Con media cara hinchada, así terminó Valentí Sanjuan el reto de 700 km en tandem junto a Alex Roca

Cuando ya estaban en faena, se dio cuenta de que comenzaron a picarle las piernas, luego los brazos...

4531
Con media cara hinchada, así terminó Valentí San Juan el reto de 700 km en tandem junto a Alex Roca
La cara que se le quedó a Valentí Sanjuan en su última aventura en tandem Junto a Alex Roca - @valentisanjuan

Estos últimos días, el Youtuber Valentí Sanjuan, se ha metido de lleno en otra de sus locuras en bicicleta, en esta ocasión y para ser más concretos, en una bicicleta tandem de montaña.

La idea era recorrer pedaleando los 700 kilómetros del Camino de Santiago francés en tan solo cinco días.

Para ello eligió un compañero de ruta de lo más grande, Alex Roca, un deportista que pese a su 76% de discapacidad física, ya ha superado otros grandes retos como la mismísima Titan Desert.

Los días fueron pasando, con mucho calor pero diversión de sobra como podrás ver en el vídeo a continuación.

Pero en la última jornada, cuando apenas les quedaban unos 50 kilómetros para llegar a Santiago, Sanjuan decidió atravesar un prado.

Un prado lleno de ortigas

Cuando ya estaban en faena, se dio cuenta de que comenzaron a picarle las piernas.

Al poco el picor le llegó hasta a los brazos, luego las orejas y finalmente se extendió por todo su cuerpo.

«Primero empezaron a picarme mucho las piernas, pero se podía soportar. Luego los brazos. El tronco. Las orejas. La cara. Y de repente el ojo izquierdo me ardía»

Todos sabemos que cuando nos «pica» una ortiga, no hay manera de aguantar el no rascarse, aunque sea un poquito.

Al cabo de una hora de pedaleo rascándose por todo el cuerpo, y sobre todo la cara, y aplicando remedios caseros como ponerse hielos, los compañeros de Valentí vieron que este tenía la cara hinchada y el ojo como si le hubiesen dado una paliza.

Ver esta publicación en Instagram

Camino de Santiago. Día 5. A escasos 50 kilómetros de la Catedral de Santiago y de conseguir el reto. Y cuando estaba todo casi hecho, cuando más relajados íbamos y cuando más nos estábamos riendo, cuando ya solo tenían que pasar 3 horitas de pedaleo hasta conseguirlo, me pasó una de las cosas más raras y dolorosas hasta la fecha. Pasamos por un prado lleno de ortigas. Como estábamos grabando, no me fijé demasiado en que era peligroso cruzar por ahí. Primero empezaron a picarme mucho las piernas, pero se podía soportar. Luego los brazos. El tronco. Las orejas. La cara. Y de repente el ojo izquierdo me ardía. El proceso fue lento, y al cabo de una hora de que empezaran los picores, y de rascarme como un loco porque no podía aguantrme, vi que las piernas, parte de la cara y un ojo se me habían hinchado como si fuera un boxeador al que le acaban de dar una paliza. Y todo esto mientras seguíamos pedaleando. Nada de sombras. 2 de la tarde. 30 y pico graditos al sol. Mucho polvo en los caminos por los que pasábamos. Cuando @mcarmemaza me vio sin gafas se asustó. Al verle la cara me di cuenta de que se estaba liando parda. Tomé un par de antiimflamatorios y me puse crema para bajar la temperatura de la piel. Derretí 6 o 7 hielos frotándomelos por los ojos para aliviar el picor que ya era dolor, y para bajar la hinchazón, que ya no me permitía casi abrir el ojo. Seguimos pedaleando dos horitas, y luego corrimos una horita más. Y entre hielo y hielo, y pedaleo y pedaleo, llegamos a la Catedral. Y lo único que me viene a la cabeza es lo fácil que es en estas aventuras, después de estar tan cerca y de tanto esfuerzo, que se vaya todo a la mierda por un exceso de relajación o por pensar que ya no queda nada, y que ya lo conseguiste. Y lo frágiles que somos, y lo agradecidos que tenemos que estar por seguir de pie en un mundo donde estamos de prestados. Mientras dure. Mientras cuente. Mientras merezca la pena.

Una publicación compartida de valentí sanjuan 🤘 (@valentisanjuan) el

Pese a ello, y aunque el último tramo del recorrido y de la aventura lo harían a pie a petición de Alex Roca, parece que Valentí sobrevivió a los picores.

Puedes ver las otras cuatro etapas del Camino desde este enlace.