Conclusiones tras dos etapas en el Tour de Francia

66

alberto_contador
Estaba claro que cuando arrancó esta edición del Tour de Francia, nos encontrábamos ante un de los tours más abierto de los últimos años y que los primeros espadas como son Froome, Contador, Nibali y Quintana iban a usar toda la artillería cuando la situación de carrera les diera oportunidad. Lo que no nos imaginábamos, es que la batalla comenzará tan pronto y de forma tan sangrante para los líderes del pelotón.

El viento y la lluvia que ayer hizo acto de presencia en la etapa que discurría entre Utrech y Zélande (Holanda) preveía que la cosa iba a estar complicada de cara a posibles caídas y montoneras. Lo que no estaba en el guión era que el Tinkoff-Saxo a voz en grito de Alberto Contado pusiera al pelotón “patas arriba”.

Los abanicos se iban sucediendo uno tras otros, hasta desfragmentar el pelotón por completo, circunstancia que aprovechó de forma muy hábil tanto el Sky, el BMC y el Tinkoff-Saxo para poner tierra de por medio con respecto al Movistar de Nairo y el Astana de Nibali que les pillo todo este caos con el pie cambiado.
Al final Contador y Van Garderen consiguieron arañar casi un minuto y medio a Nibali y Quintana. Por su lado Chris Froome estuvo aun más hábil que el resto y saco 4 segundos más a Alberto Contador, al parecer el británico “se dejó” llevar por los esprinters.

Estos movimientos en la general obligan a equipos como el Movistar y Astana a estar más que atentos en todas las etapas sea cual sea el perfil y kilometraje, porque la guerra por los puestos de cabeza puede esconderse en cualquier lugar. Además es posible que tanto a Froome como a Contador, el haber desenterrado el hacha de guerra de forma tan precipitada les pueda pasar factura, sobre todo al corredor pinteño que viene de correr el Giro y en teoría lleva un punto extra de cansancio y tanto desgaste lo termine pagando en la tercera semana de Tour.

La situación en la que quedan Nairo y Nibali les obliga a tomar la iniciativa en las etapas de montaña e intentar desgastar a sus rivales todo lo que puedan, lo que augura unas intensas etapas de montaña.

Lo que esta claro tras ver como ha comenzado el tour, es que como cualquiera de los que luchan por la general se despiste y no lea correctamente la carrera o tenga un mal día lo va a pagar a la primera de cambio.