400 millones para promover la compra de coches, 0 millones para las bicicletas

621
400 millones para promover la compra de coches, 0 millones para las bicicletas
Automóviles entre rejas - Archivo

La crisis provocada por la pandemia ha golpeado de lleno al sector del automóvil, y no solo en España, también en el resto del mundo.

Como era de esperar, las ventas de coches nuevos, tanto de combustión de toda la vida como eléctricos, ha caído en picado en los dos últimos meses.

En comparación con el ejercicio del pasado, y en concreto en con el mes de Abril de 2019, las ventas han descendido más de un 96% respecto al mismo mes de este año. Prácticamente no se han vendido coches.

El próximo día de 11 de Mayo, los concesionarios volverán a abrir sus puertas, o mejor dicho, su puerta, ya que deberán atender con ella cerrada y bajo cita previa como el resto de comercios.

En el resto de países europeos, las ventas online de automóviles ocupan un porcentaje bastante grande de las ventas globales, pero en nuestro país, donde aún muchos aún dudan en comprar un libro en Internet, las ventas de coches online son realmente insignificantes.

Proveedores de material y piezas parados, transportistas, fabricas paradas (17 en toda España), concesionarios parados (2152 comercios), empleados parados y lo que es peor, miles de coches nuevos almacenados en las campas al aire libre, concesionarios y aparcamientos esperando poder ser vendidos.

En total, la cifra de coches nuevos acumulados supera las 200.000 unidades.

Desde comienzos del mes de Abril hasta esta misma semana, en nuestro país se han vendido un total 823 coches a particulares.

«Lo importante ahora es vender»

Estas son las palabras textuales del presidente de Faconauto Gerardo Pérez, quien desde hace ya muchas semanas viene reclamando al gobierno diferentes ayudas para el sector, y no solo monetarias.

Entre los planes del sector automovilístico no está solo el pedir dinero, también han propuesto que Bruselas rebaje los límites de emisiones de CO2 por kilómetro recorrido que han entrado en vigor en 2020.

Estas limitaciones de emisiones de nuevos coches vendidos, no suponen ningún pero para las empresas automovilísticas, o más bien, no lo suponía…

Muchas de ellas ya habían añadido en los costes de producción de muchos modelos (los más contaminantes) el precio de las multas impuestas por sobrepasar dichas emisiones de CO2.

Hay limitaciones en las emisiones de CO2, pero pagas la multa y sigues emitiendo lo que quieras…

Y es que lo gracioso del tema no es que existan limitaciones de emisiones, sino que si tienes dinero, puedes seguir emitiendo el CO2 que te venga en gana.

Si no sabes lo perjudicial que son estas emisiones para todas las personas, echa un ojo a este artículo o a este otro.

El problema les llega ahora, que los problemas económicos ni si quiera permitirán pagar las multas que los fabricantes ya tenían dentro de su presupuesto, más cuando se espera una caída mayor en las ventas de coches menos contaminantes.

Y es que las ayudas de 400 millones de euros que esta semana ha reclamado el sector, no van precisamente a potenciar el uso del coche «eléctrico» (enchufables, híbridos, gas, etc), si no también a la venta de los famosos diésel y gasolina.

Pocas personas se van a aventurar a gastarse 40.000 euros en un coche eléctrico en los tiempos que corren, además que se van a ofertar todos los coches que tienen acumulados y sin vender.

En 2019 se vendieron más de 1.250.000 automóviles en España. Para este 2020, el sector estima que las cifras no superen las 700.000 unidades.

En total, la cifra de trabajadores que se están viendo afectados por el parón alcanza las cifras de:

  • 17 Fabricas: 50.000 empleados con ERTE
  • 2152 Concesionarios: 151.000 empleados con ERTE

A la vista está que es un gran número de trabajadores del sector automovilistico los que se han visto temporalmente o definitivamente en la calle.

El sector de la automoción supone el 10% del PIB

Otras medidas que reclama el sector son la eliminación del IVA y del impuesto de matriculación para los coches menos contaminantes (enchufables y gas) para fomentar su compra.

Pero la ecuación se puede cerrar básicamente, en que por cada euro que el estado invierte en la automoción, este se embolsa un total de 1,7 € en impuestos de diferente índole.

El Estado por su parte, ante la bajada del precio del petróleo, que se prevé que dure varios meses, puede que equilibre el precio con nuevas subidas de impuestos al carburante, que al final pagaremos todos igualmente.

Está claro que hay muchos sectores en estos momentos que están al borde de la quiebra, y uno de los más importantes por las cifras que maneja es la automoción, con más de 200.000 empleados directos parados en estos momentos.

Todo parece indicar que de esta crisis social y económica, pocos cambios sociales a gran escala tendremos, al menos beneficiosos para la gran mayoría.

Nuestro país vecino, Francia, ha establecido una ayuda de nada más y nada menos que 20 millones de euros para el fomento del uso de la bicicleta (que no la compra).

Dentro de esta cifra se encuentran ayudas para la reparación de bicicletas, clases para su uso, y ayudas a los trabajadores que la utilicen como medio de transporte para llegar a sus centros de trabajo.

Se seguirán fabricando millones de coches cada año, nos seguirán obligando a cambiarlos cada vez antes, pagaremos más impuestos y más altos, y se seguirá destinando 0 euros a medios de transporte realmente ecológicos, como es la bicicleta o el patinete.

En algún momento, alguien con suficiente poder y sentido común, se dará cuenta de que no se puede estar continuamente subiendo, creciendo, fabricando y aumentando las ventas, más cuando se trata de un producto que en muchos lugares del mundo, las ciudades donde reside gran parte de la población, a la larga trae más problemas que beneficios para sus ciudadanos.