Bicicletas de 260€. Las ofertas de bicis urbanas escasean en las tiendas físicas y online

Muchos comercios centrados en la bicicleta e incluso las grandes superficies, han visto como se han tenido que conformar con las bicicletas que tenían en stock desde antes de la pandemia, debido a que el mercado está saturado, sobre todo en las más demandadas.

226
Bicicletas-de-260€.-Las-ofertas-de-bicis-urbanas-escasean-en-las-tiendas-físicas-y-online
Según AMBE, la bicicleta que más se busca en la actualidad es la bicicleta de ciudad barata, de menos de 500 euros.

Bicicletas baratas, tanto en tiendas físicas de ciclismo como tiendas online.

El pequeño «boom» actual de la bicicleta en España está haciendo que muchas tiendas de bicicletas, tanto físicas como a través de internet, se estén quedando sin stock de unos determinados modelo de bicicletas de bajo coste.

Muchas son las personas que se han animado en los primeros días de la desescalada a practicar deporte, en especial el ciclismo y el running.

Otros, siguiendo las recomendaciones de las autoridades y el sentido común, también se han animado a ir al trabajo o realizar las labores cotidianas desplazándose en bicicleta, evitando así el transporte público o volver a contaminar el aire de las ciudades con sus coches.

Las reparaciones de bicicletas usadas han desbordado la mayoría de talleres de bicis de España, quienes abrieron sus puertas tímidamente, creyendo que la imposibilidad de los clientes para acceder a sus comercios iba a limitar sus ventas.

Comprar una bicicleta barata por internet

Comprar una bicicleta barata por Internet, está siendo toda una odisea para muchas personas desde hace semanas.

A comienzos de la pandemia, antes de que llegase a Europa, las fábricas en Asía se detuvieron prácticamente por completo.

Allí es donde se fabrican la gran mayoría de componentes y cuadros de bicicletas, ya que el coste es bastante inferior que hacerlo en el país de origen o incluso en cualquier otro lugar de Europa.

España prohibió por completo la práctica deportiva, incluso vimos como los ciclistas urbanos de los servicios esenciales o aquellos que tenían permitido salir a la vía pública y lo hacían en bicicleta, eran «perseguidos» por los agentes de la autoridad.

Mientras, en otros países Europeos, nunca se prohibió del todo tal actividad deportiva, y los políticos y los medios de comunicación lo tuvieron claro desde el primer momento.

Había que fomentar el uso de la bicicleta para evitar los contagios en el transporte público, y a su vez que esos usuarios no cambiasen autobuses, metro y trenes, por el coche privado, con el colapso y el aumento de la contaminación que supondría.

Carriles bici provisionales, permanentes, corredores ciclistas entre poblaciones y centros de trabajo, ayudas para la compra de bicicletas, ayudas para la reparación de bicis usadas, blindar los comercios de reparación de bicicletas, y un sin fin de medidas que España prácticamente tardó meses en tomar, e incluso en muchas ciudades aún ni si quiera han tomado (¡ejem…!).

El boom de la bicicleta llegó mucho antes a toda Europa, de donde proceden gran parte del material y las bicicletas nuevas que llegan a España, y que en primera instancia viajan de de Asía a los distribuidores europeos.

El resto de los principales países hicieron acopio del poco material que había en stock y del que se comenzaba a fabricar tras la reanudación de la producción en las fábricas asiáticas.

En España, cuando escuchamos por primera vez la palabra bicicleta salir de la boca de un político o en la televisión, ya estábamos a mediados de Abril. (Otro día os contamos como se consiguió tal cosa).

Las tiendas de bicicletas españolas no reciben material suficiente

Muchos comercios centrados en la bicicleta e incluso las grandes superficies, han visto como se han tenido que conformar con las bicicletas que tenían en stock desde antes de la pandemia, debido a que el mercado está saturado, sobre todo en las más demandadas.

Según AMBE, la bicicleta que más se busca en la actualidad es la bicicleta de ciudad barata, de menos de 500 euros.

Pero el precio medio de las más vendidas ronda los 260 euros.

La venta de bicicletas de montaña de bajo coste, entre los 350 y los 1200 euros, también ha aumentado exponencialmente.

Las bicicletas eléctricas baratas no existen

El crecimiento de los usuarios que buscan una bicicleta eléctrica ya estaba en auge desde el año 2018, pero sigue aumentando.

El problema, es que las bicicletas eléctricas, incluso las más sencillas, siguen teniendo un precio desorbitado para el común de los mortales.

Van existiendo modelos baratos, incluso de ebikes de montaña como estas, pero la búsqueda actual de los nuevos usuarios está enfocada en una bici lo más barata posible para poder moverse por la ciudad y dejarla candada en la vía pública.

En el gigante online de Amazón, la bicicleta actual más vendida es esta mountain bike eléctrica que no supera los 600 euros:

Las ventas en Aliexpress también se han disparado. Muchas de las bicicletas compradas en esta plataforma vienen directamente de Asía, y aunque hay que esperar una media de dos semanas para recibirlas, siguen teniendo stock siendo el precio algo más reducido.

Las grandes marcas de bicicletas, centradas durante muchos años en los modelos más caros, ya que estos dejan más margen de beneficio y son más atractivos a los ojos de los posibles clientes, están viendo como han agotado las existencia de la gran mayoría de los modelos baratos de sus catálogos, no pudiendo atender las demandas de todas las tiendas.