Ruta: Ascenso en BTT al Aizkorri

6-Ascenso en BTT al Aizkorri cumbre

El pasado domingo 11 de octubre, aprovechando los días de viento sur intentamos un reto que llevamos aplazando desde el verano: Coronar el Aizkorri con la bicicleta de montaña.

En un principio íbamos a acudir a la clásica BTT de Zurbano, pero viendo que el viento sur mantenía totalmente limpia la zona del Aizkorri, decidimos aventurarnos a última hora.

El track no lo tenía preparado, así que el mismo domingo, a las 06:30 am me lié con el Trackmaker y uní varias opciones hasta obtener un track aproximado, en el cual ascenderíamos a Elgea desde donde nos acercaríamos a Urbia y de ahí…ya se vería. El descenso lo marcamos por la famosa cuesta de petroleros hasta Zalduondo.

1 Ascenso en BTT al Aizkorri recorrido

Con cierta incertidumbre pero bastante animados, pusimos rumbo al pueblo de Larrea, desde donde se asciende hasta los molinos de la Sierra de Elgea.

En el alto de Elgea hay puestos palomeros y casualmente estaban ocupados por cazadores, así que con bastante miedo cruzamos por delante, mientras se dedicaban a pegar tiros a todo bicho viviente que pasaba volando por allí.

2-Ascenso en BTT al Aizkorri

Después de mucho sube-baja, dejamos la pista de servicio de los molinos y comenzó la parte divertida. Un camino que alternaba pista y monte  a partes iguales, nos llevó hasta las famosas Campas de Urbia.

Frente a nosotros se nos mostraba la Sierra de Aizkorri en todo su esplendor. La vista era tan impresionante que nos detuvimos unos minutos para contemplarla en toda su magnitud.

3-Ascenso en BTT al Aizkorri sierra elgea

Sin tener un plan muy claro de ascenso nos acercamos por la pista hasta el famoso bar de Urbia, donde ponen unos huevos con chorizo de los que levantan la boina, aunque no era el día ni el momento mas indicado para semejante almuerzo.

La ruta de ascenso clásica nos pareció demasiado vertical cómo para afrontarla de manera directa en bici, así que intentamos ganar altura atacando la montaña por la loma de la izquierda, bajo el Arbelaitz. Después de una paliza, en la cual tuvimos que subir haciendo zig-zag por lo vertical de la cuesta, nos entró un pequeño bajón al ver que debíamos perder la mitad de lo escalado, ya que la unión por la parte superior no es posible sin descender.

4-Ascenso en BTT al Aizkorri cruce

Poco a poco nos acercamos a la vía de ascenso clásica, en la cual debimos cargar con las bicis y escalar la famosa vertical.

Mientras ascendíamos hicimos chistes diciendo que éramos como los famosos bikers que escalan los Dolomitas y luego descienden desafiando a la lógica y el sentido común.

En uno de los cruces, un matrimonio nos preguntó a ver porque hacíamos eso. La respuesta fue clara, porque todo el mundo nos ha dicho que no se podía. Después de dejarnos claro que no teníamos los tornillos en su sitio, nos despedimos y seguimos con nuestro lento penar.

5-Ascenso en BTT al Aizkorri porteando

Una vez superada la primera parte, hubo algunos tramos de  50 m en los que se podía ir montado. Fue en uno de esos senderos donde me golpeó el pedal en una roca y me fui ladera abajo. Tuve mucha suerte al poder rodar y quedar nuevamente en pie, ya que la ladera es muy vertical y culmina con un pequeño salto al vacío de 200 metros.

Recompuestos del susto, proseguimos con la labor para la que nos habíamos levantado ese día.

El duro deambular por los estrechos pasos de roca, alejó de nuestras mentes las imágenes de los bikers Dolomíticos y nos vinieron las de las películas clásicas de Tarzán en las que algún pobre porteador caía ladera abajo.

La gente alucinaba al ver a dos tíos acarreando unas bicicletas por aquellos pasos de montaña y con zapatillas rígidas de XC, así que nos sacaron cantidad de fotos y algún video que otro, para poder demostrar después que lo que vieron era cierto.

Alternando tramos de porteo y ciclando pasamos a escasos metros de las cimas del Aitxuri y Aketegi, llegando finalmente a la ansiada cumbre.

6-Ascenso en BTT al Aizkorri cumbre

Con más gente que en la Gran Vía, conseguimos hacernos un hueco y coronar los 1528 m del  Aizkorri con las bicis. Después de que un grupo de montañeros se hiciera unas fotos con nuestras monturas, bajamos al refugio y ermita del Santo Cristo para arreglar el pinchazo que tenía en la rueda trasera. La cámara de recambio también estaba pinchada, y a causa del fuerte viento que hacía en la cumbre, no conseguimos encontrar el agujero para poder repararlo, así que de esa guisa, hinchamos la rueda todo lo que pudimos y comenzamos el descenso, pero esta vez hacia el Aitzonto (1450m).

Tal vez un profesional del downhill sería capaz de bajar montado por ahí, pero nosotros hicimos gran parte andando. De hecho, Jorge que tiene bastante práctica, se aventuró en algún tramo y salió por encima de la bici en una ocasión. Cuando la cuesta se “relajó” un poco, volvimos montar, llegando a las campas de Urbia.

Siguiendo con el track marcado, descendimos por “petroleros” hacia Zalduondo, donde llenamos el CamelBak y volvimos a meter presión a la pobre rueda trasera.

Después de 8 horas de aventura llegamos a Alegría-Dulantzi, dando por finalizado el reto personal de este 2014.

Si no he conseguido quitarte la idea de la cabeza, puedes descargarte los tracks de los siguientes links:

Ibilbideak

Wikiloc

Raúl Alvarado