A partir del 1 de enero las motocicletas de combustión no podrán aparcar gratis en el centro de París

985
A-partir-del-1-de-enero-las-motocicletas-de-combustion-no-podran-aparcar-gratis-en-el-centro-de-Paris-bicicleta-electricas-torre-eifiel
En 2025 se espera que el centro de París sea una ciudad sin coches, pero las motocicletas de combustión también tienen los días contados.

Cambiando motocicletas por bicicletas eléctricas. Así se encuentran muchos motoristas, que ante la inminente prohibición de aparcar gratis en las calles de su ciudad, como ocurría hasta ahora, tendrán que adaptarse a la nueva normativa o pasar por caja.

Como ya ha pasado en muchas grandes ciudades del mundo, los aparcamientos en la vía pública, durante décadas totalmente gratuitos, pasaron a ser de pago tanto para residentes como para visitantes.

Los primeros, pagando una cuota mínima anual o mensual, y los segundos sacando el famoso ticket del parking para colocarlo tras el parabrisas o con la aplicación móvil a través de Internet.

Las motos y scooters de combustión deberán pagar por estacionar en el centro de París

Ante la inminente llegada de esa fecha límite del primer día del año 2022, los más de 100.000 franceses que solían circular y sobre todo aparcar en las calles de la capital con sus motocicletas, están comenzando a deshacerse de sus queridas máquinas, la mayoría pensando en comprar una Ebike.

Según las tiendas de bicicletas, en las últimas semanas las ventas y consultas sobre bicicletas eléctricas han crecido entre un 30 y 40%.

Podrán seguir aparcando, pero deberán pagar por ello. Como ocurre con los coches de gasolina o diésel, según la motorización y emisiones, pagarán más o menos por hora, con una media entre 2 y 3 euros.

Algunos están esperando para poder adquirir una tarjeta anual o mensual para los no residentes, pero seguramente que barata no será.

Aunque París sigue siendo un caos circulatorio, con numeroso atascos prácticamente a diario, el centro de la ciudad ha sido tomado por las bicicletas en los últimos meses.

Según el plan para reducir las emisiones de CO2, en 2040 se espera que que Francia deje de producir coches diésel y gasolina.

El Plan Velo, del que os hablamos en este artículo, prevé que para 2025 el centro de París esté totalmente libre de coches.