Casco si o Casco no.

36

En las últimas semanas estamos asistiendo a un intenso debate sobre la imposición del uso del casco a los ciclistas por parte de la administración. Esto ha creado un gran revuelo en muchos sectores de la gran familia ciclista, tanto con opiniones críticas sobre esta medida, como a favor.

Uno de los problemas que nos encontramos para formarnos una opinión al respecto, es que desde la DGT no paran de lanzar globos sondas, rumores y noticias poco clarificadoras, que están ocasionando dentro del sector ciclista confusión, enfado y recelo ante cualquier medida que tome este organismo con respecto a la normativa general que atañe al ciclista.

Pero hay dos cosas que se están mezclando aquí, por un lado nos encontramos con la normativa y otra con los hechos.

Es un hecho que el casco protege, y el que diga lo contrario miente. En muchas ocasiones hemos escuchado el argumento entre compañeros, incluido algún ciclista profesional, que si un vehículo te arrolla a 120km por hora, da igual que lleves casco.

Esto es demagogia pura, porque no todos los accidentes ocurren de esta forma, de hecho hay un gran número de accidentes que ocurren sin vehículos a motor de por medio en los que el casco ha sido nuestro gran aliado.

Los cascos proporcionan una reducción de entre el 42 y el 88% de todas las lesiones graves en la cabeza. Este es uno de los datos que aporta el estudio de la fundación MAPFRE que acaba de hacer público sobre el uso del casco en ciclistas.

Un interesante estudio de 35 páginas que pone sobre la mesa datos y estudios realizados con anterioridad por otros organismos en diferentes países.

Otra cosa es cómo se va a fomentar que los ciclistas usen el casco y cómo se va a aplicar esta normativa. Si las obligaciones son solo para el ciclista, con un mero afán recaudador, o si la administración también piensa aplicarse a sí misma alguna obligatoriedad de adecuar las vías urbanas y la legislación vigente, para proteger activamente al ciclista, que al fin y al cabo es de los usuarios más vulnerables de las carreteras. Según el estudio de la fundación MAPFRE, en el año 2010 las bicicletas se vieron implicadas en España en 3.606 accidentes con víctimas, en los que fallecieron 67 ciclistas y resultaron heridos otros 3.429 y lo peor de todo, es que esta cifra ha seguido en ascenso hasta la fecha actual y si no se remedia y la administración comienza a tomar decisiones en la dirección adecuada esta cifra seguirá tristemente en aumento.

Es necesario que escuche a los realmente implicados en esta problemática como son los colectivos y usuarios de la bicicleta, por poner un ejemplo los ciclistas que componen el equipo profesional EUSKALTEL EUSKADI propusieron 8 medidas que ayudarían a salvar vidas en la carretera. Ese debe ser el punto de arranque y el fin, Salvar vidas. Sin levantar sospechas de que lo que haya detrás realmente es un afán recaudador para que el dinero del colectivo ciclista tape alguno de los miles de agujeros de las arcas del Estado.

Desde iberobike.com os animamos a que uséis el casco y disfrutéis de vuestros senderos, rutas, marchas etc. de la forma más segura posible. Felices pedaladas.