Así es una unidad ciclista antidisturbios

1687
ciclistas antidisturbios

El uso de la bicicleta en EEUU por parte de las unidades policiales se remonta al año 1880 y desde aquella época hasta nuestros tiempos el uso de la bicicleta como vehículo policial ha tenido altibajos, sobretodo cuando se introdujo la motocicleta.

Fue en la década de los 90 cuando la bicicleta sufrió un repunte en su utilización, en ciudades como New York o Seattle.

Debido a un denso tráfico que dificulta mucho la movilidad de las patrullas a motor, comenzaron de nuevo a integrar la bicicleta como vehículo oficial.

Con ello se pretendía dos cosas, por un lado dotar a los policías de una movilidad mayor por la ciudad al margen del tráfico y por otro lado cambiar la imagen de la policía, querían que fuese una imagen más amigable gracias a la bicicleta.

Seguro que en tu cabeza todavía está la serie de televisión Pacific Blue, donde se podía ver a glamurosos policías dando paseos en bicicleta por el paseo marítimo.

Bueno esa era la idea que querían transmitir, una policía de proximidad.

Esta imagen ha cambiado en los últimos años, sobretodo en la unidad policial en bicicleta de Seattle.

En plena era Trump las protestas han aumentado notablemente en la ciudad y cada año se enfrentan unas 300 manifestaciones por las calles de Seattle.

Esto ha hecho que el grupo policial en bicicleta haya modificado su estructura y sus tácticas para convertirse en un apoyo más para los grupos antidisturbios.

Emplean técnicas de persuasión muy semejantes a la de los cuerpos antidisturbios, crean barreras con sus bicicletas y van empujando a los manifestantes mientras avanzan lentamente gritando que se vayan para atrás.

No dudan en golpear con sus bicicletas o tirar gases lacrimógenos.

Además la bicicleta les permite moverse de forma ágil por las calles de la ciudad y suelen ser los primeros en crear una primera línea de contención cuando se genera un nuevo foco de protesta.

::Equipamiento

En la cabeza llevan un casco Bell Súper 3R con una luz acoplada en la parte superior.

Además del chaleco antibalas, también llevan una coraza protetora de descenso de la marca FOX.

La bicicleta está hecha a medida para cada agente por parte de la empresa llamada Volcanic situada en Washington.

Llevan llantas también realizadas a medida por parte de la casa DT Swiss, horquilla Fox Float 32 y cubiertas Serfas 2.1 con líquido tubeless.

Los frenos son de tipo mecánico por exigencias del guión, de hecho dejaron de trabajar con KONA porque las bicicletas solo se las fabricaban con frenos hidráulicos y no mecánicos.

El equipamiento reglamentario también incorpora micrófono y radio, bolsa de hidratación, gafas de sol, arnés, máscara antigas, gases lacrimógenos, esposas de tipo brida, extintor, botiquín, guantes, pantalones tipo baggies y zapatillas deportivas.

Además hace poco que han pasado de una transmisión 3×9 a 1×11 para tener que pasar menos por el taller.

Sobre el tema reparaciones y demás, en cada manifestación acompaña a esta unidad ciclista un pequeño autobús, donde van los mecánicos con todas las piezas y herramientas necesarias.

Como es lógico, además de tienen un mantenimiento preventivo regular en los garajes de la comisaría.