Mi Rally-Maratón Extreme Bardenas 2019 – La aventura del desierto

22 Extreme Bardenas 2019

El pasado 30 de junio, bajo alerta por altas temperaturas nos acercamos a la localidad navarra de Arguedas para responder a la llamada del desierto y participar en la prueba Rally-Maratón Extreme Bardenas.

Después de haber sufrido un soponcio el 1 de junio en la Euskadi Extrem, pese a que mi analítica ya era normal y los entrenos buenos, reconozco que acudí a Arguedas con algo de miedo ya que según el médico que me atendió en la UCI aquel día, me dijo que si en un plazo inferior a 3 meses me sometía a un esfuerzo similar, podría incluso palmar y claro, la idea de ir al desierto, a correr una prueba en bici de montaña, en plena ola de calor… no sonaba muy inteligente, pero bueno, no se nos conoce por darle demasiadas vueltas a las cosas así que, sin pensarlo demasiado salimos para Arguedas.

22 Extreme Bardenas 2019

Después de subsanar un problema con la rueda delantera, nos pusimos casi al final del inmenso pelotón formado por casi 1200 bikers y a golpe de cohete, a las 8:30am en punto se dio inicio a la que sería la 22ª edición de la Extreme Bardenas.

En esta prueba me suele gustar dar el 100% y cubrir el recorrido en el menor tiempo posible, ya que el formato poco técnico y tendido me favorece, pero mi compañero, Jose Manuel (MA), no me dejó y me obligó a ir un par de puntitos por debajo de lo que me hubiera gustado. Se ve que me tiene algo de aprecio y no me quiere ver palmar…jajaja.

22 Extreme Bardenas 2019

Atravesamos Arguedas, llegamos a Valtierra y de ahí hacia la Ermita del Yugo por «Cuesta Gallonga», una subida lo bastante amplia y tendida como para permitir pedalear sin problemas ni atascos al pelotón.

La temperatura todavía no era muy alta, así que negocié con mi compi la velocidad de carrera y aceptó ir más rápido en las primeras horas para poder relajarnos cuando Lorenzo nos quisiera castigar.

En poco más de 1h llegamos al primer avituallamiento apostado en la zona denominada «Casinos» (km33). Paramos, cambiamos el agua al botellín, comimos algo de fruta y seguimos con lo nuestro.

22 Extreme Bardenas 2019

Íbamos a un ritmo bastante bueno, rodando a una media de 27km/h pero al llegar al Castil-detierra, paramos. ¿Cómo no vamos a parar para hacernos una foto en el monumento más representativo de las Bardenas?… al fin y al cabo, estamos en esto para divertirnos y hacer «el turista», siempre entra en nuestros planes.

Mientras rodábamos por la zona de «El Caldero», una suave brisa nos acompañaba, haciendo más llevaderos los 35ºC que nos estaban zurrando y no fue hasta el kilómetro 62, más concretamente en el avituallamiento de «el Paso», cuando paramos y fuimos conscientes del mazazo. 

Al ver que se estaba mejor en marcha que parados, comimos, bebimos, repusimos líquido y sin mucha demora nos pusimos en marcha de nuevo.

22 Extreme Bardenas 2019

Lorenzo ya nos estaba regalando unos bonitos 37ºC y mi compañero empezaba a acusar el ritmo que le estaba imponiendo, así que volvimos al modo «ECO» y enfrentarnos más cómodos a la «Bajada de las Yeguas». Irónico el nombre, ya que siempre lo hacemos en subida, nunca en bajada.

Esa zona está bastante resguardada del viento y además tiene una pendiente larguita por lo que el sentido común gritaba ¡precaución y contención!.

Superada la tachuela del infierno pusimos rumbo por la meseta hasta el avituallamiento situado en «El Plano» (km79).

22 Extreme Bardenas 2019

Cubrir este tramo nos había llevado una horita, pero tampoco quise achuchar a MA ni que me diese un jamacuco por la tontería.

En el recorrido original íbamos hacia Visos de Landazuría y Cabezo La Junta, pero ante el aumento de las temperaturas la organización metió el cuchillo al recorrido y nos llevó en línea recta hasta el «Trillo».

Al llegar a la zona prevista para realizar el corte de las 13:00 nos dimos un pequeño susto, ya que vimos que andaban desviando a gente, pero no. Ante los casi 40ºC que teníamos ya, dieron la opción de recortar a quienes vinieran más tostadillos.

22 Extreme Bardenas 2019

Evidentemente, nosotros seguimos por el track original y a las 13:00 llegamos al avituallamiento apostado poco antes de la temida Subida del Yugo.

Nos hidratamos, quitamos algo de tensión a las piernas y nos lanzamos a lo que para mí, son los 900m más emotivos de todas las pruebas a las que suelo asistir: la subida a la Virgen del Yugo.

Cantidad de gente apostada a ambos lados del camino, dando ánimos a todos los participantes, echándonos agua o incluso empujando a quienes les fallan las fuerzas lo convierten en una experiencia muy emotiva que se te queda grabada en el recuerdo para siempre.

22 Extreme Bardenas 2019

Coronado el alto, poco más que decir. Subidita por una zona de olivares y luego descenso a fuego por una pista rodeada de un entorno muy guapo para volver a cruzar el arco de salida pero en dirección opuesta.

Con un tiempo total de 5h (4h16m en marcha), cubrimos el recorrido propuesto por la organización para la 22 Extreme Bardenas 2019.

Al llegar, nos lavaron las bicis, nos duchamos, comimos y fuimos a relajar tensión a las piscinas municipales. Sinceramente, no se puede pedir más.

22 Extreme Bardenas 2019

Además de agradecer a la organización el que nos hayan invitado un año más para cubrir el evento, quisiera dar mi más sincera enhorabuena ya que consiguieron encauzar de una manera muy profesional y efectiva la prueba bajo unas condiciones muy, muy complicadas.

Vosotros y vosotras nos sé como lo veréis, pero nosotros ya estamos con la cuenta atrás para la siguiente edición de la Extreme Bardenas. Nos vemos en el desierto!!!