Bicicletas Gravel Bike para moverse por la ciudad y carriles bici

El principal problema de usar una gravel bike como bicicleta urbana, es su valor por norma general. Dejarla candada en la calle, salvo excepciones es jugar a la lotería.

239
Bicicletas Gravel Bike para moverse por la ciudad y carriles bici
Cada vez más ciclistas optan por las Gravel Bike para realizar sus desplazamientos urbanos.

Aunque por norma general, las modas no se suelen crear por una necesidad, otras veces, el inicio de una gran moda puede aparecer tras intentar encontrar una solución a un pequeño problema.

Las bicicletas Gravel, al igual que las de montaña, tienen mil y un usos y utilidades.

Todo depende del terreno o trayecto en donde vayamos a utilizar una bicicleta u otra, pero la idea de que las Gravel Bike sirven para todo, o como bicicleta única, parece estar calando en muchos nuevos y viejos aficionados a la dos ruedas.

Una bicicleta Gravel es mucho más rápida y cómoda que una de carretera o urbana

¿Pero cuál es el problema aquí y cuál la pequeña solución?

Bien, si eres asiduo a los desplazamientos urbanos, ya sea en una gran ciudad o población, salvo muy raras excepciones, seguramente te muevas entre carriles bici, ciclo carriles, carreteras asfaltadas, empedradas, y algún que otro tramo «offroad», llámese parque o atajo por senderos o caminos.

Bien, partiendo de la base de que con una bicicleta de montaña podríamos hacer cualquier recorrido, a la vista está que son más lentas que un de carretera.

Lo mismo ocurre con una bicicleta urbana o de ciudad, ya sea de paseo o plegable.

La combinación de todos lo factores apuntan hacía una tipo de bicicleta, la cual es más rápida que las otras y más cómodas que el resto. Hablamos de las Gravel Bike.

Cada vez se ven más bicicletas gravel en las ciudades

Raro es el carril bici que no tiene o bien bien algún desconchón o bache, o pequeños (y algunos grandes) bordillos cada 200 metros.

Circular por estos carriles bici es bastante complicado pedalear con una bicicleta de carretera o una fixie, tan utilizada en algunos países.

Es por ello que la gran mayoría de ciclistas de carretera odian los carriles bicis urbanos, además de por otros motivos.

Con la anchura y balón de las ruedas de las gravel bike, junto con su geometría, y en algunos casos suspensiones, además de poder acoplar diferentes accesorios como cestas y alforjas, está haciendo que este tipo de bicicletas cobra cada vez más protagonismo en las ciudades.

Las bicicletas gravel no sirven para todo, pero si para mucho, y como medio de transporte en ciudades son ideales.