Bicicletas que salvan vidas

362

El problema de abastecimiento de agua limpia en países en vía de desarrollo, es un gran problema que genera numerosas muertes cada año. Según Cruz Roja Española, el número de niños que murieron de diarrea en los 10 últimos años supera el número de muertos en todos los conflictos armados desde la II Guerra Mundial.

Esta imperiosa necesidad de acceso a agua potable ha hecho que ciertas organizaciones y empresas hayan dedicado parte de su tiempo a desarrollar bicicletas que sean capaces de depurar aguas contaminadas.

En los países en vías de desarrollo el uso de la bicicleta es indispensable, ya que con ella pueden recorrer los kilómetros que les separan de su casa al trabajo, para ir a buscar alimentos o agua a un bajo coste.

aquaduct4

Es por este motivo que se ha pensado que este puede ser un buen medio para poder aprovechar la energía del desplazamiento para poder depurar el agua contaminada, dado que el acceso a la electricidad en algunas zonas de estos países es inexistente o muy complicada de obtener.

aquaducterewr

En 2008 unos de los primeros prototipos que se creo fue el The Aquaduc, un triciclo que portaba una garrafa llena de agua en la parte posterior y que a través del pedaleo una bomba impulsaba el agua a una garrafa que se encontraba sobre la rueda delantera, en esta garrafa se vertía el agua limpia, tras haber sido depurada al pasar por los filtros que contiene el circuito.

Es una buena forma de llegar rápidamente al pozo contaminado, echar el agua que necesites y durante el trayecto a casa se vaya depurando. El problema principal de este proyecto, es que hace falta un vehículo especifico, es decir hay que crear el triciclo, llevarlo a los países en cuestión y además mantenerlo. Es decir que el coste se disparaba. Pero la idea es buena y ha servido para impulsar otros proyectos.

En 2011 una empresa nipona dedicada al desarrollo de productos para purificar agua, desarrollo el CycloClean, aunque el primer prototipo fue lanzado en 2005, hasta el 2011 no empezó la distribución a una escala mayor. Entre sus clientes se encuentran países como Bangladesh, Camboya, China, Indonesia, Myanmar y Filipinas.

timthumb

La mejora que incorpora CycloClean es que no hace falta tener una bici especifica, sino que cualquier bicicleta vale para adaptar el dispositivo de depuración. CycloClean básicamente es una maleta que se coloca en la parte posterior de la bicicleta con cuatro filtros. Una manguera se introduce en el río o pozo y al pedalear bombea el agua que pasa por estos cuatro filtros y finalmente vierte el agua limpia a través de otra manguera. Esta pensado para que se utilizado en zonas comunitarias y que todo el mundo se aproveche del sistema, no como medio de transporte sino como una forma de sacar agua purificada sin necesidad de motobomba.

Pero el principal problema de este dispositivo es de nuevo el coste, unos 5.000€ cada unidad. Aunque esta pensado para comunidades y no para un solo individuo, ese precio en países en vías de desarrollo es un disparate.

cyclo-clean

Del último dispositivo del que tenemos constancia proviene de la cabeza de un diseñador industrial austriaco, llamado Kristof Retezár. Este dispositivo llamado Fontus, aprovecha la humedad ambiente para condensarla y depositarla en una botella de plástico normal. La idea es muy buena, se puede acoplar a cualquier bicicleta, es ligero, permite transportar el agua y además es barato. En unas condiciones climáticas optimas, Fontus puede llegar a producir 0,5 litros de agua limpia en una hora.

fontus_03

Fontus a día de hoy es solo un prototipo, que ha quedado finalista en los premios James Dyson 2014. Pero aun así, puede ser un punto de inflexión para que otros comiencen a desarrollar otros productos que unifiquen la bicicleta y el agua limpia de forma eficiente y a bajo coste.

fontus_04