Así es la bicicleta eléctrica de los Gremlins: DryCycle

66
Así es la bicicleta eléctrica de los Gremlins: DryCycle
@DryCycle

Las bicicletas eléctricas siguen avanzando hacía un futuro sin coches particulares en las grandes ciudades, y en lugares como las islas británicas, donde escasas veces sale el sol y la lluvia es más común de lo que desearían, las ideas de ebikes urbanas para resguardarse de las inclemencias suelen ser mucho más ingeniosas.

Tal es el caso de DryCycle, a la que hemos bautizado como la bicicleta eléctrica de los Gremlins, ya que cumple casi a la perfección los requisitos del Sr. Wing, el viejo chinito que entregó a Gizmo, el Gremlin bueno de la película, solo si se respetaban tres condiciones:

  1. No exponerlo a los rayos solares o las luces brillantes
  2. No mojarlo nunca
  3. No darle de comer después de media noche

De las tres condiciones, la más difícil va a ser no romper la de comer después de media noche. Hay mucho ciclista goloso…

Pero volviendo a la DryCycle, podemos definiría como una bicicleta eléctrica cubierta, aunque algunos preferirán llamarla un coche a pedales.

Lo cierto es que realiza su función a la perfección con algunos extras que dificilmente podríamos tener en una bicicleta tradicional de dos ruedas.

Su carenado rígido de policarbonato con ventanillas en ABS unidas a un esqueleto o cuadro de aluminio no solo nos protegerán de las inclemencias, si no que aportarán un gran extra en cuanto a seguridad se refiere.

En su interior iremos sentados en un asiento y no en un sillín, al estilo de las «handbikes», y anclados en un arnés de seguridad.

Su manejo es mediante dos joystick, uno a cada lado de nuestras piernas, dejando libre la parte delantera para poder pedalear cómodamente y tener un campo de visión más amplio.

Al ser eléctrica, la DryCycle cuenta con una batería y motor Shimano E8000, con una potencia de 250W que nos asistirá en el pedaleo hasta los 25 km/h.

Su autonomía depende de una batería estándar como cualquier otra Ebike de 500 Wh alcanzando los 48 kilómetros de distancia.

Adicionalmente, cuenta con otra batería de 270 Wh encargada de asistir el resto de componentes eléctricos con el que cuenta esta bicicleta cubierta.

Entre ellos destacan los cambios electrónicos Shimano Di2, luces LED delanteras y traseras con indicador de frenado e intermitentes.

Una curiosidad del DryCycle es que cuenta con una marcha atrás o reversa. Pedaleando al contrario podremos ir hacía atrás lo que viene muy bien si la aparcamos de frente o para otro tipo de maniobras.

Un timbre electrónico, e incluso limpia parabrisas o una calefacción estacionaria que se podrán colocar opcionalmente como extras.

Su peso, con todo lo mencionado no supera los 120 kg, que curiosamente es el peso máximo, incluido el ciclista, con el que podremos cargar el DryCyle.

Andy Murphy es el inventor de este útil cacharro, que por el momento parece que se dispara de precio bastante.

Mediante una reserva de unos 50€, podremos optar a esta bicicleta eléctrica carenada, que sin los dos extras se sube casi hasta los 18.000€. Una pasada que esperemos baje a un precio más asequible para que los mortales puedan comprar alguno.