Loic Bruni logra el doblete en Snowshoe en la final más apretada que se recuerda

Loic Bruni logra el doblete en Snowshoe en la final más apretada que se recuerda
Bartek Wolinski - Red Bull

Las apuestas del Downhill estaban todas a favor del corredor de Descenso en mountain bike francés Loic Bruni, que tras ser el más regular de la temporada y conseguir hasta tres victorias en la Copa del Mundo de DH 2019, además del Campeonato del Mundo de la misma disciplina hace unos días en Mont Sainte Anne, llegaba a Snowshoe, Estados Unidos con el maillot blanco de líder y medio título bajo el brazo.

Pero Snowshoe, pese a parecer el circuito más light de todo el campeonato, escondía entre sus frondosos bosques multitud de secretos que solo los más atrevidos han sabido escucharlos.

Uno de los pesos pesados, el americano Aaron Gwin, que aunque no era uno de los favoritos al no estar aún recuperado 100% de sus lesiones, bajaba de los primeros, ocupando el «asiento caliente» durante un largo tiempo. (madre mía que raro suena eso de asiento caliente y en general los comentaristas latinos que retransmiten las pruebas).

El sudafricano incombustible con más victorias en copa del mundo de DH, Greg Minnaar, parecía que podía conseguir otra victoria más para su extenso currículum, pero no pudo ser esta vez, y las raíces y piedras del circuito se lo pusieron difícil, dejándolo en quinta posición y sexto en la general.

Corredor tras corredor fue bajando, y cada vez estaba más cerca el turno de Bruni y de su gran rival, el vencedor de la pasada temporada, también francés, Amaury Pierron.

Entre medías, pudimos ver grandes actuaciones, como la del local corredor de Trek Bikes Charlie Harrison, que parecía volar hasta conseguir su primer podio en una Copa del Mundo de Descenso, quedando en tercera posición o el australiano Troy Brosnan, eterno tercero, pero de la general.

Pero llegó el turno de Pierron. Literalmente volaba con su bicicleta de descenso, sobre todo cuando más piedras y raíces había en el circuito, parecía flotar sobre ellas.

Con una bajada agresiva y arriesgada como nos tiene acostumbrados llegaba a meta bajando el crono en más de cinco segundos, algo impensable ya que las diferencias al ser un circuito «light» eran mínimas entre los demás corredores.

Así estuvo en el asiento caliente hasta que le tocó el turno al favorito, Loci Bruni. Solo le quedaban dos posibilidades entre un millón para llevarse el campeonato.

Una era quedar entre los tres primeros clasificados si Pierron ganaba la prueba, y otra, que al parecer ni los comentaristas se habían dado cuenta hasta que ocurrió, que el último corredor en bajar, el inglés Danny Hart, ganase la prueba, por lo que Pierron no conseguiría los puntos necesarios para sobrepasar a Bruni.

Bruní hizo una bajada impecable, pero no tan arriesgada como la de Pierrón, y entró en meta en tercera posición. Si Hart le superaba, el título iría para Pierron.

Y bajó Hart, marcando unos tiempos mejores que Bruni, pero peores que Pierrón, por lo que Bruni se veía en cuarta posición y sin su ansiado título.

Pero nadie sabe como, en la zona donde las cámaras no podían captarlo, Danny Hart soltó el freno y entró en meta con más de medio segundo menos que Amaury Pierrón, el corredor estrella de Commencal, que vio como el inglés conseguía no solo la victoria en Snowshoe, si no que le robaba los puntos necesarios para ganar la general del campeonato.

De esta manera, y tras muchos años sin ocurrir, Loic Bruni conseguía el doblete, Maillot arcoíris de Campeón del Mundo y primer clasificado en la general de la Copa del Mundo de Descenso en el mismo año.

La última vez que esto ocurrió fue en el año 2007, cuando el australiano Sam Hill también consiguió el doblete.

Hasta la próxima Copa del Mundo de Descenso en mountain bike 2020.