Mécanica de batalla: Reparar cubierta rajada

CUBIERTA-RAJADA-1
A veces sucede que aun llevando la mejor cubierta del mercado, al rodar por zonas donde abundan las rocas con filos cortantes (pizarra por ejemplo) terminen por pegarle un tajo a nuestra cubierta y provoque que la cámara se salga por esta abertura y estalle, o bien que directamente el tajo haya cortado también la cámara.

El problema es importante, porque aunque pongamos otra cámara de nuevo nos encontraremos el mismo problema, al inflarla y ponernos a rodar, con el aumento de la presión terminará por salirse por la raja y  reventar.

Lo mismo sucede si llevamos líquido antipinchazos, si la raja es lo suficientemente grande, el líquido no podrá sellar la abertura y se escapara todo el aire. La solución que os proponemos es bastante sencilla.

CUBIERTA-RAJADA-2

:: PRIMER PASO – Cortar la válvula

En primer lugar debemos sacar la cámara pinchada, y procederemos a cortarla por la zona de la válvula para quitarla. Si somos buenos bikers llevaremos una llave multiusos que albergue una navaja, si sois como nosotros tendréis que tirar del manual de supervivencia, en este caso como la zona esta plagada de lajas de pizarra muy cortantes, cogemos un trozo a modo de cuchillo y cortamos la cámara si ningún problema. Quitamos la válvula y no la guardamos en el bolsillo ¡¡No tirar basura por favor!!

CUBIERTA-RAJADA-3

:: SEGUNDO PASO – Colocar la cámara pinchada

El siguiente paso es colocar esta cámara pinchada dentro de la cubierta para que quede ajustada a la parte posterior de la banda de rodadura de la cubierta, acto seguido cogemos la cámara nueva y la ponemos como siempre inflándola un poco . Colocamos todo el conjunto de tal forma que la cámara pinchada este bien situada entre la cámara buena y la cubierta, asegurándonos de que tapa correctamente la raja .

CUBIERTA-RAJADA-4

:: TERCER PASO – Poner la cubierta e inflar

Procedemos a talonar de nuevo la cubierta, la iremos colocando poco a poco asegurándonos de que ambas cámaras quedan bien colocadas, sin pliegues y sin que queden retorcidas. Una vez que este la cubierta bien puesta, procedemos a inflar la rueda. No nos pasaremos con la presión lo justo para que vaya bien, si nos pasamos de presión puede ser que termine por hacerse una raja más gorda. Ni que decir de saltar o hacer el cabra.

CUBIERTA-RAJADA-5

Con esto nos hemos asegurado que la cámara no se salga por la raja y además la cámara pinchada protegerá a la rueda de nuevos cortes o pinchazos. Lo aconsejable en ese momento es dar por finalizada la ruta y volverse para casa, ya que este es un “medio de fortuna” en términos de andar por casa “una ñapa” que nos permitirá rodar unos kilómetros o quizás aguante toda la vida, pero mejor es no fiarse a arriesgarse y complicar aun más la salida.

Esperamos que os sirva de ayuda si algún día os encontráis con este problema.


Dejar respuesta