5 horas para ser evacuado. La UCI responde ante el caso del ciclista Brook MacDonald en Mont Sainte Anne

112

En el pasado Campeonato del Mundo de bicicleta de montaña en la modalidad de Descenso que se disputo en Mont Sainte Anne, Canadá, uno de los participantes, el neozelandés Brook MacDonald, sufrió una caída en los entrenamientos oficiales previos a la competición que le produjo una lesión en su columna vertebral. (puedes ver la noticia aquí)

Se supone que la organización de unos mundiales de ciclismo de montaña ha de estar a la altura, sobre todo en el tema de la seguridad de los corredores, pero según las propias palabras de Brook, si no hubiese sido por otros corredores como Wyn Masters, Sam Blenkinsop o el propio Steve Peat que se encontraba por el circuito no sabe como hubiese terminado la cosa.

Estas son las palabras del propio Brook:

«Pasé 5 horas en la montaña esperando un helicóptero. Allí sentí que no tenían una organización establecida para un evento como este que es algo bastante malo por su parte. Intentaron llevarme cuesta abajo en quad. ¡Venga hombre! Tuve una lesión en la columna, ¿no es tu primer pensamiento evacuarme en helicóptero?

Fue el peor día de mi vida. No recibí calmantes durante una hora, así que estaba en una agonía tremenda. La gente discutía y peleaba por lo que se debía hacer conmigo, me mentían con la hora de llegada del helicóptero, fue realmente malo.

Lo único que me ayudó a pasar el mal rato fue Peaty, Blinky, Wyn y nuestro fisio Dennis. Si no tuviera a estos amigos allí apoyándome, no sé cómo habría manejado la situación.»

La UCI, Unión Ciclista Internacional, se ha tomado sus días para responder a todas las acusaciones tanto de corredores, como aficionados, prensa o equipos de competición.

En resumidas cuentas, el director médico de la UCI, Xavier Bigard, ha aclarado que la UCI unicamente ha de velar por que el organizador de la prueba cumpla con los requisitos que ellos le imponen en su reglamento.

Por su parte el organizador de la prueba no ha querido hacer declaraciones al respecto, y se ha limitado a aclarar que ha seguido las normas al pie de la letra y lo que establece la ley canadiense.

Si la vida del herido corre peligro, es el ejercito el encargado de llegar en helicóptero, pero si su vida no corre peligro, como fue el caso de Brook, el organizador recurre al seguro privado, el cual en esta ocasión tardó algo más de lo debido por diversas razones, entre las que destacan que el helicóptero no se encontraba en la zona, los tripulantes tampoco estaban cerca del mismo, y al llegar a Mont Sainte Anne, tuvieron dificultades para aterrizar.

Un cumulo de cosas que tuvieron al pobre corredor en una camilla en medio del monte casi cinco horas.

Estas son las aclaraciones del director médico de la UCI:

«Entendemos la ansiedad y la preocupación causadas por el accidente que Brook sufrió durante el entrenamiento de descenso en el Campeonato Mundial UCI en Mont Saint Anne el sábado pasado.

Después de ser evacuado en helicóptero, se sometió a una operación en el Hospital de la Ciudad de Quebec el mismo día del accidente y desde entonces ha estado recuperando la sensación en sus piernas y aprendiendo a caminar de nuevo.

El tiempo que llevó evacuar Brook ha llevado a que se hagan muchas preguntas legítimas, entre las que se encuentra el piloto.

Estando yo mismo en el lugar durante el evento, quiero aclarar algunos puntos y poner el accidente en contexto.

Cabe señalar que el lugar donde ocurrió el accidente fue de muy difícil acceso. Aun así, los primeros auxilios llegaron a la escena en cuatro minutos para estabilizar la columna vertebral de Brook, colocarlo en una posición segura y llevar a cabo una evaluación inicial que determinó que estaba sufriendo un dolor intenso en la región lumbar y pélvica, hiperestesia en una inferior extremidad y alteración de la función motora en el otro.

El primer médico llegó a la escena en 30 minutos con todo el equipo de monitorización cardíaca y sedantes necesarios. A partir de ese momento, la columna vertebral de la víctima se estabilizó perfectamente, se monitorearon sus signos vitales y los niveles de oxígeno en la sangre y se administró la morfina. El médico en la escena decidió solicitar una evacuación aérea, momento en el cual comenzaron las discusiones sobre la mejor manera de evacuar Brook de la montaña.

Tal es la legislación en Quebec que los servicios más rápidos (los militares) solo pueden intervenir en situaciones que la vida de la persona está en peligro.

Es importante tener en cuenta que solo los helicópteros militares pueden llevar a cabo operaciones de rescate aéreo común. En todos los demás casos, la evacuación la realiza un operador privado.

Dado que la vida del ciclista no estaba en peligro, las autoridades reguladoras médicas consideraron que la evacuación debería ser realizada por un operador privado, que fue alertado por el servicio médico a las 13.00, el accidente ocurrió a las 12.10.

Dado que a la tripulación del helicóptero le tomaría 50 minutos llegar a la plataforma de despegue y al helicóptero otros 50 minutos más para llegar al circuito, se estimó que la víctima sería evacuada alrededor de las 14.55.

Sin embargo, debido a las condiciones meteorológicas en la cumbre y a las dificultades planteadas por los árboles y los cables para acceder al lugar, el helicóptero finalmente aterrizó en un sitio cercano a la víctima a las 15.20.

El helicóptero voló con Brook al aeropuerto de la ciudad de Quebec (el helipuerto del hospital había sido cerrado por tareas de mantenimiento), donde fue trasladado en ambulancia al hospital.

En respuesta a la reacción al tiempo que se demoró y que todos lamentamos, celebramos una reunión de crisis urgente a la que asistieron los directores de equipo, los ciclistas, dos médicos de emergencia, los organizadores del evento y yo mismo como Director Médico de UCI.

No hace falta decir que nos hubiera gustado una evacuación más rápida. Sin embargo, vale la pena repetir que la vida de la víctima no estaba en peligro y que un médico calificado lo estaba controlando y manejando su dolor.

Está claro que las lesiones óseas y las lesiones neurológicas que sufrió fueron causadas por el accidente en sí. De ninguna manera el tiempo de evacuación agravó las lesiones o la condición de la víctima. En términos generales, los arreglos establecidos por los organizadores cumplieron con el Reglamento UCI, teniendo en cuenta la legislación local.«

Fuente: Pinkbike.com