¿11 horas y 370 km sobre el rodillo de entrenamiento sin salir de casa? Bienvenidos al reto #OliverNaessenChallenge

3956
11-horas-y-370-km-sobre-el-rodillo-de-entrenamiento-en-un-día-Bienvenidos-al-reto-OliverNaessenChallenge
Laurens De Vreese en Strava

Algunos ciclistas profesionales que se encuentran como todos nosotros intentando entrenar como pueden confinados en sus casas, no se andan con tonterías.

Algunos afortunados como el ciclista belga Oliver Naesen, del equipo AG2R La Mondiale quien a través de su cuenta de Strava lanzó un reto a alguno de sus compañeros denominado #OliverNaessenChallenge, recorrió este mismo miércoles nada más y nada menos que 365 kilómetros por algunas de las carreteras donde suelen transcurrir las clásicas de Bélgica.

En total tardó 12:03:04 pedaleando sobre su bicicleta junto a su compañero Maxim Pirard, lo que les llevó a recorrer los 365,79km más un desnivel de 1302 metros a una velocidad media de 30,4 km/h.

Una brutalidad de tiempo sobre el sillín y de kilómetros recorridos.

Pero como decimos, hay muchos otros compañeros profesionales que no tienen la misma suerte de poder a rodar por la carretera, debido a las restricciones de movilidad por la epidemia del coronavirus, y se tienen que conformar con sus rodillos de entrenamiento en casa.

Tal es es el caso del ciclista del equipo Astana Laurens De Vreese. Al ver la hazaña conseguida de Naesen y Pinard, se unió al reto de #OliverNaessenChallenge sobre su rodillo Zwift de realidad virtual.

Y no solo consiguió realizar el reto, sino que lo llegó a superar sin salir de su casa

Los datos de De Vreese sobre el rodillo:

  • Kilómetros recorridos: 368,94 km
  • Desnivel acumulado: 4.526 m
  • Tiempo pedaleo: 11 horas 6 minutos
  • Velocidad media: 33,2 km/h
  • Calorías quemadas: 9000 kcal.
  • Potencia media: 212W
  • Velocidad máxima: 59 km/h
  • Cadencia media: 87 ppm
  • Ritmo cardíaco máximo: 178 ppm

Ahora vas y lo cascas Oliver Naesen.

No sabemos como se le habrá quedado el culo, las piernas y la cabeza. Esperemos que al menos lo pudiese realizar en el balcón o el jardín de casa.

¿Es una auténtica burrada, no crees?