Como utilizar la bicicleta durante la pandemia para desplazarnos seguros

7055
Como utilizar la bicicleta durante la pandemia para desplazarnos seguros
Como utilizar la bicicleta durante la pandemia para desplazarnos seguros

Gracias a dios, o más bien a la presión social de todos y cada uno de nosotros, parece que se está empezando a tomar en serio por parte de las autoridades, el uso de la bicicleta como medio de transporte para mantener el distanciamiento social, evitar contagios y a su vez, poder respirar un aire menos dañino para nuestro cuerpo.

Los niveles de contaminación han bajado a mínimos históricos, en gran medida al tener aparcados la gran mayoría de coches privados que circulaban cada día por nuestras calles.

Ahora tenemos la oportunidad de poder seguir respirando un «aire limpio» y que la pandemia no vuelva con fuerza en la esperada segunda oleada.

Respirar aire contaminado, cosa que se realiza cada día del año en la mayoría de ciudades del mundo, es una de las principales causas de enfermedades crónicas y fallecimientos.

Ahora con el virus, también debemos favorecer que las personas infectadas no sufran de más debido a la contaminación. Puedes leer más sobre como influye la calidad del aire que respiramos a diario con las muertes por la pandemia en este artículo.

Pero para que esto suceda, necesitamos realizar algunos cambios sociales, que nuestras calles y carreteras se adapten, y sobre todo, mandar mensajes continuos a toda persona que conozcamos de los beneficios que supone el moverse en bici libremente.

El transporte público parece estar condenado ya que podría ser una fuente de contagio masiva debido al gran número de personas que lo utilizan, estar en espacios cerrados sin mucha ventilación y no haber espacio suficiente para mantener las distancias de seguridad.

Cualquier persona es capaz de montar en bicicleta

Hoy en día prácticamente cualquier persona es capaz de montar en bicicleta y pedalear algunos kilómetros, aunque la mayoría ni tan si quiera se lo haya planteado aún.

Deja atrás los prejuicios y pruébalo aunque sea un solo día. Veras como poco a poco no podrás salir de casa sin tu querida bicicleta.

Incluso si no puedes mantener el equilibrio, también hay una bicicleta para ti:

Una bicicleta de segunda mano decente, puede tener un precio entre los 50 y los 200€. Lógicamente las hay más caras, pero para moverte por la ciudad lo más sencillo, menos llamativo y caro, mejor. En cualquier página o aplicación móvil de segunda mano encontrarás una que te guste.

También tienes bicicletas nuevas por esos precios. Como ejemplo te dejamos estás, que sin duda cumplirán de sobra con la función:

Las bicicletas plegables también son una buena opción si no tenemos mucho espacio o tenemos que compaginarlas con el transporte público. Hay algunos modelos nuevos que no son mucho más caros que una bici no plegable:

Ir al trabajo, a visitar a un amigo, a clase o de compras, son actividades que en la mayoría de ciudades son posibles de realizar en bicicleta convencional, sin necesidad de coger el transporte público o el coche.

Este vídeo es muy didáctico, tanto para los ciclistas urbanos como para los conductores:

Las cuestas son solo una excusa

Si crees que en tu ciudad hay muchas cuestas, no te lo vamos a negar. Siempre estarán ahí. Ahora que tú decides, si seguir tragando humo y contaminando el planeta, o hacer ir haciendo pequeños cambios en tu vida que además mejoren tú forma física y tú salud.

Si te decides a moverte en bicicleta y te encuentras en que una subida es demasiado dura para pedalear cuesta arriba, tenemos que decirte que casi todas las bicicletas vienen equipadas con cambios o marchas.

Estas te permiten subir cualquier cuesta, por empinada que sea, realizando el mismo esfuerzo que si fuésemos pedaleando en llano. Iremos más lentos, pero las podremos subir por poca fuerza que tengamos en las piernas.

Si aún así no te ves capaz, no pasa nada, seguimos teniendo piernas y podemos subir la cuesta caminando por la acera y montarnos de nuevo sobre la bicicleta una vez la superemos.

La solución de las bicicletas eléctricas

Cada vez son más los que optan por la comodidad de las bicicletas eléctricas, tanto para no sudar ni cansarse mucho, como para realizar trayectos muchos más largos y en menor tiempo.

Con una dspodrás subir cualquier cuesta sin desgastarte mucho.

Si tienes que pedalear muchos kilómetros de ida y vuelta, también son una buena solución para no llegar fundidos a nuestro destino.

Hay modelos que no son demasiado caros, pero siempre será más barata una bicicleta convencional:

Y si tienes prisa y hay muchas cuestas, también te facilitarán el moverte por la ciudad con ellas, pero debes tener en cuenta que prácticamente cualquier persona es capaz de ir en llano a 25 kilómetros por hora, y este tipo de bicicletas con moto eléctrico solo nos ayudarán hasta esa velocidad.

