Pulsa «Intro» para saltar al contenido

6 días pintado de azul y el carril bici Castellana comienza a levantarse

El carril bici del Paseo de la Castellana en Madrid, aún no inaugurado, y el cual ha sido pintado de "azul sin sentido" hace menos de una semana, comienza presentar zonas con la pintura levantada y otros desperfectos. - @edgarg

Hace menos de una semana os mostrábamos como el ayuntamiento de la ciudad de Madrid había comenzado a pintar de azul el nuevo carril bici del Paseo de la Castellana.

Aún sin estrenar, alguno tramos del mismo están abiertos y sin ningún tipo de señalización, incluso en la entrada de los mismos.

Pero ese no es el principal problema, ni tan si quiera el color azul utilizado, el mismo azul PP, y que que los dirigentes del Partido Popular en la capital han utilizado en vez del que se debería haber usado, el rojo, como se establece en su propio Manual de Diseño e Instrucción de Vías Publicas que puedes ver aquí.

El problema ahora, y antes de abrirse al tráfico, es que en seis días la pintura azul ya ha comenzado a levantarse del pavimento, sin ni si quiera haber llovido o pasado vehículo alguno por el carril bici Castellana.

Como bien sabrás, circular en bicicleta con es asfalto pintado, ya sea una simple línea discontinua o un paso de cebra, si esta pintura no es antideslizante, cuando llueve o simplemente está húmedo de la niebla o rocío, se convierte en autentica pista de patinaje sobre hielo.

Un carril bici segregado y protegido por elementos verticales no necesita ser pintado ni de azul ni de rojo

Un carril bici segregado y protegido por elementos verticales como el del Paseo de la Castellana en gran parte de su recorrido, no necesita pintura alguna, ni azul, ni roja ni verde, salvo en las intersecciones o donde no quede claro para el resto de usuarios que es un vía ciclista.

Otros ciclistas madrileños han denunciado que en algunos tramos, donde el carril bici pasa literalmente rozando los troncos de los árboles, los bordillos que lo protegen ya han comenzado a desplazarse por las raíces de estos.

Como cualquier tipo de obra, ya sea edificio, acera, calzada o carril bici, construirla pegado a los árboles, que ya estaban ahí y esperemos que no corten o talen como están haciendo por todo Madrid, es cuanto menos una locura.

Las raíces levantarán el pavimento sí o sí, y tratándose de un carril bici para bicicletas y patinetes, cualquier pequeño bache en el carril provocará muchos accidentes.

En fin, las chapuzas den Madrid, y ahora le ha tocado el turno también al carril bici pintado de «azul sinsentido» del Paseo de la Castellana.