Bike Gilda: ¿Un candado integrado en el cuadro que hace imposible robar la bicicleta?

593
Bike Gilda: ¿Un candado integrado en el cuadro que hace imposible robar la bicicleta?
Bike Gilda es una bicicleta diseñada en Zaragoza que se anuncia como la bici imposible de robar. Pero todos sabemos que imposible no hay nada...

Una bicicleta imposible de robar son palabras mayores. Si se roban bancos, obras de arte dentro de los museos y hasta el bocadillo del recreo, una bicicleta nunca estará por encima de otros objetos igual o más valiosos.

El tema es que un inventor zaragozano del barrio de Movera ha creado el que se ha bautizado como la bicicleta imposible de robar.

El sistema, el cual como decimos no es infalible, si que es una buena idea, aunque ya hemos visto algo similar en bicicletas de alquiler de algunos lugares de Europa.

La bicicleta no se puede manejar, pero se la pueden llevar a casa en menos de 5 segundos

El invento diseñado por Rafael, es ingenioso y muy útil, pues pone un poco más difícil a los cacos el irse montados con la bicicleta una vez quebrantado el candado.

Se trata de un cable, el cual parece de acero, aunque por el peso que anuncia su creador en el vídeo que tienes más abajo, se habla de 20 o 40 gramos, desconocemos su material.

Este cable, con un lazo al final, se utiliza para rodear cualquier pieza susceptible de ser robada, como ruedas o sillín, y lógicamente también el cuadro de la bicicleta, a la vez que rodea cualquier mobiliario urbano y aparcabicis.

El punto de dicho sistema, reside en una «cerradura» que se ha colocado detrás de la pipa de dirección, en la cual se inserta el bulón colocado en el extremo del cable.

Este bulón, llega hasta el tubo de la dirección de la horquilla, que parece tener algún tipo de tope, y hace imposible girar el manillar si no se extrae.

Tan sencillo como cortar el cable con una cizaña e irse con la bicicleta a cuestas

Hace tan solo unos días, nos contaba un compañero como estaba tomando un café en una terraza.

Había dejado la bicicleta a uno 5 metros de la mesa, y había puesto su candado rodeando el cuadro y la rueda trasera, para que nadie se pudiese marchar con la bicicleta dando pedales.

En un descuido, de no más de 10 segundos, en el que no estaba mirando su bici, esta había desaparecido.

Por suerte, a lo lejos, consiguió ver a una mujer que se la llevaba a cuestas con el candado puesto antes de que doblase la esquina. Tuvo suerte, y la ladrona también.

Con esto, queremos decir, que además de no haber candado imposible de robar, el sistema de este zaragozano, no impide que roben la bicicleta.

Lo que si hace es que no se puedan marchar con ella dando pedales.

Todos sabemos que los ladrones de bicicletas, les da igual si es la bici entera, o una rueda o el resto de piezas las que puedan robar.

Otro de los puntos que no vemos es que el cable no tiene lugar para transportarse en la bicicleta, por lo que tenemos que llevarlo en una mochila o colgado del manillar, o en su defecto enrollado por todo el cuadro debido a su larga longitud.

Las televisiones y otros medios no especializados no han tardado en decir con la boca grande «La bicicleta imposible de robar».

Por otro lado, el sistema es bastante difícil, por no decir imposible, de utilizar en una bicicleta normal.

Es por ello que Rafael ha creado sus propias bicicletas de paseo y ciudad a las que ha bautizado como Gilda, cuyos cuatro modelos, además de dos cuadros de carretera, puedes ver en bikegilda.com.

Seguramente el sistema se pueda mejorar y evolucionar más. Como idea, ya que el bulón es el centro del sistema, un candado más potente en cuadro y rueda trasera, y un bulón sin cable en el mismo lugar parece más efectivo y sencillo.