Un repartidor en bicicleta de Glovo muere atropellado en Barcelona

Un repartidor en bicicleta de la empresa Glovo ha fallecido la pasada madrugada en Barcelona a causa del atropello sufrido por parte de un vehículo de limpieza.

muere-atropellado-trabajador-ciclista-glovo-barcelona-repartidor

Precariedad y explotación laboral en España. De nuevo un ciclista, un repartidor en bicicleta de comida a domicilio. Uno más. Una persona menos.

Los hechos ocurrieron en la Gran Vía de Barcelona, en concreto a las 23:15 horas en la esquina con la calle Balmes.

Un camión de los servicios de limpieza de la Ciudad Condal arrolló mortalmente a un joven de 22 años, trabajador de la empresa de reparto a domicilio Glovo.

Murió prácticamente en el acto. Los servicios sanitarios desplazados al lugar del accidente no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Llevaba cuatro meses en Barcelona, trabajaba de Lunes a Lunes, por cuatro euros la hora.

Hoy, los trabajadores de Glovo se han reunido frente a la sede de la empresa en Barcelona. Bicicletas cortando la carretera, protestas silenciosas, quemas de mochilas Glovo y muchos gritos de «explotadores».

Varias asociaciones ya venían advirtiendo que esto pasaría tarde o temprano. Jornadas de trabajo interminables, largas distancias cargados, salarios de risa.

El ciclista urbano fallecido era extranjero, de origen nepalí. El colectivo de trabajadores de Glovo denuncia que las condiciones de trabajo son diferentes para ellos. Muchos no tiene papeles, ni si quiera están dados de alta. Se consideran a si mismos los nuevos esclavos del siglo XXI.

Llevaba cuatro meses en Barcelona, trabajaba de Lunes a Lunes, por cuatro euros la hora.

Por el momento se ha abierto una investigación sobre el accidente. Si la cosa se tuerce, si el trabajador fallecido no contaba con papeles en regla, con contrato, o era otra persona la que facturaba por el llevándose una comisión, arderán muchas más mochilas de Glovo.

Pizzas, hamburguesas, comida china, kebaps, bocadillos, etc. Si hay trabajo alguien lo tiene que hacer, sea la hora que sea, el cliente siempre tiene la razón. El cliente manda.

Estas empresas ya llevan algún tiempo funcionando en las grandes urbes españolas. Ahora es el turno de las bicicletas de carga, que han venido para quedarse.

Según algunos datos publicados, el contador de muertes por atropello a ciclistas en Barcelona va por 9, otras fuentes hablan de 7 en lo que va de año 2019.

Mañana Lunes hay de nuevo una movilización frente al edificio de Glovo en Barcelona. Los ciclistas de Glovo de Madrid también se han sumado a las protestas.,

La cuarta revolución industrial no debe pasar por más muertes, ni por más trabajadores ciclistas muertos, pero todo apunta, a que este tipo de trabajos precarios de nueva generación, va a ir en aumento en los próximos años, sobre todo en las grandes ciudades.

Adaptarse o morir decían. Pero de esta manera no, así no.