Así fue mi Desafío Puertos del Guadarrama

166
desafio puerto guadarrama

El 17 de Junio tuvo lugar la octava edición de la marcha cicloturista Desafío Puertos del Guadarrama, que discurre por puertos míticos de la conocida sierra madrileña.

Es una marcha relativamente joven, poco a poco va creciendo y se van poniendo los pilares de una marcha que puede llegar a ser una cita imprescindible en el calendario de cualquier cicloturista.

La organización ha diseñado dos recorridos, uno de 77 km y otro de 158’5, nos decantaremos por uno o por el otro el mismo día de la prueba. Yo elegí el recorrido largo y me encantó.

perfil y recorrido de desafio puerto guadarrama

«La marcha está bien organizada, se nota que está intentando asentarse dentro de las grandes marchas cicloturistas de España.»

La salida y la llegada están situadas en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo. Desde ese punto partimos los aproximadamente 1500 ciclistas a las ocho de la mañana atravesando las calles de la localidad madrileña hacia Guadalix de la Sierra, superando el alto del Cerro de San Pedro al poco de empezar para ir calentando las piernas. Durante los primeros 30 minutos de la marcha el tráfico está cortado, es lo que tardamos en llegar a la cima del cerro, en ese punto un cartelón naranja con una sirena nos indica que a partir de ese punto circularemos con el tráfico abierto (a lo largo del recorrido había más carteles de este tipo).

desafio puerto guadarrama

Cruzamos Guadalix y tenemos un terreno llano que nos llevará hasta la primera dificultad montañosa seria del día, La Trampa. Una subida corta pero con un desnivel importante.

La carretera se estaba encargando de seleccionar a la gente y organizarla por grupos según su ritmo, aunque todavía la piernas estaban frescas y estas grupetas eran bastante numerosas. Una vez terminado el ascenso cruzamos la localidad de La Cabrera y nos dirigimos hacia Valdemanco por una carretera que es un auténtico rompepiernas, tan pronto bajamos como volvemos a subir. Es importante, sobretodo cuando acudimos solos a una marcha como es mi caso, encontrar un grupo con el que rodar en zonas llanas, colaborando entre todos se economizan esfuerzos y encima conoces gente. Justo antes de llegar a Valdemanco giramos a la izquierda para volver a Guadalix, a la mitad de este tramo, en la localidad de Navalafuente, está colocado el primer avituallamiento en el cual decido no parar. Seguimos circulando por un terreno muy favorable, a velocidades de unos 50 Km/h, hasta que llegamos al segundo paso por Guadalix de la Sierra, en este punto se dividen las dos marchas, los que quieren hacer la corta volverán a Colmenar Viejo y los que hacemos la marcha larga ponemos rumbo a Miraflores de la Sierra para empezar la ascensión más importante de la jornada, el puerto de la Morcuera. Aunque el puerto empieza, oficialmente, en Miraflores, la verdad es que desde que salimos de Guadalix la carretera ya va picando para arriba.

desafio puerto guadarrama

A pie de puerto pasamos un punto de control de tiempo, la ascensión a la Morcuera va a ser cronometrada, aunque es algo a lo que no hice mucho caso, pienso en lo que me queda, por lo que puse un ritmo cómodo que me permitiese no llegar muy agobiado a la cima, todavía queda la mitad de la marcha. Conseguí mi objetivo y llegué al avituallamiento que había en la cima del puerto sin mucho cansancio. Paré a comer algo de fruta fresca, rellenar los bidones de agua y tomar alguna bebida isotónica.

Empecé el descenso del puerto solo, tranquilo y pensando en que debía encontrar otro grupo en el que integrarme para hacer más cómodamente el llano, el grupo en el que iba se había desintegrado en el ascenso del puerto. Justo al entrar en Rascafría se formó un grupo bastante numeroso, pasamos por la calle adoquinada que atraviesa la localidad y que te remueve hasta los empastes para dirigirnos hacia el siguiente puerto de la jornada, el de Canencia. En este tramo aproveché a comer alguna barrita y algún gel para poder afrontar con garantías lo que queda.

desafio puerto guadarrama

Llegamos todos juntos al cruce donde se inicia el puerto, aunque los primeros kilómetros son llevaderos (incluso hay algún tramo favorable) mis piernas ya me empiezan a avisar de que llevan más de 100 kilómetros encima, esto unido a un hándicap casi nuevo este año que es el calor hace que me vuelva a concentrar en mi ritmo sabiendo que los últimos 3-4 kilómetros son los más duros. El final del puerto se me hicieron duros, el ritmo no era malo pero no me podía permitir ni una “alegría”.

En la cima de Canencia estaba el último avituallamiento de la marcha y cuando lo vi me pareció ver un oasis en medio del desierto, el agua de mis bidones parecía sopa y necesitaba algo fresco que echarme a la boca. Sandía, melón y agua bien fresquita, más algún refresco.

Inicio el descenso de Canencia, con su “sorpresa”, puesto que hay una zona que se pone cuesta arriba y hace que se resientan las piernas. Llego otra vez a Miraflores y desde ahí volvemos a Guadalix, desandamos lo que hemos hecho horas antes, lo que fue cuesta arriba ahora es terreno favorable, donde aproveché para comer algo más para no quedarme vacío al final.

Atravesamos Guadalix de la Sierra por tercera vez y empezamos a subir el cerro de San Pedro por donde lo bajamos a primera hora de la mañana. Ya no veo grupos, los ciclistas aparecen salpicados por la carretera, cada uno al ritmo que buenamente puede sabiendo que en media hora se acaba la marcha.

Cuando empiezo a bajar hacia Colmenar se me empieza a dibujar esa sonrisa de satisfacción que indica que lo has conseguido, que lo que has estado entrenando ha servido. Entro en la plaza de toros de la que salí esta mañana pero en sentido contrario y paso por debajo del arco de meta, con el puño cerrado y sonriendo. Me dan una medalla de Finisher y tranquilamente me dirijo a por la bolsa que te dan de comida, me siento debajo de una carpa, a la sombra y empiezo a disfrutar de lo que he conseguido.

desafio puerto guadarrama

La marcha está bien organizada, se nota que está intentando asentarse dentro de las grandes marchas cicloturistas de España. Los avituallamientos y la comida final son correctas, como todo se puede mejorar, pero no es algo que sea muy difícil de subsanar, eso si, nunca estará a gusto de todos.

Por suerte no tuve que hacer uso de la asistencia técnica, pero te da tranquilidad que en cada avituallamiento haya una carpa de Shimano para echarte una mano.

El recorrido me gustó mucho, es una zona por la que suelo salir a menudo y poder recorrerla con algo más de “libertad” es un gustazo, además tiene la dureza justa para no necesitar un entrenamiento demasiado exhaustivo.

desafio puerto guadarrama

Agradecer a los voluntarios y a la Guardia Civil su colaboración, imprescindible para que un evento de este tipo se pueda desarrollar, estaban siempre presentes y dispuestos a ayudar en lo que hiciera falta.

Sin lugar a dudas se la recomiendo a todo el mundo y, muy probablemente, repetiré al año que viene.