5 consejos sobre las bicicletas de alquiler y como obviarlos todos en 5 seg.

43

Es un hecho que toda ciudad que se precie, tiene que tener un servicio en condiciones de alquiler de bicicletas, tanto eléctricas como normales. Este servicio debe de estar integrado por abundantes puntos de recogida y entrega de bicicletas estratégicamente colocados por la ciudad, que nos faciliten el movernos por diferentes zonas y que además tenga un servicio de mantenimiento competente.

De nada sirve anunciar a bombo y platillo la inversión que se ha hecho para lanzar un proyecto de tal magnitud, cuando no hay ni un duro presupuestado para su mantenimiento. Esta claro que de ser así terminará por ser una inversión más de cara a la galería y al voto, que realmente para ofrecer un servicio que cubra con garantías la amplia demanda que existe de este servicio por parte de la población.

Esta claro que hay que exigir a la administración correspondiente que cumpla, pero ¿Qué pasa con nuestras obligaciones como usuarios? Nosotros también debemos de dar ejemplo de civismo, el que una bicicleta no sea nuestra, no nos da derecho a hacer lo que nos de la gana con ella, ni a montar en bicicleta como nos plazca.

1.-Usa el casco

Si, sabemos que a día de hoy, en ciudad no es obligatorio, de hecho hay muchas plataformas ciclistas que están en contra de su imposición. Nuestra experiencia nos dice que el casco te puede salvar de una buena avería.

2.-Circula con precaución

Esto no significa que vayas con miedo entre los coches, o a dos por hora. Significa que vayas con todos tus sentidos centrados en lo que estas haciendo, evita llevar los cascos de música puestos, ambas manos en el manillar, anticípate a los movimientos de los coches.

3.-Respeta las señales de tráfico

El rojo significa parar y verde continuar, parece de perogrullo, pero a día de hoy hay muchos que no se lo han aprendido. Los carriles deben de respetarse y las líneas continuas no permiten adelantar, vete por tu carril, no intentes adelantar invadiendo el carril contrario.

4.-Cuida el material

Esa bicicleta la va a usar multitud de personas, por eso si la maltratamos o no la cuidamos, estamos haciendo un flaco favor al fomento del uso de la bicicleta. Llegar a un punto de alquiler de bicicletas, coger la bicicleta y darte cuenta a las dos pedaladas que esta hecha un desastre, por el poco cuidado del anterior usuario, es una verdadera pena.

Nadie esta a salvo de una avería mecánica o un golpe. En tal caso todos los puntos de recepción de bicicletas, tienen la opción de comunicar que esa bicicleta esta estropeada. Automáticamente quedará bloqueada para que nadie la pueda usar.

5.-Usa el sentido común

También parece algo de perogrullo, pero en algunos casos parece que brilla por su ausencia. Hay que tener en cuenta que circulamos por “territorio hostil” por lo tanto todo lo que podamos hacer por evitarnos un susto bienvenido sea. Las prisas son muy malas, vete con tiempo y disfruta del paseo, circula por las zonas señalizadas para ciclistas, señaliza tus movimientos, no gires de forma brusca, mira antes de cambiar de carril, no uses las aceras…etc.

Todos estos consejos están muy bien, y no solo son aplicables a las bicicletas de alquiler, sino a cualquier persona que se anima a moverse por la ciudad en bicicleta, pero a día de hoy sigue habiendo cafres que no se enteran, mira el siguiente vídeo.