ROTOR SIERRA NORTE, el amor al ciclismo a 23 km/h de media sobre nuestras bicicletas

ROTOR SIERRA NORTE MEDIO FONDO Y GRAN FONDO

La marcha ciclista Rotor Sierra Norte ha servido como excusa para que tres buenos amigos, amantes del ciclismo se unan de nuevo para montar en bicicleta de carretera en uno de los entorno más bonitos que existen en la Comunidad de Madrid, La Sierra del Rincón .

Nos lo hemos pasado en grande en la Rotor Sierra Norte, entre otras cosas gracias al nuevo recorrido planteado por la organización, gracias al cual uno de nosotros pudo hacer la Gran Fondo y los otros dos la Medio Fondo, lo mejor de todo es que pudimos de forma sencilla coincidir en un avituallamiento antes de la ascensión al Puerto de la Puebla y así disfrutar los tres de nuestra pasión de dar pedales en sitios bonitos, ponernos hasta el culo en los avituallamientos y echar algunas risas, bueno muchas risas.

llegada en buitrago de lozoya en la rotor sierra norte

ROTOR SIERRA NORTE MEDIO FONDO 2019 por Alex García Ros

Auténtica fiesta del ciclismo la que vivimos el pasado 9 de Junio en Buitrago de Lozoya. La que ya se ha convertido en una de las referencias tanto en la zona centro como a nivel nacional, en lo que a pruebas cicloturistas se refiere, celebraba una nueva edición.

Y si ha conseguido erigirse como una de las pruebas de referencia es gracias a un recorrido espectacular como a una organización que cuida el detalle para que la experiencia sea altamente satisfactoria. Cada vez cuesta más sacar adelante pruebas como esta y escasas fechas antes nos encontrábamos que tras una reunión con la D.G.T. , esta obligaba a alterar los recorridos inicialmente previstos.

salida buitrago de lozoya rotor sierra norte

El cambio en el recorrido de Gran Fondo, en mi opinión ganó con este cambio, y los participantes de la Medio Fondo vimos acortado en 14 kilómetros el recorrido inicial. Pero creedme, los casi 90 kilómetros y más de 1.500 metros positivos que afrontamos, no dejaron a nadie indiferente.

A las 10 de la mañana estaba programada nuestra salida, ambiente espectacular en el campo de fútbol con una nube de ciclistas que rodeaba a un ilustre participante, nada menos que Miguel Induráin compartió el recorrido con los cicloturistas que allí nos encontrábamos.

Con un recorrido nunca cómodo del todo, bastante rompe piernas, el plato fuerte del día era la ascensión al puerto de la Puebla de la Sierra.

Sin duda alguna la Sierra del Rincón, catalogada como Reserva de la Biosfera es un entorno que sorprendió gratamente a aquellos que aún no la habían descubierto. Un paraíso dentro de Madrid, ideal para la práctica de nuestro deporte que bien merece ser conocido. Un primer avituallamiento unos kilómetros antes del puerto nos servía para reponer fuerzas y enfrentarnos a tan bonita ascensión.

A pie de puerto las piernas ya llegaban tocadas por un terreno duro con unas vistas impresionantes. En este punto nos intercalábamos participantes del recorrido medio fondo con los del recorrido largo de la prueba. Al ser tramo cronometrado, en la ascensión veíamos a los más competitivos apretar los dientes para conseguir rebajarle segundos al cronómetro.

El entorno, el desnivel que hay que salvar o sus características horquillas, hacen del puerto de La Puebla un auténtico tesoro ciclista. Tras su ascensión, un terreno más rápido y divertido nos llevaba a la última parte, más rompepiernas y con algo de viento en contra.

Esto, unido a que cada vez los grupos de ciclistas eran más dispersos, nos obligaba a rodar en pequeños grupos e incluso en solitario, imprimiendo un punto más de dureza. Pero, que sería de nuestro deporte sin sufrir sobre la bici. Así las cosas, llegados a un nuevo paso por espectacular Presa de El Villar, tocaba apretar los dientes hasta llegar a Mangirón y por fin alcanzar la meta en la localidad de Buitrago del Lozoya.

rotor sierra norte

De nuevo el campo de fútbol era testigo de la llegada de centenares de ciclistas, esta vez con gesto de desgaste en el rostro pero también con la sonrisa de satisfacción que se te queda al conseguir una nueva meta, un nuevo objetivo. Allí, y disfrutando de la caldereta, reponiendo fuerzas, era momento de charlas con amigos, con compañeros de kilómetros y sufrimiento, de rememorar momentos.

