llegada dimos fin a una nueva aventura con la que es nuestra tercera gran costumbre, el abrazo entre compañeros que disfrutan de bonitas aventuras.

Mikel Orbea Monegros 2016

Si por una parte podemos decir que a los que somos amantes del puro Mountain Bike, la falta de zonas técnicas y senderos nos dejan un sabor un tanto light con el trazado, pero es lógico dado que es un prueba de resistencia de gran participación y es imposible meter a 8.000 bikers por senderos técnicos. En contrapartida quedamos totalmente sorprendidos por el gran despliegue que ofrece Orbea Monegros en su organización. Un grandísimo número de trabajadores de Orbea están presentes en la colaboración de este evento.

Bicis Orbea Monegros 2016

Tan meticulosa es la organización, que teniendo en mente que fuimos más de 8000 participantes los que tomamos la salida y que delante de nosotros entraron miles de ellos, algo que jamás habíamos visto, fue que al ir a limpiar las bicicletas tan solo teníamos una persona por delante de nosotros. ¿Cómo se consigue esto? Sencillo… Poniendo más de 20 canales de mangueras a 2 tomas por canal.

Magueras Orbea Monegros 2016

La verdad que tanto; avituallamiento, zonas de Stans, y otros servicios, son ejemplares entre las muchas pruebas en las que he podido participar.

¡Gracias Monegros por cedernos tus polvorientas pistas por un día!