Las bicicletas eléctricas de más de 25 km/h

Si necesitas moverte aún más rápido para no perder tiempo, cosa que no te recomendamos, pues no podrás pedalear en carriles bici y zonas compartidas, tienes la opción de las bicicletas eléctricas con asistencia al pedaleo superior a los 25 km/h.

El único inconveniente, es que al ser más potentes, deben de ser matriculadas igual que un ciclomotor al no entrar dentro de la normativa EPAC, y poseer carnet, seguro e ITV en regla.

¿Tengo que llevar mascarilla montando en bicicleta?

Le ley no te obliga, pero si es recomendable, sobre todo para no ir esparciendo el virus por ahí, no para no contagiarnos.

Si ves que puedes llevarla puesta y no te asfixias, adelante. Sino, siempre puedes llevarla en el cuello o en el bolsillo y ponertela cuando sea necesario.

Para estar seguros ahí fuera solo hay que usar el sentido común. Evitar aglomeraciones o al cruzarnos con otros ciclistas intentar mantener las distancias de seguridad, y si vamos a toser o estornudar, hacerlo cuando estemos solo y tapándonos la cara con el codo.

Puedes saber más sobre que tipos de mascarillas hay para realizar deporte en este artículo:

Si vamos pedaleando detrás de otro ciclista, mantén una distancia prudencial de varios metros e intenta evitar la misma trayectoria que lleva.

Si nos detenemos en un stop o semáforo, guarda la distancia lateral de al menos un metro siempre que sea posible. También puedes quedarte unos metros más atrás, no hace falta que tengas siempre la «pole position».

Si utilizad una bicicleta de alquiler o compartida, utiliza guantes y lávate las manos constantemente, sobre todo si tocas objetos fuera de casa y evita tocarte la cara, incluso con los guantes puestos.

¿Qué necesitas para desplazarte en bicicleta por la ciudad?

Pocas cosas, pero algunas muy esenciales.

Lo primero, es lógico, necesitarás una bici. Tienes la posibilidad de alquilarla.

En muchas ciudades ya existen distintas empresas, tanto privadas como publicas de alquiler de bicicletas, algunas eléctricas. No suelen ser caras, pero te recomendamos conseguir una bicicleta propia.

Un casco y un buen candado. Estas dos cosas son esenciales, pues te la primera te protegerá en caso de accidente y la segunda protegerá a tu bicicleta cuando tengas que dejarla en la vía pública.

Un buen candado puede rondar sobre los 20 y los 40€. Como ejemplo de candados seguros, los de tipo en «U» y los plegables suelen ser los más difíciles de manipular o cortar.

Te dejamos cuatro candados para bicicleta seguros con una buena relación calidad/precio:

Y en los cascos, para moverte por la ciudad te servirá cualquiera que esté homologado por la Comunidad Europea, es decir, con la etiqueta CE.

De cara a los meses de calor, uno con suficientes aberturas de ventilación o con visera para el sol son más recomendables.

Los cascos de monopatín o dirtjump no son nada recomendables para pedalear con ellos, pues nuestra cabeza se cocerá literalmente.

Estos dos modelos son unos superventas pro precio y calidad, además los tienes en varios colores y tallas disponibles:

Otros consejos para moverte en bicicleta por la ciudad

  • A ser posible, lleva ropa de colores vistosos. Llevar reflectantes en la bici y el cuerpo ayuda a que los demás usuarios de la vía nos vean con antelación.
  • Muchos ciclistas urbanos optan por colocar una cámara de vídeo grabando constantemente todos los trayectos que realizan. De esta manera, ante cualquier imprevisto, incluso con un peatón, tendremos la prueba en imágenes de lo que realmente ha sucedido.
  • Las luces también son recomendables, incluso de día con buena luz. Una luz LED trasera roja parpadeante es barata y sencilla de poner y quitar. Seremos vistos a largas distancias y en el caso de que se nos haga de noche, nos será de gran ayuda para ser vistos.
  • Señaliza con antelación tus cambios de dirección. Extiende un brazo y otro para indicar tanto a los que vienen de frente como los que están por detrás tu intención de realizar un giro.
  • Respeta las normas de circulación y las señales de tráfico, por tu seguridad y por la de todos. En bici, deberás ir por los carriles bici o por la carretera, por lo que serás considerado como un vehículo más. En la acera y pasos de cebra, deberás cruzar caminando salvo que exista una señal que te permita ir montado sobre la bici.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a la hora de decidirte y como hacerlo para cambiar el coche y contaminación, por la bicicleta y la salud.