Ciclomotores de Montaña, no gracias

283

Recientemente ha llegado desde este lado del charco la noticia de la prohibición por parte “The Moab Field Office of the Bureau of Land Management (BLM)” de que circulen lo que mal llamamos bicicletas de pedaleo asistido por las míticas sendas ciclistas de Moab.

Tal prohibición por parte de este organismo ha venido tras la inclusión de estas máquinas en la la lista de vehículos a motor, no diferenciando entre motores a explosión o eléctricos y por tanto limitando su uso a las zonas determinadas a tal fin y más propias para vehículos motorizados.

Es decir, según este organismo regulador, estas máquinas no son consideradas bicicletas y por tanto se prohíbe su uso en los senderos ciclistas.

:: De bicicletas y ciclomotores:

Pero vayamos por partes, para entender mejor como debemos referirnos a estos vehículos de una manera correcta y por que debemos incluirlos en una categoría u otra, nada mejor que atender a la definición que da la RAE sobre “ciclomotor”. Y así disipar toda duda de que una bicicleta con motor, claramente es un ciclomotor.

moab_specialized

– Bicicleta:

1. f. Vehículo de dos ruedas de igual tamaño cuyos pedales transmiten el movimiento a la rueda trasera por medio de dos piñones y una cadena.

En esta definición ya nos queda algo claro, la máquina en cuestión tiene que tener un movimiento generado por pedales. No dice nada al respecto de ser propulsada por un motorcillo.

– Ciclomotor (Del fr. Cyclomoteur):

1. m. Bicicleta provista de un motor de pequeña cilindrada y que no puede alcanzar mucha velocidad.

Con esta última definición -que no voy ni a comentar- ya sería suficiente para acabar con la polémica y la cantidad de justificaciones sin sentido sobre el uso en el monte de estos ciclomotores con apariencia de bicicleta de montaña y que acaban de ser prohibidos en las sendas de Moab. Así como, también queda más que clara la incursión de estas máquinas en la categoría de vehículos a motor.

Ahora bien:

¿Está realmente justificada esta decisión?¿Es necesario que se regulen como el resto de vehículos a motor estos ciclomotores de montaña?

Yo particularmente creo que sí. ¿Pero cómo hemos llegado hasta esto?:

Acostumbrados a un sector en el que en los últimos años hemos visto como se iba perdiendo el sentido con el que nació este deporte para ir convirtiéndose en un deporte casi elitista, pues ya si no vas por el monte -o carretera- con cierta máquina de cierto importe elevado ya no eres digno de llamarte ciclista (“biker” que dicen los chachis-piruli del gremio) y serás un eterno “globero”.

Y donde mis compañeros de marketing parecen que apuestan entre ellos a ver quién la tiene la más grande (la rueda de la bici, claro), que ya no solo nos tratan de liarnos y volvernos locos con mil estándares y hacernos dependientes de estas nuevas “modas” y supuestas “innovaciones” que nos meten a piñón bajo la etiqueta de que nos harán la “vida más cómoda”.

Pues bien, ahora toca el turno de explotar este nuevo nicho sacado de la manga, e-bikes que lo llaman, eso sí, solo lo hacen mirando por nuestro bien, no por seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.

Esto lo hacen para que nos sean más llevaderas las cuestas empinadas y que la mayor cantidad de personas amantes del “zapping” y el “silloning” ahora tengan también acceso a este fantástico e-deporte. No seáis mal pensados, que como digo, todo es por nuestro bien, no por la pasta…

moab_ebike2

Pero qué queréis que os diga, para mí no hay ninguna duda al respecto, ni bicicleta de pedaleo asistido, ni e-bike, ni bicicleta eléctrica, ni tonterías, son ciclomotores, repito CICLO-MOTORES.

Que los gurús de marketing en un día de pedo colectivo vieron la manera de seguir engordando la caja tras cuatro cervezas y que pensaron en vendernos la moto (nunca mejor dicho) con un nombre chachi como “bicicleta de pedaleo asistido”, pues bueno, pero por favor, a qué estamos jugando.

