Borracho sin carnet, abandonó al ciclista atropellado y escondió su coche

126
Borracho-sin-carnet-abandono-al-ciclista-atropellado-y-escondio-su-coche-lleida-conductor-arbustos
Los Mossos d'Esquadra detuvieron al conductor que se dio a la fuga, el cual casi duplicaba la tasa de alcoholemia permitida.

Los Mossos d’Esquadra han comunicado hoy viernes 23 de septiembre, la detención de un hombre de 35 años de edad, que al parecer ha atropellado a un ciclista dándose a la fuga.

El atropello ocurrió el pasado miércoles sobre las 19:,30 horas en el kilómetro 4,6 de la carretera C-230a, en Lleida, cuando un turismo se llevó a un ciclista por delante y ni tan si quiera se detuvo tras el impacto.

El ciclista, de 28 años de edad y vecino de la localidad de Solsona, en la misma provincia, fue trasladado al hospital Arnau de Vilanova de Lleida tras recibir la llamada a Emergencias de varios testigos. Su estado era grave.

El conductor escondió el coche debajo de unos arbustos

Los Mossos tomaron declaración a los testigos de lo sucedido, quienes dieron varios datos clave del vehículo implicado, momento en el que se inició una investigación por parte del Grupo de Investigación de Datos del Área Regional de Tráfico para tratar de encontrarlo, y también a su conductor.

A las pocas horas ya se tenían localizados varios coches en localidades cercanas al atropello que coincidían con los datos aportados por varias personas.

Tras visitar varios domicilios, una patrulla de Seguridad Ciudadana se encontró con un coche escondido bajo unos arbustos, el cual presentaba un desperfecto en su lateral y coincidía con la descripción de los testigos.

El dueño, que vivía a pocos metros del «escondite», fue localizado en su domicilio.

Se trataba de un varón de 35 años de edad, nacido en Rumanía y residente en Lleida. Tras proceder a su detención, la cual tuvo lugar a cabo durante la noche del mismo miércoles, se comprobó que carecía de carnet de conducir tras haberle sido retirado con anterioridad, estando pendiente de realizar un curso de «reeducación».

Las pruebas de alcoholemia que se le realizaron también dieron positivo, con una tasa de 0,43 miligramos por litro de aire espirado que casi duplicaba la permitida.

Tras corroborar estos datos, fue puesto a disposición judicial acusado de un delito de lesiones con imprudencia grave, conducir bajo los efectos del alcohol, omisión de socorro y huida del lugar del suceso.