¿Cómo evitar que se queme la batería de una bicicleta eléctrica o patinete eléctrico?

136
¿Cómo evitar que se queme la batería de una bicicleta eléctrica o patinete eléctrico?
No es común, pero puede ocurrir que nuestra bicicleta eléctrica o patinete comience a echar humo. Estos consejos podrían evitar que esto suceda.

Aunque es importante saber que hacer cuando la batería de una bicicleta eléctrica se incendia, o la de cualquier otro tipo de «electrodoméstico», como pueda ser un patinete e incluso de un coche eléctrico, también conviene saber que hacer para que no lleguemos al extremo de ver echar humo o en llamas a nuestra querida ebike.

En España no se lleva un control de cuantas bicicletas se incendian, queman o comienzan a echar humo, pero en otros países como el reino unido, con multitud de bases de datos de todo tipo, estos sucesos quedan registrados.

Como ya te contamos en este artículo, donde un ciclista tuvo que saltar por la ventana de su casa tras incendiarse su bicicleta eléctrica en la puerta de su domicilio y perderlo todo devorado por las llamas, hasta 25 incendios provocado por las baterías de diferentes ebikes se han registrado en lo que va de año.

¿Qué recomiendan los bomberos para evitar incendios en baterías eléctricas?

Hay algunas normas que son de lógica, pero otras que mucho ciclistas desconocen, y que pueden ser aplicadas para cualquier otro aparato eléctrico que utilice baterías, sobre todo las de gran capacidad.

Siguiendo estos consejos evitarás más de un susto, además de quedarte sin tu ebike o scooter eléctrico.

No cargar las baterías durante la noche o cuando no estemos en casa

Se recomienda cargar las baterías estando presentes en el domicilio y cuando estemos despiertos.

Cualquier imprevisto, como un sobrecalentamiento o cortocircuito, puede provocar un incendio muy difícilmente controlable.

Cuando una batería arde o explota, suele ser prácticamente imposible de apagar con los medios con los que contamos en casa.

No utilizar baterías compatibles, solo originales o de marcas reconocidas

La gran mayoría de incendios en bicicletas eléctricas, por no decir todos, son provocados por un sobrecalentamiento de las baterías mientras son cargadas o incluso cuando son utilizadas durante largos periodos de tiempo.

Estas, además, son siempre baterías de las denominadas «chinas», compradas a bajo coste por internet en portales de productos electrónicos procedentes de Asia.

Una batería original o de una marca digamos de renombre, cuenta con un chip que regula la temperatura de la misma.

No dejar el cargador enchufado a la bici cuando la batería está al 100%

Al igual que no debemos cargar la batería cuando no estemos presentes, tampoco debemos dejar el cargador conectado a la red eléctrica y a la bicicleta cuando está llegue al 100% de la carga.

Los cargadores también se suelen recalentar y es en estos momentos cuando mayor peligro hay de avería.

Una vez cargada, debemos retirar el cable tanto de la red como de la batería/bici/patinete.

Cargar las baterías sobre una superficie dura y fresca

Para evitar sobrecalentamientos, los cuales son inevitables, debemos cargar la batería en un lugar fresco, a ser posible con un suelo duro, como las baldosas de un baño o cocina, y si está ventilado mucho mejor.

En el caso de algún problema, no hacerlo sobre alfombras o cerca de objetos inflamables ayudará a aislar las llamas.

No utilizar la bicicleta si la batería recibe un golpe

Si la batería de nuestra bici o patinete recibe un fuerte golpe, esta puede dañarse.

Esto significa que los componentes internos de la misma, como son las celdas donde se encuentran los cátodos, ánodos y electrolitos, se pongan en contacto y provoquen un sobrecalentamiento difícil de controlar.

Si nuestra ebike ha recibido un fuerte golpe en la batería, ya sea por una caída, piedra u otro imprevisto, lo más recomendable es llevarla a un servicio técnico especializado para que analicen si hay daño en la misma o no.

No cargar las baterías a pleno solo o cuando haga mucho calor

Durante los meses de verano, sobre todo en los días más calurosos, evitar cargar las baterías al sol o en estancias poco ventiladas.

Unos grados menos, como pueda ser cargar la batería a última o primera hora del día, puede evitar un sobrecalentamiento del sistema.

El mero hecho de tener el cargador o la batería al solo, puede aumentar considerablemente la temperatura y provocar daños en el sistema.

Siempre mejor a la sombra, en lugar ventilado y lejos de objetos inflamables.

Utilizar un detector de humo evitará que las cosas vayan a peor

Los detectores de humo no evitarán que la batería se incendie, pero si nos darán unos segundos vitales para que las cosas vayan a peor.

Recuerda, si la batería o el cargador comienza a echar humo, desconecta el cable o baja los plomos.

¿Qué hacer si la batería comienza a echar humo?

Apagar los plomos de la vivienda es lo principal. Desenchufar el cargador de la red también, pero corremos riesgo de quemarnos.

El siguiente paso sería avisar a los bomberos (marcando el 112 desde cualquier teléfono), quienes nos guiarán según la situación en la que estemos.

Utilizar un extintor específico para baterías de litio, incluso mantas para tal efecto, puede salvarnos de una buena.

Tener la batería y el cargador en un lugar aislado, sin producto inflamables cerca y con un suelo «duro», facilitará el aislamiento y la posible extinción.

No solo hay peligro de explosión si la batería o el cargador comienza a echar humo, también ese humo es muy tóxico y nocivo para la salud, por lo que conviene cerrar la puerta donde tengamos la bici cargando.

Echar agua tampoco es una buena idea, pues normalmente aviva el incendio y el humo se acentúa.

Los bomberos afirman que para apagar las llamas de las baterías de gran capacidad, normalmente necesitan más del doble de agua que cualquier otro objeto quemándose.