Cómo evitar que las baterías de las bicicletas eléctricas se calienten o incendien

781
Como-evitar-que-las-baterias-de-las-bicicletas-electricas-se-calienten-o-incendien-fuego-quemen-ebike
Cualquier aparato electrónico con baterías se puede incendiar, pero con las bicicletas eléctricas debemos extremar las precauciones.

Cada día son más las personas que deciden comprar una bicicleta eléctrica, ya sea como vehículo para desplazarse por la ciudad de forma más rápida y saludable que un coche o para disfrutar de la carretera o la montaña y mantenerse en forma.

Como bien sabrás, toda ebike o bici eléctrica posee una batería de gran capacidad, en muchos casos bastante pesada a la vez que frágil.

Cada fabricante incluye un manual de uso y mantenimiento de la misma, del cual la mayoría de las veces se hace caso omiso del mismo.

Pero no te vamos a contar lo que pone un manual de instrucciones de una bicicleta eléctrica, si no más bien de los riesgos que existen con las baterías litio de las Ebikes, como minimizarlos y como almacenarlas de forma segura.

¿Cuáles son los riesgos de las baterías de las bicicletas eléctricas?

Aunque son tres las principales causas por las que una batería eléctrica de una bicicleta se puede llegar a dañar, y en consecuencia provocar incendios o explosiones de las mismas, existe un causante principal en la mayoría de estos casos no tan «aislados».

La principal causa de incendio de las baterías de las bicicletas eléctricas suele estar causada por un mal uso de los cargadores, tanto por colocarlos en lugares poco ventilados como por el uso de cargadores no originales.

Aunque pueda parecer una tontería, basta un pequeño recalentamiento del cargador o de la propia batería para que ocurra la desgracia.

Apagar una batería eléctrica en llamas es prácticamente imposible, sobre todo cuando las celdas de estas comienzan a quemarse unas a otras provocando un gran incendio y un intenso humo blanco tóxico.

El hidrógeno, que es altamente inflamable, el ácido fluorhídrico, que es altamente corrosivo y tóxico, o oxígeno, que alimenta y mantiene el fuego son alguno de los elementos que desprende una batería al incendiarse.

¿Cómo evitar que el cargador o la batería de una Ebike se recalienten?

Según los propios bomberos, debemos evitar zonas poco ventiladas o en las que se encuentren cerca otros aparatos eléctricos o fuentes que generen calor.

En algunos aparcamientos se ha llegado incluso a prohibir aparcar coches eléctricos, pues sus inmensas baterías han traído más de un problema tras incendiarse y no poder ser apagadas.

No debemos conectar los cargadores a una fuente donde existan más aparatos eléctricos conectados. Siempre es mejor conectarlos directamente a «la pared» en un enchufe libre.

Utilizar cargadores baratos a la larga puede traer problemas, por lo que se recomienda utilizar el cargador original de la marca de bicicleta que tenga.

No hace falta decir que manipular las mismas o utilizar baterías no originales no es muy buen idea. Más abajo tienes algún vídeo de baterías «barata» en llamas y ebikes modificadas explotando.

Una caída o golpe también puede dañar la batería y provocar incendios

Pero no solo son problemas «electrónicos» los que pueden provocar el sobrecalentamiento y posterior incendio de una batería eléctrica.

Un golpe, una caída tonta o un mal ajuste de la batería a la bicicleta puede causar un mal funcionamiento de la misma.

Por eso, si tu bicicleta o patinete eléctrico sufre algún golpe serio en la zona de la batería o si esta presenta algún tipo de abolladura, siempre es mejor acudir al distribuidor autorizado para que analice el daño y valore su cambio si fuese necesario.

Si alguno de los productos internos de la batería escapa de las celdas, puede provocar que este no solo funcione incorrectamente, sino también algo peor como ya se ha comentado.

Recomendaciones extra a la hora de recargar una batería eléctrica

Bajo ningún motivo se debe dejar cargando la batería de una bicicleta eléctrica cuando no estemos presentes, es decir, ponerla a cargar e irnos a trabajar o incluso a dormir.

Muchas veces esto no es posible, pero siempre es mejor estar cerca por si esta comenzase a recalentarse para desenchufarla o bajar los plomos si fuese necesario.

Al igual que si se diese el caso de que se incendiase, si estamos dormidos, podría cogernos desprevenidos y cuando la cosa fuese ya incontrolable.

Toda precaución es poca, sobre todo cuando son varios los casos ya ocurridos con estos aparatos, los cuales recalcamos, suelen venir por utilizar cargadores de baja calidad o colocar la batería/cargador en zonas no ventiladas o demasiado «calientes».

Recuerda, más vale prevenir que curar.

Vídeo: Cuando tu bicicleta se incendia mientras duermes…

Vídeo de un coche eléctrico recargándose entra en llamas. Imagina esto en un aparcamiento subterráneo o en el garaje de una casa…

Existen casos extremos, como que la batería directamente explota sin previo aviso:

En otras ocasiones, el incendio de produce mientras se utiliza pedaleando.