Que se inventen mil nombres y mil maneras de meternos por los ojos este “concepto innovador”, y de tratar de vendérnoslo llamando a un ciclomotor con otro nombre, que argumenten que lo hacen para hacer accesible este deporte a un número mayor de personas y bla, bla, bla, pues vale.

Pero yo no caigo, se como es este juego, me ha tocado jugar muchos años y no pienso jugar.

¿Con garbanzos o con batería de Litio?

Como comentaba, yo apoyo la reciente noticia de que en los territorios ciclomontañeros de Moab hayan prohibido el uso de estos artilugios, decisión que aplaudo firmemente, pues no es de recibo querer meter en el mismo saco a estas máquinas propulsadas por un motor que a las máquinas accionadas con garbanzos, que decimos coloquialmente, y que son las que realmente tienen el único derecho en este caso para circular por los senderos habilitados a tal fin.

No me imagino, ni quiero hacerlo, como estarían en breve los míticos “Whole Enchilada Loop”, “Porcupine Rim” o “Kokopelli Trail” en Moab. No, no y mil veces no.

Quien quiera disfrutar de los paisajes que nos ofrece cualquier senderos a lo largo y ancho del mundo, que se gane ese derecho, que sufra con cada pedalada, que se reviente subiendo y contenga el corazón cuando está a punto de salirse del pecho, que le tiemblen las piernas al bajar de la bici, que siente el cansancio después de una dura ruta, que no se tenga en pie en la ducha mientras se quita el sudor y el barro.

En resumen, que las pasen canutas, que el premio de disfrutar y realizar una ruta venga por el esfuerzo físico y síquico (está bien escrito sin la “p”) realizado, que sea una recompensa por un trabajo duro y no como un regalo recibido sin esfuerzo. De lo contrario no son merecedores estos deportistas (tampoco se les puede definir como ciclistas) de conocer esas cimas, montes y sendas.

A excepción de los montañeros, que también nos cuesta lo nuestro subir a ciertas cimas, pero este no es el tema hoy.

Esto no significa un veto total a estas máquinas, simplemente y como dice el refrán: “cada mochuelo a su olivo”, estás máquinas deben estar ubicadas en el lugar donde corresponde. Para practicar deportes con vehículos a motor ya hay otros senderos habilitados para ello, donde podrán cohabitar con 4×4, motos de campo y quads.

Sigamos poniendo puntos sobre las ies, veamos ahora con otra definición de la RAE para dispersar alguna duda más a aquellos que me dicen que es que con cierta edad los riñones ya se resienten.

moab_ebike

:: De sudores y dolores:

Siguiendo con otra definición de la RAE, que seguro que nos da alguna otra sorpresa.

– Deporte (De deportar):

1. m. Actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.

Acabáramos, ahora ya lo tengo más claro, “actividad física”, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas. Pues eso, “actividad física”, esta definición creo que no hace falta desgranarla más, pues todos entendemos más o menos que cualquier actividad física supone de un esfuerzo, o como digo yo, algo de “sudores y dolores”, esto está claro.

Pues entonces no me vale las excusas de utilizar estos ciclomotores porque cuestiones de estado físico o edad como he leído últimamente.

Hay que ser conscientes de que no todos valemos para realizar ciertas actividades deportivas y que no pasa nada por ello, siempre nos quedarán otras que si podamos realizar. Yo particularmente padezco de vértigo y me encantaría probar la escalada, pero obviamente no puedo.

¿Qué debo hacer, debo solicitar que instalen polipastos motorizados que me aseguren el ascenso seguro por una pared? Y ya puestos, podría denominar a esta nueva práctica “escalada asistida”, sería la leche, ¿verdad?. Pues no, no sería ni la leche, ni escalada. Sería una estupidez y una falta de respeto a esta práctica deportiva.

Pues atendiendo a otra parte importante de la definición que nos da la RAE sobre “deporte”, todo deporte esta “sujeto a normas” y como digo, si alguien no está capacitado físicamente para la realización de un deporte o bien no quiere estar sujetos a cumplir ciertas normas concretas que regulan las distintas actividades deportivas, pues que se quede jugando a la Nintendo (o la consola que esté de moda ahora).

