Alguersuari Sr: «La acera es de todos. Y los coches , y las motos, del asfalto..!»

1335
Vídeo: Increíble como lucen las calles de París estos días. ¿Ves alguna diferencia con las de Madrid o Barcelona?
Un carril para los coches y el resto del espacio para bicicletas o peatones. No es tan difícil hacer las cosas bien en muchas de las calles de las ciudades. - @Schlijpertoday

Ayer llegaba a nuestros ojos un fragmento de texto, el cual iba acompañado de una imagen de una cara, cuya mirada ya lo decía todo.

Pese a ello, leí el texto, con comas, símbolos y letras mayúsculas incluidas.

Palabra a palabra, cada frase que finalizaba de leer, terminaba en dos puntos. Pero no, no estaba mal redactado o escrito. Esos dos puntos se encontraban en horizontal, fuera del texto y no uno encima del otro («:»). Eran las dos oscuras pupilas de don Jaime Alguersuari Tortajada.

¿Odio, ignorancia o interés?

Yo me decantaría por las tres juntas.

A todos nos sonará el nombre de Alguersuari, quien fue el piloto de Formula 1 más joven en debutar en la categoría y ahora reconvertido a DJ. Pero el de la mirada del tigre no este Alguersuari, sino su padre.

Alguersuari Sr, ex-piloto de motociclismo, periodista y empresario centrado en el mundo del motor con el holding de Alesport, editorial a la que han llegado a poseer hasta 19 publicaciones, incluida la de nuestros compañeros de Solo Bici, parece que ve el futuro muy negro, y no por el humo de los tubos de escape, sino por las jodidas bicicletas y los patinetes.

«Que cómo veo el futuro..? Mira la imagen, siente mi mirada, y sabrás con hondura, que está sufriendo mi alma…!»

Alguersuari Sr

Yo más bien diría que lo que esta sufriendo no es su alma, sino su bolsillo.

Sin entrar todavía al odio al ciclista que destila, y para repetirlo una vez más, siguen existiendo infinidad de personas que no se han dado cuenta de que ya estamos en el futuro.

El futuro es un lugar donde más del 50% de las profesiones que hemos conocido desde los años 70 hasta el 2020, por redondear, han desaparecido o van a desaparecer dentro de muy poco.

Pero no solo las profesiones, también muchas cosas, las cuales nos las han colado con calzador, como son los coches…

Para este señor, las ciudades y el asfalto pertenecen a los coches y las motos, porque estos pagan impuestos, llevan matricula, casco, seguro, ITV y sus «pilotos» se han sacado el carnet de conducir. Así lo resume en su texto.

Todos estamos de acuerdo de que las bicicletas y los patinetes no pueden ni deben ir por la acera, y que a la gran mayoría nos gustaría ir separados del resto de vehículos a motor, por un carril bici o ciclovías segregadas, pero no existiendo estas vías, al menos en nuestro país, el lugar por donde deben y tienen derecho a circular, es el asfalto.

«Estrechan las ciudades, para eliminar coches, motos, sin preguntarse siquiera, de que comerán sus gentes»

Alguersuari Sr

Las motos, coches y otros vehículos a motor, sobre todo diésel y gasolina, tienen los días contados, y no solo en las ciudades.

El coche eléctrico ya se ha dicho por activa y por pasiva que es una solución al problema de emisiones de gases nocivos durante su conducción, y aunque también contamina su uso y sobre todo su fabricación, ya solo por no respirar el humo de los tubos de escape o escuchar su ensordecedor ruido, algo habrá ganado la humanidad.

Pero el espacio en las ciudades, el cual ha sido robado descaradamente en los últimos 50 años por los coches y motos, será recuperado paso a paso (a pasos de gigante ya), a favor de los peatones, las bicicletas y cualquier otro vehículo de movilidad personal, como puedan ser los patinetes eléctricos. Ciudades para las personas, no para los coches y motos, ni tan si quiera aunque estén aparcados.

Que a muchos les va a joder como le ocurre a este señor, está claro, y supongo que de ahí su alma y su bolsillo se encuentre «sufriendo»…

Las consecuencias de cambiar el modelo del coche por el modelo de la bicicleta y el transporte público, para muchos será difícil, para otros una gran putada, incluso para muchos la «ruina», pero para la inmensa mayoría, que es al fin y al cabo de lo que se trata, supondrá vivir en ciudades más saludables, amigables y seguras, donde el espacio de todos, esté dedicado a todos, y no solo a los coches.

Quizás vaya siendo hora de moverse en bicicleta señor Alguersuari y sonreír más cada vez que vea a alguien montado en una frente a su parabrisas.