Video – Test nueva GT Sensor Carbon Pro 27.5

Totalmente rediseñada y adaptada a los cambios, la nueva GT Sensor ha sido pensada para rodar y rodar por la montaña sin importar la dificultad del camino o sendero. No podríamos opinar que sube mejor que baja, o viceversa, por que su geometría y sus 130mm de recorrido la convierten en una «todo uso» de montaña que podremos exprimir llaneando, subiendo y como no, bajando. Os dejamos con un pequeño video donde podrás ver de lo que es capaz la nueva Sensor de GT:

La GT Sensor la podremos encontrar en tres modelos con cuadro de carbono y dos en versión aluminio, junto con una edición especial de Hans Rey, también con cuadro de aluminio. Nos centraremos en el modelo Carbon Pro, que es el que puedes ver en el video y las fotografías.

gt_sensor_carbon_27_4

El principal cambio respecto a versiones anteriores es el rediseño total del sistema de suspensión trasera de la Sensor. El nuevo sistema se denomina AOS (Angle Optimized Suspension) y gira en torno a una nueva pieza de aluminio forjado llamada Path Link que alberga el eje de pedalier, anclaje del amortiguador y también el de las vainas. Para simplificar la explicación, el Path Link se encarga de que la tensión de la cadena sea siempre la misma cuando la suspensión se activa, desplazando el eje de pedalier en la misma dirección que la rueda trasera y evitando los molestos tirones de cadena y la perdida de tracción al pedalear. Es bastante simple a pesar de la complejidad visual.

gt_sensor_carbon_275

El anclaje de las vainas se encuentra ahora por debajo del pedalier, quedando por encima del desviador el de los tirantes y creando un triangulo trasero compacto y bajo, aunque el punto principal de giro, la unión de los tirantes con el triangulo principal, se encuentra bastante más alto de lo normal. Esto es debido a que los ingenieros de GT creen que la curva que describe la rueda trasera al accionarse la suspensión, mejora la absorción de impactos, y aunque esto perjudique a los tirones de cadena al pedalear, el sistema AOS y su Path Link los minimiza. El amortiguador se sitúa en una posición también bastante baja y en posición horizontal, a la altura del desviador y atravesando el tuvo vertical, que se ensancha en esta zona.

gt_sensor_carbon_27_3

El cuadro de carbono FOC Ultra está construido con mimo. Sus tubos pasan de las formas circulares a ovaladas de forma suave y con algunas secciones rectangulares redondeadas de gran tamaño, como los tirantes. Una pipa de dirección tapered robusta con dirección integrada se encarga de mejorar la rigidez del tren delantero, comandado por una horquilla FOX Float con barras de 32mm. En este aspecto y para el tipo de ciclista que está enfocada la bici, puede que parezcan un tanto escasos esos 32mm, y quizás hubiese sido más acertado montar la Sensor con barras de 34mm, aunque sobre el terreno, no hemos echado falta de rigidez ni perdida de control en situaciones críticas en el tren delantero.

gt_sensor_carbon_27_2

El guiado de cables es externo y bastante limpio, hasta llegar a la caja de pedalier, desde donde se distribuyen cuidadosamente a cada componente. Es un tanto lioso ver tanto cable junto, pero la solución aportada por GT es funcional. El cable de la tija telescópica va guiado internamente por el tubo vertical. La parte final del cable del desviador lleva un pequeño tubito de acero, similar al tubo usado en los antiguos V-Brake para evitar que la camisa se dañe con la curvatura, y el cable del cambio trasero va guiado desde el pedalier hasta su destino por el interior de la vaina.

gt_sensor_carbon_27_5

El montaje de la Sensor Carbon Pro está a la altura de su cuadro. Comenzando por las ruedas e-thirteen+ 650b, pensadas para un uso agresivo y con una resistencia y rigidez a la altura de lo que se espera para esta bici. No las ponemos ningún pero, incluso el sonido de avispa cabreada de su buje trasero nos ha gustado. Ambos bujes se unen a la bici mediante dos ejes pasantes, siendo de 15mm en la horquilla y de 12mm en la rueda trasera.

gt_sensor_carbon_27_6

El grupo es una mezcla de Shimano Deore XT en manetas y cambios, junto con unas bielas Race Face Turbine 42/32/22 de triple plato que simplemente funcionan a la perfección y una bonita cadena de color dorado KMC. A estas alturas, y con las pretensiones de una bici así, creemos que la elección del triple plato no es muy acertada, aunque claro está, todo depende del uso que vayamos a dar a la bici, aunque por su geometría y sistema de suspensión, el triple plato garantiza un mejor funcionamiento. Aun así, una combinación de 2×10 más un pequeño guía cadenas creemos que hubiese sido la elección de la mayoría de usuarios.

gt_sensor_carbon_27_8

La elección de la potencia si es la más acertada a nuestro gusto. Los 80mm de la potencia Thomson Elite junto con el manillar Race Face Turbine de 740mm de longitud nos permite controlar la bici con firmeza y con el nervio necesario para llevarla por donde nosotros deseemos, además de adoptar una postura bastante cómoda sobre la bici.

Como hemos mencionado, los modelos superiores de la Sensor, como esta Carbon Pro, llevan montada de serie tija telescópica, en este caso una RockShox Reverb Stealth con mando remoto en el manillar. Gran acierto por parte de GT. Aunque el coste final de la bici suba, el invento de la tija telescópica debería de ser un estándar para la mayoría de bicis del mercado. Las ventajas que aporta llevarla, bien lo merece.

gt_sensor_carbon_27_9

Las suspensiones, la horquilla montada es la FOX Float con barras de 32mm, algo justas pero realmente funcionales. Sus 130mm de recorrido pueden ser regulados con el sistema CTD de fox, con tres posiciones de precarga, siendo la mas «dura» casi el bloque total. En la rueda trasera, el amortiguador también corre a cargo de FOX, con su modelo Float también con CTD (climb, trail, descent / subida, llaneo y bajada). Ambas suspensiones poseen un tacto muy muy suave, sobre todo la horquilla. A parte de las tres posiciones del CTD mediante un dial, podemos regular el rebote y la compresión en ambas suspensiones.

gt_sensor_carbon_275_geometria

La altura del pedalier es bastante baja, y hay que andarse con cuidado de no dar con los pedales en las zonas complicadas con piedras o raíces, aunque la nueva geometría adoptada por la nueva Sensor, permite que este centro de gravedad más bajo beneficie en su conducción ganando en estabilidad y paso por curva.

Sin duda la Sensor 2014 de GT es una bici pensada para aquellos ciclistas que les gusta pedalear y poder exprimir las sensaciones sea cual sea el tipo de camino, subiendo o bajando.

gt_sensor_carbon_27_7

Más información en www.gtbicycles.com

Video: Mario Cranks
Fotos: Stefy Gutovska
Rider: Juan Angel Triguero

Comments are closed.