La hipocresía y la envidia de los comentarios en las redes sociales – El ciclista feliz

la-hipocresia-envidia-redes-sociales-ciclista-feliz-cicloviajero-lactuca-sativa

Lactuca Sativa, es el seudónimo que utiliza este Cicloviajero, un argentino que recorre medio mundo a lomos de su bicicleta con alforjas desde hace varios años. El ciclista felíz le dicen.

A diario, en nuestras propias redes sociales de Iberobike.com, tenemos que intervenir muchos de los comentarios que recibimos. A veces por que son insultos puros y duros, otros por que intentan desinformar sin ni siquiera haber leído el primer párrafo del artículo, y otros tantos, en los que intentamos explicar el por qué de nuestras palabras tras testimonios que poco tienen que ver con el argumento del texto.

Hay comentarios que hay que cogerlos con pinzas

Alguna vez solemos hablar sobre un producto desde un punto muy neutro, pero sin ni si quiera hablar mal del mismo. En estas ocasiones siempre suele haber alguien que se ofenda, ya sea la propia marca del producto, el tendero que vende el mismo y ve peligrar sus ventas, o quien es un fan acérrimo de la propia marca, aunque su nuevo producto sea una barrita energética con sabor a culo.

Después tenemos otro caso más, y estos que he enumerado no son los únicos, pues hay comentarios para cogerlos con pinzas a diario.

En el vídeo que verás más abajo de Lactuca Sativa (el nombre científico de la Lechuga), Cicloviajero que lleva más de cinco años pedaleando con su bicicleta por toda Sudamérica, también tendrás acceso a todos los comentarios de dicho video, ya sean en la plataforma Youtube o el propio Facebook.

Muchos, la gran mayoría, solo se fijan y utilizan el físico del ciclista para crear la gracia fácil o incluso, los hay que se lo toman en serio y escriben críticas de todo tipo: no trabaja, no paga impuestos, no tiene pasaporte, es un tal, es un cual, etc etc…

Y es aquí donde resurge la idea, o más bien, el asombro de lo que hoy en día es la sociedad y en concreto la que se mueve y navega dentro de las redes sociales.

El Ciclista Feliz no tiene televisión, tampoco teléfono móvil, ni si quiera un ordenador personal. Pero si, si tiene cuenta en Facebook, donde tiene más de 150000 seguidores.

No quiere decir que no use las redes sociales, el ordenador o un teléfono, simplemente, viaja sin ellos, vive sin ellos, pero los utiliza. Y cuando lo hace, lo hace para expresar su felicidad, para enseñar que se puede vivir sin tanto, para mostrar como vive el, y para demostrar que aquellos que solo se fijan en el físico o en las palabras con las que no están de acuerdo, que se puede vivir sin tanto odio, envidia y sin ser tan hipócrita.

Si ahora cuando reproduzcas el vídeo, lo único que te viene a la cabeza es su físico o criticar su forma de vivir la vida, deberías seriamente replantearte tu existencia en este planeta.

VIDEO EN FACEBOOK

VIDEO EN YOUTUBE