Bicicletas con obsolescencia desprogramada. ¿Comprarías una de estas bicis?

Las bicicletas con obsolescencia programadas existen, pero, ¿Comprarías una bicicleta con obsolescencia desprogramada?

890
Bicicletas-con-obsolescencia-desprogramada
¿Y si tu bicicleta durase para siempre? ¿La cambiarías? La denominada obsolescencia desprogramada cada vez está más de moda.

Seguramente te suene el término obsolescencia programada, el cual existe también en la industria del ciclismo, pero, ¿qué dirías si existieran las bicicletas con obsolescencia desprogramada? ¿Te comprarías una?

Usar y tirar es la maxima del capitalismo actual, aunque en la industria de la bicicleta no se suele aplicar esta máxima literalmente hablando.

No sería lógico comprar bicis y componentes de un solo o varios usos, sobre todo cuando estos cuestan un ojo de la cara.

Pero como ya te hemos contado en alguna ocasión anterior (puedes ver ejemplos aquí), la obsolescencia programada existe en la industria de la bicicleta.

Desde cuadros con «materiales de segunda» que no van a durar como hacían los de antes, ya sea por corrosión u otros factores, como soldaduras que dejan mucho que desear y que provocan fisuras o roturas, pasando la dichosa corrosión, e incluso diseño que genera problemas a la larga, pasando por el desgaste prematuro de piezas mecánicas como rodamientos, transmisiones o las propias pastillas de freno, por poner algunos ejemplos típicos.

Hoy en día, o mejor dicho, las bicicletas de hoy en día, tienen unos diseños y funcionalidades que satisfacen a cualquier ciclista, sea cual sea su modalidad. De la carretera al monte, de la ciudad a la pista. Ya existen auténticos «pepinos» que a todos nos gustaría tener.

Quiero decir, por poner un ejemplo, que una bicicleta de montaña de gama media (no hace falta irse a las de gama alta), ya posee unas características, como peso, geometría, funcionamiento de los sistemas de suspensión, cambios, frenos, e incluso motores si hablamos de bicis eléctricas, con la que cualquier ciclista, novel o experimentado, podría disfrutar hasta el final de sus días (el final de los días del ciclista en este caso).

¡Si las bicicletas desde hace algunos años ya eran perfectas!. ¿Qué necesidad hay de seguir sacando chorradas nuevas?

Por si no ha quedado claro, si estás contento con tú bicicleta actual e incluso no consigues sacarle todo el rendiento que podrías de ella, ¿porqué tenemos la necesidad de poseer una nueva o distinta?

Yo, estoy contento con mi bicicleta (que por cierto compre de segunda mano).

Vale que no es una ebike, pero como muchos, creo que aún no ha llegado el momento de parme al lado semi-oscuro. Tampoco es un modelo de gama alta, pero digamos que es un «pepinillo» (pero sin vinagre).

Lo único que desearía de mi bici actual, es que durase para siempre y no tuviese que comprar otra. No por ahorrarme el dinero, que también, sino porque me gusta la que tengo y como funciona.

Si la cuido muy mucho, quizás me dure unos cuantos años más, pero lo ideal, sería que duarse para siempre.

La moda de cambiar de bicicleta cada uno o dos años

Hacer el mantenimiento de suspensiones, cambio de cadena (o piñones y plato), rodamientos, líquido de freno, etc… Son cuestiones básicas y que siempre requerirán una atención mínima, como cualquier pieza mecánica.

Pero, hoy en día, la obsolescencia programada de las bicicletas, hace que tras dos tres años de uso, estas comiencen a fallar y cojear de alguna rueda. Otras piezas mucho antes.

Si no es el pedal que se dobla, es la llanta que se parte, la maneta que se rompe, la cadena que se desgasta o los frenos que hacen aguas. Del desgaste prematuro de las cubiertas ya hablamos en su día aquí.

Esto, como he comentado, son cuestiones, que si le damos buen uso a la bici, siempre estarán presentes.

Por suerte parece que alguna marca, como Race Face, ya ha anunciado la garantía de por vida de algunos de sus productos, incluso por rotura tras una caída:

También podrían durar más estos componentes mecánicos, claro que sí, pero entonces, en teoria, se venderían mucho menos.

¿Pero si una bicicleta ha demostrado ser fiable, tanto en funcionamiento, como durabilidad, peso y satisfacción de los usuarios, por que se intenta retorcer aún más la tuerca y «mejorarla»?

Si ya tenemos la bicicleta ideal, que a todos gusta y satisface, ¿no sería lo más lógico seguir fabricándola hasta la eternidad sin cambiarle nada y solo mejorar aquello que sea propenso a fallar, o hacer que los componentes de la misma duren más?

En realidad, no se en cómo afectaría esto a las cuentas de un gran fabricante, pero estoy seguro de que se ahorrarían muchísimo dinero en ingenieros, expertos en márketing y campañas de publicidad, entre otros muchos costes (y que me perdonen si con ello puedo llegar a decir que estos puestos de trabajo son prescindibles par la empresa)

Si algo funciona, porqué cambiarlo…

Mejorar una bicicleta hoy en día, salvo que el diseño actual esté «mal diseñado», no significa hacerla un poco más rígida, cambiar 0,2º algún tubo del cuadro, o levantar el pedalier medio milímetro más o un nuevo estándar para ganar dos segundos cada 40 kilómetros recorridos.

Mejorar una bicicleta hoy en día, y con el consumo desmedido de la sociedad actual, debería ser hacer más duradera esa bicicleta que ya es perfecta para cualqueir ciclista.

Con todo esto, además de ahorrarse unos cuantos millones evitando tener que crear cada año nuevos y «revolucionaros modelos», el abaratamiento de dichas bicicletas sería condiserable, por lo que las ventas aumentarían inevitablemente.

Qué decir de que la fiabilidad de un sistema que funciona de un modelo de bici en concreto, y sobre todo su durabilidad, haría que la marca de bicis en cuestión, ascendiera a los cielos del ciclismo en cuanto a reputación de la marca se refiere.

Todo el mundo querría una, salvo los que necesitan tener algo diferente al vecino, por el tema de ser originales y molar más.

Este pequeño contratiempo se podría medio solucionar con pinturas personalizadas o al menos una gama de colores tan extensa como los campos de Castilla que contentase al mas exquisito.

Ahora solo imagina la bicicleta de tus sueños, esa que siempre has querido tener.

Imagina que en vez de costar esos miles de eurazos que tando duele soltar, costase la mitad.

Imagina que ya no tendrías que cambiarla cada dos o tres años, con los quebraderos y noches sin dormir que ello supone, incluido discusiones con la parienta o tus padres.

Imagina que solo tendrás que cambiar pastillas de freno, cubiertas o cadena tras unas decenas de miles de kilómetros recorridos, o hacerle un manteniento preventivo vada x tiempo en el taller de bicis de confianza.

Imagina saber que no te va a dejar tirado nunca.

Imagina las satisfaciones que te dará sabiendo que siempre estará a tu lado y que con el dinero que te vas a ahorrar, podrás hacer lo que quieras, incluso guardarlo bajo el colchón.

Si ya tienes tu bici ideal, imagina que esta te durase para siempre como si fuese nueva.

Imagina una marca de bicis que fabricase estas bicicletas con obsolescencia desprogramada