¿Colega, dónde está mi bicicleta? Si no encuentras tú bici, no es el mayor problema…

El colapso en los puertos marítimos de Shangai podrían traer consecuencias aún mayores a los problemas actuales de la industria.

119
Colega-donde-esta-mi-bicicleta-Si-no-encuentras-tu-bici-no-es-el-mayor-problema
Dicen que las bicicletas serán uno de los pilares de las grandes ciudades del futuro. ¿pero cuándo es el futuro?, ¿mañana?

En las noticias y la televisión, seguramente no veas noticias al respecto (no lo sé realmente ya que no veo la TV hace muchos años), pero la imagen de los Sistemas AIS de navegación de los buques de contenedores esperando para cargar y descargar en el puerto de Shanghai, es solo el anticipo de lo que nos espera.

Con china cerrada a cal y canto por el bicho (sí, parece que siguen como el primer día), los barcos de transporte de mercancías se encuentran anclados en medio del mar esperando el permiso para poder llegar a puerto.

Pero por el momento, eso parece que no es posible, y el el tapón que se está generando, traerá serias repercusiones.

Si ya de por si teníamos grandes retrasos en las entregas de todo tipo de material y materias, parece que de nuevo la cosa podría ir a peor.

Dicen que nos espera un verano como nunca antes lo habíamos visto

Muchos andan preocupados por no poder tener la bicicleta que ya llevan meses esperando, o por recibir esa pieza que les falta y que no la encuentran ni en las tiendas online más remotas del mundo.

Y es que la peor parte, aunque parezca que es para el cliente final, no podemos llegar a imaginar el quebradero de cabeza que supone para todos los implicados en la cadena, desde que se diseña el producto, hasta cuando llega a la montaña o la carretera para ser utilizado.

Pero hay algo que algunos aún no quieren ver, bien porque viven a gusto, porque piensan que esas cosas aquí no suceden, o porque creen que el gobierno, sus ahorros o su empresa, les solucionará todo.

Pero la realidad es bien distinta, y como llevamos años anunciando, haciéndonos eco de las advertencias de los expertos, mayormente científicos, el modelo actual de consumo, desmedido en todos los aspectos de la vida, y basado en el petróleo, tiene los días contados.

La caída, la cual se pretendía que fuese moderada mientras pasábamos a lo eléctrico y las renovables, se avecina ahora en picado por las circunstancias que todos conocemos.

Petróleo habrá durante algunos años más, ese no es el problema real (aunque en gran parte lo es), y quien tenga dinero lo podrá pagar.

El tema principal es que al ir escaseando, al igual que otras materias primas esenciales para continuar con el ritmo actual de vida, los países que poseen todas estas materias, comienzan a hacer acopio de las mismas, a cortar el grifo de las exportaciones, y a subir los precios desorbitadamente.

Y si no los poseen, como ocurre con el conflicto bélico actual Euroasiático, los «toman» prestados.

En un mundo medido al milímetro cuanto de costes de producción, que el petróleo, el gas o la electricidad suba un 10%, supondrá una subida mucho mayor para todos los integrantes de la cadena, incluido el cliente final.

No solo eso, sino que mucha empresas ya no les será rentable fabricar, con lo que ello conlleva.

Pero la falta de otras materias primas esenciales para la industria, sobre todo la alimenticia, traerá serios problemas.

Somos muchos y siempre queremos más, pero todo tiene un límite.

Las bicicletas, más que nunca, parece que serán un bien necesario y de mucho valor

Los expertos llevan años anunciándolo.

Ahora, no solo lo anuncian, sino que afirman que a no mucho tardar, es decir, en los próximos meses, se espera que toda la cadena de producción mundial, desde alimentos a bicicletas, podría sufrir un colapso o descenso brusco.

Hay que preocuparse, y hacerse preguntas, pero no volverse paranoico.

La vida seguirá, pero traerá muchos baches en el camino que muchos no podremos sortear, sobre todo los países más pobres.

Que falte una bicicleta, que esta cueste 1.000 euro mas de lo que nos dijeron cuando la encargamos, o que tarde 8 meses más de lo esperado, en realidad, no es un problema vital.

Cuando la factura de la luz suba a precios que ni imaginamos, o en las gasolineras escasee el petróleo, el gas no llegue a las casa, o vayamos al supermercado y falten la mitad de los alimentos que tanto nos gustan, entonces muchos bajarán a la realidad.

Y la realidad, no suele gustar a la gran mayoría.

Mientras tanto, no dejes de pedalear, cuida tu bicicleta, pues puede que tenga que durar algo más de lo que esperabas, y sortea el bache como mejor puedas.