Allí estábamos los participantes de la Gran Fondo, del recorrido de Medio Fondo, familiares, organización… Y es que amigos, este, nuestro deporte es tan grande que es capaz de unirnos con un fin común, el amor al ciclismo. Aquellos que rodaron a medias de 30 km/h, los que apenas superaron los 20, todos los allí presentes  nos llevábamos en la piel una jornada más de eso que tanto amamos, CICLISMO. Enhorabuena a la organización y a todos los participantes. Ya queda un día menos para la Rotor Sierra Norte 2020, allí nos veremos

ROTOR SIERRA NORTE GRAN FONDO 2019 por Ángel Escalera

Siempre que hablamos de puertos y ciclismo en la Comunidad de Madrid pensamos en los míticos Morcuera, Cotos, Canencia…. Hay otros menos conocidos situados en la Sierra del Rincón, en el área más septentrional de la comunidad, que no por ello dejan de ser exigentes y, además, el paisaje hace que la experiencia de recorrerlos sea inolvidable.

salida de la rotor sierra norte gran fondo

La marcha ciclodeportiva Rotor Sierra Norte by Santander discurre por toda la zona con un recorrido tan bello como exigente.

Este año he participado en la marcha de gran fondo, de 143 km y 2835 metros de desnivel positivo acumulado. La experiencia ha sido inmejorable, la organización perfecta, gran cantidad de personal volcado en que todo saliese bien, avituallamientos muy buenos y con gente preocupada de que les llegase a todos, no sólo a los primeros como pasa alguna vez.

La salida se dió pasadas las 8:00 del domingo 9 de Junio, desde el campo de fútbol de la madrileña localidad de Buitrago de Lozoya, desde allí nos dirigimos hacia el norte y fuimos ganando altura por una carretera con continuos sube y baja hasta que llegamos a la primera dificultad del día, el alto de Campadales, que hace que empecemos a entrar en calor. Hacemos cumbre en el kilómetro 16, y después del descenso empezamos a ascender enseguida otra vez para encarar el Puerto del Cardoso y terminar a 1358 metros de altura en el kilómetro 27 de la marcha. En todo este recorrido no he sido capaz de meterme en ningún grupo para intentar colaborar y poder hacer el recorrido de una forma más llevadera, pero también es verdad que no vi grandes pelotones, seguramente debido a lo accidentado del terreno, sin ningún tramo llano, o vas para arriba o vas para abajo. En el descenso del puerto está situado el primer avituallamiento, en el cual no paro, llevo agua suficiente y no necesito comer nada de momento, por lo que decido continuar. Según terminamos de bajar empezamos a subir el puerto de La Hiruela, algo más duro, pero de gran belleza, con unos paisajes realmente preciosos que hacen que la subida sea un poco más llevadera.

Desde la cima del puerto bajaremos hacia Prádena del Rincón. En medio de esta larguísima bajada está el segundo avituallamiento, en el que si decido parar a rellenar los bidones de agua y a comer algo de fruta.

Los avituallamientos merecen un comentario aparte, estaban muy bien organizados, no sólo por lo que podías comer (sándwiches de nocilla, mixtos, empanada, algún bollo, sandía, plátano….) había una zona destinada para poder dejar las bicis colgadas, también se habían instalado cuartos de baño,  en otra zona estaba instalada una gran carpa para poder estar a la sombra, y en algunos de ellos teníamos a nuestra disposición un punto de asistencia técnica. Sé que éste suele ser un apartado muy controvertido y que nunca llueve a gusto de todos, pero desde mi punto de vista me parecieron unos avituallamientos bastante buenos.

