Anuncia su bicicleta en Internet y le roban 1.500 € suplantando su identidad

El Grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil, investiga la estafa sufrida por un ciclista que anunció su bicicleta en el portal Milanuncios.com, y que fue estafado por alguien que suplantó su identidad.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de Septiembre, cuando este usuarios decidió poner a la venta su bicicleta en la mencionada página web.

Al ser la primera vez que lo hacía no conocía como funcionaba el proceso y que debía hacer una vez que un vendedor se interesase por su bici.

Pasados unos días recibió un mensaje de texto a su teléfono móvil, afirmando que tenía un ingreso de 300 euros y debía acceder mediante un enlace para confirmarlo.

Tras pinchar en el enlace del SMS comenzó la pesadilla

Por norma general, si no esperamos una llamada, un email, sms o Whatsapp de alguien y desconocemos quien lo envía, bajo ningún concepto debemos hacer click en los enlaces que este pueda contener.

El tema del «Phising» o la suplantación de identidades es algo más complicado, pues se puede ocultar ciertos datos y hacer que el mensaje parezca «oficial».

El vendedor de la bicicleta tras hacer click en el enlace del SMS consiguió que alguien pudiese acceder a su teléfono móvil y a los datos que este guarda dentro, que son bastantes.

Además, el enlace en cuestión le llevo a un página web igual que la de Milanuncios, donde estaba el anuncio de su bicicleta y se le pedían los datos bancarios para verificarlos ingresándole 1 euro en su cuenta.

Tras darle varias veces error, bastante típico en estos casos, pues primero pones los datos, el ladrón los almacena, apareciendo algún error en la pantalla, y la siguiente vez ya te envía la página oficial que si te deja acceder.

Tras ir a mirar si había recibido el ingreso del euro en cuestión, se dio cuenta de que no lo habían hecho y que alguien había sacado de su cuenta casi 1.200 euros sin su permiso.

En ese momento decidió cancelar todas la tarjetas y acudir a las autoridades, pero la cosa no quedó ahí.

Desde su teléfono móvil recibió diversos mensajes no deseados de texto y WhatsApp, teniendo que cancelar la línea también. Al cabo de unos días la factura de teléfono ascendía a casi 200 euros.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: