¿Cómo practicar ciclismo en invierno?

113
¿Cómo practicar ciclismo en invierno?

Frío, viento, lluvia y en algunos casos, nieve. El inicio del nuevo año nos ha traído lo más crudo del invierno y prueba de ello, son el descenso acusado de los termómetros. Junto a ello, los nuevos propósitos son un básico y el hecho de hacer más deporte se ha convertido en uno de los más típicos.

En este sentido, el gimnasio es uno de los más habituales, pero en verdad existen otros como el ciclismo que también son muy completos y saludables. El invierno también es una época estupenda para seguir practicando este deporte, pero debemos tener en cuenta cómo preparar nuestra bicicleta previamente y otros aspectos que nos aporten la seguridad necesaria.

En este artículo destacaremos cuáles son todos los ítems para que el ciclismo forme parte de nuestro día a día.

Lo más importante es preparar previamente nuestra bicicleta

El viento en la cara, el agua de la lluvia o el hecho de que sintamos el frío en algunas rutas gélidas no es agradable y lo sabemos. Sin embargo, basta con prepararse previamente para que esta práctica sea cuanto menos, agradable. Por ese motivo, lo mejor es cubrir nuestra bicicleta con elementos que sean idóneos para el invierno como una cubierta de mayor grosor para prevenir los pinchazos. En caso de que las condiciones sean extremadamente duras, requeriremos de cubiertas con tacos más pronunciados.

Cuando las carreteras que han sido limpiadas de hielo y nieve, lo ideal es optar por cubiertas con mayor banda de rodadura. En este sentido, tenemos que optar siempre por cubiertas resistentes, con mayor adhesión y con mayor fuerza y flexibilidad.

Otro elemento que no debemos olvidar son los guardabarros. En las bicicletas como las de carretera, de gravel o de montaña es posible que no venga de serie, por lo que hay que contar con un par en nuestra bicicleta para mantener secos nuestros pies, espalda y piernas. De esta manera, conseguiremos aumentar nuestra sensación de confort. 

Por otra parte, la iluminación es un aspecto muy útil para garantizar nuestras visibilidad y seguridad en la carretera. Ahora que los días son más oscuros, es recomendable no olvidarse de ello. Tenemos que incluir luces en la parte delantera, trasera, así como en la ropa para hacernos visibles.

Debemos aprovechar los avances en industria textil

En cuanto a cómo debemos vestir para practicar ciclismo, tenemos que hacer uso de la tecnología que se ha aplicado a las distintas prendas de la industria textil. Sin duda, la ropa es un elemento básico para conseguir hacer frente a las condiciones invernales extremas, ya que es la barrera que protege nuestra piel.

Para la parte superior, debemos optar por prendas muy ceñidas que estén hechas con tejidos que sean elásticos. En primer lugar, debemos fijarnos en que formen una primera capa aislante que sea capaz de retener las moléculas de aire caliente y además, que proyecte al exterior la humedad de la piel. Lo mejor es apostar por un tejido que se haya fabricado con micro fibras y capacidad hidrofugante. En cuanto a la segunda capa, escogeremos tejidos con alta capacidad de retención de moléculas de aire caliente para que el cuerpo quede bien cubierto. El forro polar es lo más adecuado. La tercera capa impedirá la entrada de aire frío y lo mejor es escoger láminas microporosas que se adhieran a los tejidos.

Para nuestros pies, lo mejor es elegir calcetines de polipropileno combinado con calzado deportivo. Para las piernas, un culote largo o corto que tenga perneras, mientras que para las manos hay que usar guantes térmicos de lana o poliéster y otros cortos encima. Para el tronco, es preferible una camiseta interior de microfibra y un maillot de manga corta. Por último, para la cabeza optaremos por un casco, gafas y orejeras de lana.

¿Cómo entrenar en invierno con la bicicleta?

Ahora que sabemos cómo debemos prepararnos previamente para practicar este deporte, es el momento de saber cómo entrenar en invierno. Lo ideal durante esta época es centrarnos en aventuras con nuestra familia y amigos que sean de placer. Si acudimos a la montaña, debemos realizar ciclismo con una intensidad menor. También podemos escoger hacer 20 minutos continuos sobre la bicicleta, sea en montaña o no, combinándolo con ejercicios que sean de fuerza como sentadillas o subir escaleras. 

Por otro lado, podemos pedalear durante 30 segundos a una pierna, 30 segundos con ambas y 30 segundos con la otra pierna. De este modo, conseguimos un pedaleo redondo sin cansarnos en exceso. En caso de que nos agotemos y que las condiciones climáticas sean difíciles, podemos combinar esta práctica con 1 minuto de respiración y recuperación.

Ahora que conocemos cuáles son los consejos a tener en cuenta para disfrutar de este completo deporte, es el momento perfecto para trasladar la teoría a la práctica y empezar a vivir este deporte durante todo el año sin que la meteorología suponga un problema.