Después de la breve pausa continúo, y seguimos descendiendo (salvo algún repecho, cortos pero que hace que las piernas empiecen a resentirse), atravesamos la presa de Puentes Viejas por su carretera adoquinada y llegamos a la localidad de Manjirón y giramos hacia la izquierda. A partir de este punto nos juntamos con los que han decidido hacer la marcha corta, la cual salía dos hora más tarde, esto hizo que todos los participantes llegasen más o menos a la misma hora.

avituallamiento rotor sierra norte

Continuamos bajando otro poco más hasta que pasamos por la presa del embalse del Villar, en ese momento la carretera se vuelve a ir empinando poco a poco, justo antes de entrar en la localidad de Robledillo de la Jara giramos a la derecha. En ese mismo punto vemos un cartel que nos indica que la cima del Puerto de La Puebla se encuentra a 27 kilómetros de distancia y es donde empieza lo más duro de la ruta, tanto por los desniveles que nos vamos a encontrar a partir de ahora como por el cansancio que se va acumulando en las piernas. En ese momento en el que giramos empezamos a subir el Alto de La Fragüela, no es muy largo, pero tiene un desnivel que hace que se agarre muchísimo, vi a gente echando pie a tierra en este punto.

Una vez coronado encaramos un falso llano a través de un precioso pinar, en el momento que salimos de él se nos abre ante nuestros ojos un paisaje maravilloso y de la montaña que vamos a tener que subir acto seguido, se distingue perfectamente la carretera por donde vamos a tener que escalar en escasos minutos, aunque antes hay que afrontar un descenso en el que hay que poner todos nuestros sentidos en alerta, tanto por el firme (muy ondulado y con gravilla) como por las curvas. En el momento que empezamos a ascender podemos ver si miramos hacia la derecha la carretera por la que hemos bajado y la cantidad de ciclistas que están disfrutando del descenso antes de enfrentarse a esta nueva subida, que nos recibe con un cartel avisándonos de que la pendiente máxima será del 14%.

En el momento que pasamos lo más duro y empezamos a llanear nos recibe el penúltimo avituallamiento del día. Paro a por agua y a comer algo para poder afrontar lo que me queda, unos 55 kilómetros. En este punto coincido con los compañeros que han decidido hacer la marcha corta y reemprendemos la marcha juntos.

ascensión puerto de sierra de la puebla en la rotor sierra norte

Nos encaminamos todos hacia la localidad de Puebla de la Sierra, donde está marcado el ascenso al último puerto del día, el más largo y duro de la jornada, El Puerto de la Puebla. Aunque el inicio esté marcado a la salida del pueblo, desde unos cuantos kilómetros antes ya estamos subiendo.

El ascenso a este puerto fue cronometrado. Pasamos por encima de las almohadillas de control y subimos a buen ritmo, pero sin obsesionarnos con el tiempo, disfrutando de la ascensión, del paisaje y de una buena conversación siempre que se podía hablar.

Superamos las revueltas que caracterizan este puerto y en la recta final mis piernas ya me van avisando de que no están para grandes excesos. En ese punto ya llevaba más de 100 km y y había superado casi todo el desnivel positivo de la marcha.

Después de un rápido descenso por buena carretera y sin complicaciones llegamos al último de los avituallamientos, en el kilómetro 116, a menos de 30 de meta. Esta zona ya la hemos recorrido antes, cuando hemos bajado del puerto de la Hiruela, el avituallamiento es el mismo que antes hemos pasado cuando llevábamos unos 59 kilómetros de marcha.

Seguimos bajando y continuamos por una carretera que atraviesa las localidades de Paredes de Buitrago, Serrada de la Fuente y Berzosa del Lozoya para desembocar otra vez en Robledillo de la Jara y, desde ese punto deshacer lo andado hasta llegar a Buitrago de Lozoya. En este tramo nos encontramos con varias trampas que se hacen bastante duras debido a lo que ya llevo encima, lo que había bajado unas horas antes para cruzar la presa del Villar ahora toca subirlo, al igual que atravesar el pueblo de Manjirón. Pero el saber que la meta está tan cerca hace que saque fuerzas y olvide por un rato el dolor de piernas.

llegada a meta en la rotor sierra norte

Y algo más de seis horas después llego junto a mis compañeros a la meta, en el mismo campo de fútbol desde el que hemos salido esta mañana. Donde nos espera una Caldereta para comer, de la que damos cuenta de sentados sobre el césped artificial del campo recordando la que ha sido una gran mañana de ciclismo gracias a una marcha bien organizada, donde se ve que no se han dejado cosas al azahar y con un recorrido que, si bien es más corto que en otras ediciones, no desmerece en absoluto.

Con una dureza justa, un entorno paisajístico digno de ver y una gran organización, la Rotor Sierra Norte by Santander es una marcha que deja un gran sabor de boca, el año que viene habrá que repetirla.