Vídeo: 20 meses de cárcel por atropellar a un ciclista y huir

atropello a un ciclista

El conductor de un BMW perdió el control de su vehículo invadiendo el carril contrario, atropello y lanzó por los aires a un ciclista al que dejó gravemente herido en la carretera. Tras el atropello aceleró y huyó dejando a su suerte al malherido ciclista.

EL 21 de julio Josh Dey, de 22 años iba de camino a la facultad de medicina en bicicleta por la ciudad de Londres.

En una carretera aparentemente sin peligro de repente apareció en su camino un BMW a gran velocidad e impactaba contra el ciclista de forma brutal lanzándolo por los aires como si fuese un muñeco.

El brutal impacto provocó al ciclista lesiones cerebrales, rotura de la nariz y una lesión de rodilla que le acompañará toda la vida debido a que el ligamento está completamente desgarrado.

Además el estudiante de medicina ha tenido que repetir de nuevo con el cuarto curso de su carrera universitaria debido a los daños cognitivos que ha sufrido.

El conductor del vehículo que invadió el carril contrario, lejos de parar a ayudar, aceleró huyendo del lugar del accidente.

Según informa el portal courtnewsuk.co.uk, durante el juicio que se acaba de celebrar el conductor declaró que fue un accidente debido a que se despisto por culpa de la discusión que mantenía con su acompañante que se encontraba bajo los efectos del alcohol.

Esta distracción ocasionó que perdiera el control del vehículo y no se percatara que había invadido el carril contrario.

Sobre el estado del conductor no se hace mención si podía ir borracho al volante, dado que huyó de la escena y no se puede saber o asegurar si al igual que su acompañante, también podría haber estado bajo los efectos del alcohol o drogas.

Ante la declaración del conductor sobre lo sucedido el juez añadió «Uno podría haber esperado entonces que un ser humano normal y decente se detuviera en ese momento»

El conductor admitió todos los cargos que se le imputaban por causa de lesiones debido a una conducción peligrosa, omisión de socorro al ciclista que había atropello y por no avisar a la policía de lo sucedido.

Finalmente el juez le sentenció a 20 meses de cárcel, se le retiró el carnet de conducir durante dos años y diez meses y por último se emitió una orden por la que el BMW quedaba confiscado.