Carriles bici independientes VS calzada compartida

1124

Un nuevo estudio demuestra que la construcción de carriles independientes para bicicletas incrementan el número de usuarios.

Un debate que se ha originado con el aumento de ciclistas en las vías urbanas, es cómo encajar este floreciente medio de transporte en las ciudades con respecto a los peatones y sobretodo con respecto a los vehículos a motor.

Uno de los sistemas más implantados es el del ciclismo vehicular debido a la reducción de costes que supone. Este sistema lo que pretende es que la bicicleta se comporte como un vehículo más. Este sistema tiene sus seguidores y sus detractores, pero estudios hechos recientemente arrojan unos datos que invitan al debate.

Según el estudio de La Liga de Ciclistas Americanos, en el que se estudiaba las muertes ocasionadas a ciclistas durante el pasado año, el 40% se debían a golpes que habían recibido por detrás debido en la mayoría de casos al que el conductor del coche se había despistado.

Está claro que el compartir asfalto con los coches observando estas cifras puede echar a más de uno para atrás a la hora de tomar la decisión de desplazarse por la ciudad en bicicleta. Esta percepción de peligro que tiene el potencial usuario de la bicicleta es un hecho y es lo que ha demostrado el estudio realizado por la Universidad de Oregón. Según este estudio con la construcción de carriles específicos para las bicicletas consiguió incrementar en un 171% el uso de la bicicleta en las ciudades en las que se estudió este fenómeno.

carril bici, incremento
© NITC

Este estudio arroja además otros datos a tener en cuenta.

  • El incremento de usuarios se debía en la mayoría de casos a nuevos usuarios de este medio de transporte, es decir personas que se habían animado a coger la bicicleta por primera vez
  • En los carriles bici en los que se crean señales de tráfico específicas y adaptadas para los ciclistas, en los que se incluyen los semáforos entre el 77% y el 93% de los ciclistas las respetaban, cosa que no pasa con las señales no adaptadas.
  • La separación física de los carriles bici con respecto a la calzada por donde circulan los coches es mejor que los carriles pintados.
  • Los conductores se sienten también más seguros cuando hay carriles bici
  • La realidad es que no es que se sienten más seguros, es que son más seguros. Durante el estudio no hubo una sola colisión coche-ciclista en este tipo de carriles.
  • Mejora la percepción de los barrios y anima a más gente a vivir en este tipo de entornos en los que se respeta a los ciclistas.
  • 2 de cada 3 vecinos estaban de acuerdo con la afirmación “Me gustaría usar más la bicicleta si los vehículos a motor y bicicletas fueran separados físicamente por una barrera”

¿Y tú que opinas?

Fuentes:

www.treehugger.com

media.oregonlive.com

-bikeleague.org

ppms.otrec.us