Crónica: Los 101 km Peregrinos en 24 h por el Camino de Santiago de Invierno – Ponferrada (León)

160

VINAS_101_MTB

Es tan grande el reto, como inmenso el paisaje berciano por donde discurre, exigente físicamente, cada uno de sus 101 km de recorrido te dejan huella, y sin olvidar la intensidad de sus zonas más técnicas, que no permiten un segundo de relajación.

Vaya jornada de emociones que pudimos sentir, disfrutar, padecer y en definitiva, vivir en los 101 km Peregrinos, este pasado sábado, 30 de abril, en la leonesa localidad de Ponferrada.

En la recogida de dorsales que hicimos en la tarde-noche previa al evento, ya nos sorprendimos con el despliegue de medios. Imprescindible entregar el kg de alimentos no perecederos, además de la declaración firmada y fotocopia del D.N.I., que como podéis imaginar, nadie llevaba, claro está…Pues, con un par de fotocopiadoras y agilidad de vértigo, se solucionan 3.000 fotocopias y listo.

Ambientazo fuera y dentro del Estadio Colomán Trabado, donde se ultimaban los preparativos para tomar la salida a la mañana siguiente a las 8:30 h, los participantes del MTB.

SALIDA_101_MTB

Amaneció muy fresco el día, pero con unas magníficas previsiones meteorológicas según fueran avanzando las horas, me permitiría a decir que casi perfectas, porque el sol nos acompañó con su intensa luz, pero sin derretirnos.

Animada salida por las calles de la ciudad y enseguida el rosario de más de 2.000 bikers se hace infinito en los primeros km del recorrido, aunque si percibimos que el ritmo es menos intenso de salida que otro tipo de pruebas similares. En este tipo de rutas, hay mucha distancia por delante y mucho tiempo para que cada uno se ubique en su sitio.

En la primera parte de la ruta, compartimos mucha zonas con barro o excesivamente húmedas. Se hacían notar las huellas de las últimas lluvias caídas sobre los caminos, pistas y senderos, donde vamos intercalando zonas de tupido bosque con huertas y viñas.

AVITUALLAMIENTO_101_MTB

Los diecisiete puntos de avituallamiento, los cinco puntos de asistencia mecánica y los más de ochocientas personas entre voluntarios, policía local, guardia civil y militares desplegados, confieren a la prueba una absoluta sensación de tranquilidad para afrontar la prueba con todas las garantías. Además, de una señalización impecable, teniendo en cuenta la distancia a cubrir y la acción de «manipuladores nocturnos de las señales».

SUBIENDO_101_MTB

Sin duda, todos fuimos pensando en como llegar, gastando lo menos posible, entorno del km 50 de ruta para iniciar los 25 km que nos conducirían a coronar en los 1.459 m de altura, 10 km más allá de Ferradillo (1.317 m), por unos cortafuegos empinados y unos parajes y vistas increíbles.

PRADERA_101_MTB

Una vez coronado, hacia el km 75 del recorrido, tomamos una intensa bajada, con pista, senda, incluso «bajada Vruta», y tomamos rumbo hacía el Castilllo de Cornatel, que nos recibiría con una alfombra verde y húmeda, además de los ánimos de los Templarios.

TEMPLARIOS_101_MTB

Puede parecer que ya tienes resueltas las dificultades más importantes de la ruta, pero el camino hasta la llegada en Ponferrada, no deja de tener repechos donde te vas encontrando a participantes con calambres, a andarines que están realizando la prueba corta…

Empiezas a respirar y aliviarte cuando cruzas el puente de madera sobre el Río Sil y el paseo por la ribera del río, nos conduciría hasta el final de la prueba, donde la fiesta continua entre todos los finalistas de la prueba.

MAILLOT_101_MTB

En definitiva, una prueba exigente, que sorprende por el sacrificio que hacen algunos participantes por terminarla, pero que siempre deja abierto el anhelo de poder volver a hacerla.

Agradecer a todos los voluntarios y personal de la organización por sus alientos y sus amables palabras de ánimo y por mi parte, especialmente mencionar a Iván Méndez y David Pacios, que me han facilitado enormemente mi trabajo y me han permitido vivir esta gran experiencia para luego poder contársela a nuestros amigos de Iberobike.com.

META_101_MTB

Os animo e invito a que en algún momento, consideréis la posibilidad de venir a hacerla y espero que obtengáis las mismas formidables sensaciones que me he traído yo, de la prueba, de su organización, de su recorrido, de sus parajes, de su entorno y de sus gentes.

El Bierzo sorprende y su gente, mucho más.