El deporte lleva el cumplir ciertos requisitos físicos y síquicos y unas ciertas normas que lo regulen. No vale todo y ni mucho menos tenemos el derecho de hacer cualquier cosa que nos venga en gana, como es costumbre en España.

ktm_egnition2

:: A dónde nos lleva esto:

Ahora bien, con toda esta retahíla no quiero dar la impresión que me oponga al uso de estos ciclomotores, pero estos . Como antes he dicho, si se quiere usar estos vehículos por el monte, estos deben de transitar por pistas habilitadas para tal fin, como el resto de vehículos a motor cumpliendo la normativa vigente como cualquier otro vehículo de su categoría.

Pero no nos olvidemos de donde surgieron estos ciclomotores de montaña. Esta la otra variante, familiar directo y de la cual surgió esta moda de instalar motorcillos, la bicis urbanas.

Como evolución natural de las bicicletas diseñadas para movernos por las urbe, estos primeros vehículos de transporte con motorcillo surguieron para paliar una supuesta necesidad, pues en este caso si hay personas que utilizan bicicletas para desplazarse y que por unas u otras circunstancias necesitan de una “ayuda extra” que les haga más fácil el tránsito y el poder desplazarse, ya que es cierto que no todo el mundo tiene la misma condición física.

Por lo qué, como lógica evolución rápidamente los “ingeniosos” pensaron en acoplar un motor eléctrico a una bicicleta. Ya que ya estaba muy explotado el tema de las scooters y vespinos, y que mejor que “diferenciarse” creando un nuevo nicho, ahora que están tan de moda las e-maquinitas.

Volviendo al tema, como digo, no me opongo a estas máquinas y menos a su uso para desplazarnos, y más si se consigue reducir las emisiones de CO2, pero es que entonces ya no hablamos de la práctica de un deporte, hablamos de vehículos de transporte y de su utilización para poder realizar desplazamientos.

Por tanto, estos deben estar regulados como tal, incluso con las mismas obligaciones y derechos que cualquier otro vehículo a motor, ya que el combustible con el que se mueven no tendría que entender de discriminaciones a la hora de ejercer derechos y obligaciones.

moab_intrepid_trail

Resumiendo, creo yo que no hay lugar a discusiones sobre estas nuevas máquinas, otra cosa es si queremos entenderlo o no.

A mi parecer, vuelvo a repetir que es una sabia decisión el prohibir el uso de ciclomotores en las sendas habilitadas para la práctica de btt y que se haya tomado de forma rápida es bueno para que se tomen medidas respecto a su regulación de uso antes de que empezara a desmadrar.

No vale todo en este sector, y esto es un pequeño tirón de orejas a los grandes señores del gremio que alentados por sus departamentos de marketing tendrían que pararse un rato a pensar y ver las implicaciones reales de sus experimentos mercadotécnicos: regulaciones, fiscalidad, normativa, limitaciones, etc, estudiar seriamente el entorno donde se supone que van a actuar los productos que diseñan.

Aunque sospecho que seguirán tratando de crear nuevos nichos con la premisa de “aquí vale todo” para seguir haciendo crecer la caja.

Pero no es así, y cuando los Gobiernos regulen el uso de estos vehículos como lo que son, y obliguen a tener un seguro y cumplir unas normas como cualquier otro vehículo a motor, ya veremos en que queda todo esto (aunque con las ayudas del e-gobierno de turno por la compra de estos vehículos hará que se venda alguno, supongo).

Pero es cuestión de tiempo que acaben pagando impuestos, seguros y tasas como el resto de vehículos a motor.

¿Bicis con motor por el monte, si o no?, ¿Qué opinas tu de las llamadas «E-Bikes»?

De momento, yo me vuelvo a tirar al monte, con mi bici “vieja” de 26” y mi bocata de chorizo.

“Happy trail”, digo, feliz ruta. 🙂

Angel García.